Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

La Única Esperanza

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Capítulo 11—El día de reposo de Jesús

    El Salvador guardó el sábado y también enseñó a sus discípulos a guardarlo. El sabía cómo debía observarse, porque él mismo lo había santificado.UE 61.1

    La Biblia dice: “Acuérdate del sábado para santificarlo”. “El séptimo día es de reposo para Jehová, tu Dios”. “Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, Jehová bendijo el sábado y lo santificó”. Éxodo 20:8, 10, 11; 31:16, 17. Cristo había trabajado con su Padre para crear la tierra. La Biblia dice que “todas las cosas por él fueron hechas”. Juan 1:3.UE 61.2

    Cuando miramos el sol y las estrellas, los árboles y las hermosas flores, debemos recordar que Cristo creó todas estas cosas y además hizo el sábado para ayudarnos a recordar su amor y poder.UE 62.1

    Los maestros judíos habían establecido muchas reglas acerca de la forma de observar el sábado, y querían que todos las obedecieran rigurosamente. Además, vigilaban continuamente a Jesús para ver si él lo respetaba como a ellos les parecía.UE 62.2

    Un sábado, cuando Cristo y sus discípulos regresaban de la sinagoga, pasaron por un campo de trigo. Era tarde y los discípulos tenían hambre, de manera que arrancaron algunas de las espigas, las frotaron con sus manos y se pusieron a comer los granos.UE 62.3

    Cualquier persona que pasara por un campo sembrado o por una huerta tenía permiso para juntar lo que necesitara para comer, pero no se permitía hacer esto en sábado. Los enemigos de Cristo al ver lo que hacían los discípulos le dijeron al Salvador:UE 63.1

    “Tus discípulos hacen lo que no está permitido hacer en sábado”. Mateo 12:2.UE 63.2

    Pero Jesús los defendió. Recordó a sus acusadores el caso de David, quien, cuando se hallaba en necesidad, había comido de los panes sagrados del tabernáculo, y había dado de ellos también a sus hambrientos asistentes.UE 63.3

    Si David, cuando estuvo hambriento, pudo comer de ese pan sagrado sin ser culpable, ¿no era justo que si los discípulos tenían hambre también tomaran algunos granos en las horas sagradas del sábado?UE 63.4

    El sábado no fue establecido para ser una carga para el hombre, sino para hacerle bien, para darle paz y descanso. Por lo tanto, nuestro Señor dijo: “El sábado fue hecho por causa del hombre, y no el hombre por causa del sábado”. Marcos 2:27.UE 63.5

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents