Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

La Única Esperanza

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    “¡Hágase tu voluntad!”

    Por segunda vez el Hijo de Dios se sintió dominado por una agonía sobrehumana. Exhausto y desfalleciente, se retiró con paso vacilante y oró como lo había hecho al principio:UE 95.6

    “Padre mío, si no puede pasar de mí esta copa sin que yo lo beba, hágase tu voluntad”. Mateo 26:42.UE 96.1

    La agonía de esta oración extrajo gotas de sangre de sus poros. De nuevo buscó a los discípulos para encontrar simpatía, y otra vez los halló dormidos. Su presencia los despertó. Miraron su rostro con temor, porque estaba manchado de sangre, pero no podían entender la angustia mental que se reflejaba en su semblante.UE 96.2

    Por tercera vez volvió a su lugar de oración y se sintió como vencido por el horror de una gran oscuridad. Había perdido la presencia de su Padre y temía que sin ella su naturaleza humana no pudiese resistir la terrible prueba.UE 96.3

    Por tercera vez hizo la misma súplica. Los ángeles estaban ansiosos por aliviarlo, pero no podía ser así. Era preciso que el Hijo de Dios bebiera aquella copa, o el mundo quedaría perdido para siempre. Cristo vio la condición indefensa del hombre. El vio el poder del pecado. Los clamores de un mundo condenado pasaron como una cinta delante de él.UE 96.4

    Entonces, hizo la decisión final: salvará al hombre no importa cuánto le cueste. Ha dejado los atrios del cielo, donde todo es pureza, felicidad y gloria, para salvar a la única oveja perdida, al único mundo que cayó por la transgresión, y no abandonará su propósito. Su oración reveló una sumisión completa:UE 96.5

    “Si no puede pasar de mí esta copa sin que yo lo beba, hágase tu voluntad”. Mateo 26:42.UE 96.6

    Después de hacer esta decisión, cayó al suelo moribundo. Ningún discípulo estaba allí, para colocar su mano tiernamente bajo la cabeza del Maestro y enjugar el sangriento sudor de su frente.UE 96.7

    Pero Dios sufrió con su Hijo. Los ángeles contemplaban la agonía del Salvador. Había silencio en el cielo. Las arpas enmudecieron. Si los hombres hubieran podido ver la consternación de la hueste angelical, mientras en doloroso silencio observaban al Padre que retiraba sus rayos de luz, amor y gloria de su querido Hijo, entenderían mejor cuán ofensivo es a su vista el pecado.UE 97.1

    Un ángel poderoso llegó al lado de Cristo. Levantó la cabeza del divino doliente y la reclinó sobre su pecho. Señalando al cielo le dijo que había vencido a Satanás, y que, como resultado, millones triunfarían en su reino de gloria.UE 97.2

    Una paz celestial se reflejó en el ensangrentado rostro del Salvador. Había soportado lo que ningún ser humano podría jamás aguantar, porque había experimentado los sufrimientos de la muerte de todos los hombres.UE 97.3

    De nuevo Cristo buscó a sus discípulos, y otra vez los encontró durmiendo. Si ellos hubieran permanecido despiertos, velando y orando con su Salvador, habrían recibido fuerzas para la prueba que los aguardaba. Al perder esto, no dispusieron de fortaleza cuando más la necesitaban.UE 97.4

    Mirándolos con tristeza, Cristo dijo: “¡Dormid ya, y descansad! Ha llegado la hora, y el Hijo del hombre es entregado en manos de pecadores”. Mateo 26:45.UE 97.5

    Mientras él hablaba estas palabras oyó los pasos de la turba que venía a buscarlo. Entonces añadió:UE 97.6

    “¡Levantaos, vamos! Ved, se acerca el que me entrega”. Mateo 26:46.UE 97.7

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents