Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

La Única Esperanza

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    “¡Crucifícalo! ¡crucifícalo!”

    Profundamente conmovido por la paciencia silenciosa del Salvador, Pilato pidió que Barrabás fuera traído a la sala de juicio; entonces presentó a los dos presos juntos. Señalando al Salvador, dijo con voz de solemne súplica: “¡Este es el hombre!” “Mirad, os lo traigo fuera para que entendáis que ningún delito hallo en él”. Juan 19:5, 4.UE 123.4

    Allí estaba el Hijo de Dios, vestido con el manto del escarnio y ceñido con la corona de espinas. Desnudo hasta la cintura, sus espaldas mostraban grandes y largas heridas de las cuales fluía la sangre copiosamente. Su rostro estaba ensangrentado, y tenía las señales del agotamiento y el dolor; pero nunca había parecido más hermoso. Cada rasgo expresaba bondad y resignación, y la más tierna piedad por sus crueles verdugos.UE 123.5

    ¡Qué notable contraste entre él y el prisionero que se hallaba a su lado! Cada detalle del semblante de Barrabás mostraba que era el endurecido rufián que todos conocían.UE 124.1

    Entre los espectadores había algunos que simpatizaban con Jesús. Aun los sacerdotes y los príncipes de los judíos estaban convencidos de que era lo que decía ser. Pero no querían rendirse. Habían inducido a la turba a una furia loca, y de nuevo los sacerdotes, los príncipes y el pueblo elevaron el terrible grito:UE 124.2

    “¡Crucifícalo! ¡Crucifícalo!”UE 124.3

    Por fin, perdiendo toda paciencia ante su crueldad irrazonable y vengadora, Pilato les dijo:UE 124.4

    “Tomadlo vosotros y crucificadlo, porque yo no hallo delito en él”. Juan 19:6.UE 124.5

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents