Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

La Única Esperanza

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    “¡Señor, sálvame!”

    Cuando Cristo estuvo en la tierra, demostró con sus milagros que tenía poder para salvar hasta lo sumo. Curando las enfermedades del cuerpo, manifestó su capacidad para eliminar el pecado del corazón.UE 72.4

    Hizo que el cojo caminara, que el sordo oyera y que el ciego viera. Limpió a los pobres leprosos, sanó al hombre paralítico y a los que tenían todo tipo de enfermedad.UE 72.5

    Por su palabra, aun los demonios eran arrojados fuera de aquellos a quienes poseían. Los que observaban estas obras maravillosas quedaban asombrados y decían: “¿Qué palabra es ésta, que con autoridad y poder manda a los espíritus impuros, y salen?” Lucas 4:36.UE 72.6

    A la orden de Jesús, Pedro pudo caminar sobre el agua. Pero tuvo que mantener sus ojos sobre el Salvador. Tan pronto como apartó su mirada, comenzó a dudar y a hundirse.UE 72.7

    Entonces clamó: “¡Señor, sálvame! Al momento Jesús, extendiendo la mano, lo sostuvo”. Mateo 14:28-31. De la misma manera Cristo extenderá su mano para salvar a todo aquél que clame a él por ayuda.UE 73.1

    Aun los muertos eran resucitados por el Salvador. Uno de ellos fue el hijo de la viuda de Naín. La gente lo conducía a la tumba cuando Jesús lo encontró. Tomó al joven por la mano, lo levantó y lo entregó vivo a su madre. Entonces los componentes de la procesión fúnebre regresaron a sus hogares cantando y glorificando a Dios.UE 73.2

    Así también la hija de Jairo fue levantada por la palabra de Cristo; y Lázaro que había estado muerto durante cuatro días, fue llamado a salir de la tumba.UE 73.3

    Cuando Cristo vuelva a la tierra, su voz abrirá las tumbas, y “los muertos en Cristo resucitarán” a una vida gloriosa e inmortal y estarán “siempre con el Señor”. 1 Tesalonicenses 4:16, 17.UE 73.4

    Fue una obra maravillosa la que el Señor hizo durante su ministerio en la tierra. Él mismo se refirió a ella en la respuesta que envió a Juan el Bautista. Juan estaba en la prisión, desalentado y desconcertado por la duda de si Jesús era realmente el Mesías. De manera que envió a algunos de sus seguidores a preguntar al Salvador:UE 73.5

    “¿Eres tú aquel que había de venir, o esperaremos a otro?” Mateo 11:3.UE 73.6

    Cuando los mensajeros encontraron a Jesús, lo vieron rodeado de muchos enfermos a quienes estaba sanando. Lo esperaron todo el día mientras él trabajaba con incansable actividad para ayudar a los que sufrían. Por fin, Cristo les dijo:UE 73.7

    “Id y haced saber a Juan las cosas que oís y veis. Los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos son limpiados, los sordos oyen, los muertos son resucitados y a los pobres es anunciado el evangelio”. Mateo 11:4.UE 73.8

    Así, durante tres años y medio, Jesús “anduvo haciendo bienes”. Entonces llegó el tiempo cuando su ministerio en la tierra debía terminar. Junto con sus discípulos debía ir a Jerusalén para ser traicionado, condenado y crucificado.UE 74.1

    Así se cumplirían sus propias palabras: “El buen pastor su vida da por las ovejas”. Juan 10:11.UE 74.2

    “Ciertamente llevó él nuestras enfermedades y sufrió nuestros dolores... fue herido por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados. Por darnos la paz, cayó sobre él el castigo, y por sus llagas fuimos nosotros curados. Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él el pecado de nosotros”. Isaías 53:4-6.UE 74.3

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents