Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Testimonios para la Iglesia, Tomo 2

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    La sensualidad en los jóvenes

    Queridos Hno. y Hna. E,

    Desde hace algún tiempo tomo mi pluma sólo para escribir cartas urgentes que no pueden demorarse. Por algunos meses he tenido una carga sobre mi ánimo que casi me ha aplastado. Lo que más me desanima es el temor de que todo lo que llegue a escribir no hará más bien que el que hizo nuestra seria, afanosa y agotadora obra en _____ el invierno y la primavera pasados. La opinión pesimista que me he formado del estado de cosas en ese lugar ha silenciado mi pluma y mi voz casi completamente. Se debilitaron mis manos y se deprimió mi corazón al ver que no se ganó nada en el prolongado esfuerzo que hicimos allí. Casi no tengo esperanzas de que tengan éxito nuestros esfuerzos por despertar las conciencias del pueblo observador del sábado para que vean la elevada posición que Dios les manda que ocupen. No consideran los asuntos religiosos desde un punto de vista elevado. Esta es justamente nuestra condición.2TPI 348.2

    El Señor me ha dado una visión de algunas de las corrupciones que existen en todo lugar. La maldad, el crimen y la sensualidad existen aun en los lugares más encumbrados. Hasta en las iglesias que profesan guardar los mandamientos de Dios hay pecadores hipócritas. Es el pecado, y no las pruebas ni el sufrimiento, lo que separa a Dios de su pueblo y hace al alma incapaz de glorificarlo y gozarse en él. Es el pecado el que está destruyendo a las almas. El pecado y el vicio existen en las familias observadoras del sábado. La contaminación moral ha influido más que cualquier otro mal en la degeneración de la raza. Se práctica en una escala alarmante y causa casi todo tipo de enfermedad. Aun hay niños muy pequeños que, al nacer con una irritabilidad natural de los órganos sexuales, encuentran alivio momentáneo al manosearlos, lo que sólo aumenta la irritación, y los lleva a repetir el acto, hasta que se forma un hábito que se desarrolla con el crecimiento. Débiles y diminutos, son medicados y drogados; pero el mal no se erradica. Todavía existe la causa.2TPI 348.3

    Los padres generalmente suponen que sus hijos no saben nada acerca de este vicio. En un gran número de casos los padres son los verdaderos pecadores. Han abusado de sus privilegios matrimoniales y, por indulgencia, han fortalecido sus instintos animales. Y mientras que éstos se fortalecían, las facultades morales e intelectuales se debilitaban. Lo espiritual ha sido avasallado por lo animal. Los niños nacen con las tendencias animales ampliamente desarrolladas, habiendo recibido la impronta del carácter de sus propios padres. La utilización antinatural de los órganos sexuales produce irritación. Se excitan fácilmente, y se experimenta un alivio momentáneo al manosearlos. Pero el mal aumenta constantemente. Se nota un sensible desgaste del organismo. La potencia del cerebro se debilita, y la memoria se hace deficiente. Los niños que nacen de tales padres sentirán inclinación casi invariablemente por el repulsivo hábito de practicar este vicio secreto. El pacto matrimonial es sagrado, pero ¡qué cantidad de lujuria y crimen cubre! Los que se sienten libres, porque están casados, para degradar sus cuerpos por una baja complacencia de los instintos animales, harán que su conducta degradada se perpetúe en sus hijos. Los pecados de los padres serán cargados sobre los hijos porque los padres les han dado la impronta de sus propias tendencias lascivas.2TPI 349.1

    Los que se han afirmado definitivamente en este vicio que destruye el alma y el cuerpo no descansan hasta que imparten su secreta carga maligna a aquellos con quienes se relacionan. Inmediatamente se despierta la curiosidad, y la experiencia del vicio se pasa de joven a joven, de niño a niño, hasta que no se encuentra a ninguno que no practique este degradante pecado.2TPI 349.2

    Vuestros hijos han practicado la masturbación hasta que la demanda sobre el cerebro ha sido tan grande, especialmente en el caso de vuestro hijo mayor, que sus mentes han sido seriamente dañadas. El brillo de sus jóvenes intelectos está opacado. Las capacidades morales e intelectuales se han debilitado, mientras que la parte más baja de su naturaleza ha ganado ascendencia. Por esta razón vuestro hijo se aleja con hastío de lo religioso. Ha ido perdiendo su capacidad de refrenarse y cada vez tiene menos reverencia por las cosas sagradas, y menos respeto por todo lo que tiene un carácter espiritual. Habéis culpado a los que os rodean, pero no habéis descubierto la causa real. Puede decirse que vuestro hijo lleva el sello de lo satánico en vez del de lo divino. Ama el pecado y el mal antes que la verdadera bondad, pureza, y justicia. Es un cuadro deplorable.2TPI 350.1

    El efecto de tales hábitos degradantes no es el mismo en todas las mentes. Hay algunos niños que tienen las capacidades morales muy desarrolladas, quienes, al asociarse con niños que practican la masturbación, se inician en este vicio. El efecto muy frecuentemente será hacerlos melancólicos, irritables y celosos; sin embargo estos niños pueden no perder el respeto por el culto religioso, y pueden no mostrar ninguna infidelidad especial en relación con las cosas espirituales. A veces sufrirán un fuerte sentimiento de culpa, y se sentirán degradados y perderán su dignidad propia.2TPI 350.2

    Hermano y hermana, no estáis limpios delante de Dios. Habéis fracasado en cumplir vuestro deber en el hogar, en vuestra propia familia. No habéis controlado a vuestros hijos. Habéis fracasado rotundamente en conocer y hacer la voluntad de Dios, y su bendición no ha alcanzado a vuestra familia. Hermano E, usted siempre fue egoísta. Siempre tuvo mucho amor propio. Pensó que poseía buen grado de humildad, pero se ha autoengañado. Su conducta no es correcta delante de Dios. Su influencia y ejemplo no han estado de acuerdo con su profesión de fe. Usted tiene una gran tendencia a señalar los defectos de otros; encuentra que se desvían de lo correcto, pero no advierte esas mismas características en usted.2TPI 350.3

    La hermana E se ha alejado de Dios. Su corazón no ha sido aplacado por la gracia. Su amor por el mundo y por las cosas que están en el mundo ha cerrado su corazón al amor de Dios. El amor por el vestido y la apariencia la ha mantenido alejada del bien, y la ha inducido a colocar su mente y afectos en estas cosas frívolas. El descreimiento se ha ido fortaleciendo en su corazón, y ella ha sentido cada vez menos amor por la verdad, y se ha sentido poco atraída por la sencillez de la verdadera santidad. No ha fomentado el desarrollo de los dones cristianos. No amó la humildad y la devoción. Prestó atención a los errores de los profesos devotos de la verdad, y los puso como excusa por su mundanalidad, su falta de espiritualidad, sus errores, y sus pecados. Observó el comportamiento de los que estaban conectados con los _____, y que eran los primeros en tomar las cargas de la iglesia, y contrapesó sus fracasos con los errores de ellos, diciendo que ella no era peor que ellos. Tal o cual persona de buena reputación hizo esto o aquello, y ella tenía el mismo derecho. Este y aquel no practicaban la reforma pro salud mejor que ella; compraban y comían carne, y ocupaban una elevada posición en la iglesia, entonces podía excusársela a ella, por supuesto, ante tal ejemplo, si hacía lo mismo.2TPI 351.1

    Este no es el único caso en el que detrás de las fallas de otros se ha escudado el descuido en seguir la luz que el Señor ha dado. Es vergonzoso que hombres y mujeres inteligentes no tengan ideales más altos que los de los seres humanos imperfectos. Algunos consideran la conducta de los que los rodean, no importa cuán imperfecta sea, como excusa suficiente para seguir sus pasos. Muchos seguramente serán arrastrados por la influencia de algún hermano líder. Si se aparta del consejo de Dios su ejemplo es gustosamente seguido por los no consagrados, quienes ahora se sienten libres de control. Ahora tienen una excusa sus corazones no consagrados se glorían en la oportunidad que tienen de ser complacientes con sus deseos y de acercarse a la amistad con el espíritu del mundo, donde pueden disfrutar de sus placeres y gratificar su apetito. Por lo tanto colocan en sus mesas lo que no es lo más saludable, y de lo cual han aprendido que deben abstenerse a fin de poder preservarse en un mejor estado de salud.2TPI 351.2

    Ha habido una lucha en los corazones de algunos desde que la reforma pro salud se introdujo por primera vez. Han sentido la misma rebelión que sintieron los hijos de Israel cuando se restringieron sus apetitos en el camino de Egipto a Canaán. Los profesos seguidores de Cristo, que toda su vida han consultado su propio placer y sus propios intereses, su propia comodidad y sus propios apetitos, no están preparados para cambiar de conducta y vivir para la gloria de Dios, imitando la vida de renunciamiento de su perfecto Modelo. Se ha presentado a los cristianos un perfecto ejemplo que imitar. Las palabras y las obras de los seguidores de Cristo son el canal por medio del cual los puros principios de verdad y santidad se comunican al mundo. Sus seguidores son la sal de la tierra, la luz del mundo.2TPI 352.1

    Hermana E, usted no se da cuenta de cuántas bendiciones ha perdido al transformar las flaquezas de los demás en un bálsamo para calmar su conciencia por el descuido de sus deberes. Ha tomado a los demás como punto de referencia para juzgarse a usted misma. Las sendas torcidas y las fallas de los demás han sido su libro de texto. Pero los errores de ellos, sus locuras y pecados, no hacen que en su caso su desobediencia a Dios sea menos pecaminosa. Nos lamentamos de que los que debieran fortalecerla en sus esfuerzos para vencer su amor propio, su corazón orgulloso, su vanidad y su gusto por la aprobación de los mundanos, hayan sido sólo un obstáculo debido a que ellos mismos carecen de espiritualidad y verdadera santidad. No sabe cuánto deploramos que los que debieran ser abnegados cristianos estén tan lejos de alcanzar la meta. Los que debieran ser constantes, fructíferos en la obra de Dios, son debilitados por Satanás porque permanecen tan alejados de Dios. No logran obtener el poder de su gracia, por medio del cual podrían vencer las flaquezas de su temperamento y, al obtener señaladas victorias en Dios, mostrar a los que tienen una fe más débil el camino, la verdad, y la vida.2TPI 352.2

    Lo que nos ha causado el más grande desaliento ha sido notar que los que viven en _____, que tienen años de experiencia en la causa de Dios, han sido despojados de su fuerza por su propia infidelidad. El enemigo gana ventaja sobre ellos en prácticamente cada ataque. Dios hubiera fortalecido a estas personas, como a fieles centinelas en su puesto, para guardar su fortaleza, si hubieran andado en la luz que él les había dado y hubieran permanecido constantes en el deber, tratando de conocer y hacer toda la voluntad de Dios. Sin duda, Satanás ha de engañar a estas almas delincuentes por medio de sus mentiras y les hará creer que después de todo no están tan equivocadas. No han cometido pecados graves ni escandalosos, y seguramente están asentadas sobre la verdadera base, y Dios aceptará sus obras. No ven pecados especiales de los que tengan que arrepentirse, o que requieran una humillación especial, una confesión humilde, y una entrega del corazón. Estos se engañan en gran manera cuando, por error, equiparan la apariencia con el poder de la santidad y se vanaglorian de que son ricos y no tienen ninguna necesidad. La maldición de Meroz cae sobre ellos: “Maldecid a Meroz, dijo el ángel de Jehová; maldecid severamente a sus moradores, porque no vinieron al socorro de Jehová, al socorro de Jehová contra los fuertes”. Jueces 5:23.2TPI 352.3

    Hermana mía, no disculpe sus defectos porque otros estén equivocados. En el día de Dios usted no se atreverá a presentar como excusa por su descuido en formar un carácter para el cielo, el hecho de que los demás no manifestaron devoción y espiritualidad. Las mismas carencias que usted descubría en los demás estaban en usted misma. Y el hecho de que otros sean pecadores no disminuye en nada la gravedad de los pecados que usted comete. Tanto ellos como usted, si continúan en esta situación de ineptitud presente, serán separados de Cristo, y con Satanás y sus ángeles serán castigados con la destrucción eterna y separados de la presencia del Señor y de la gloria de su poder.2TPI 353.1

    El Señor hizo amplia provisión para usted, con el fin de que si decidiera buscarlo y seguir la luz que él está dispuesto a darle, usted no quedara a un lado de la senda. La Palabra de Dios le fue dada como lámpara a sus pies y lumbrera a su camino. Si tropieza, será porque no ha consultado su guía, la Palabra de Dios, ni ha hecho de esa preciosa Palabra la regla de su vida. Dios no le ha dado como modelo la vida de ningún ser humano, no importa cuán buena y aparentemente intachable pueda ser su vida. Si usted hace lo que hacen los demás y actúa como actúan los demás, al fin será dejada fuera de la Santa Ciudad, con una vasta multitud que ha hecho exactamente lo que usted ha hecho: seguir un ejemplo que el Señor no les dejó, y que está perdida del mismo modo que usted estará perdida.2TPI 353.2

    Lo que los demás han hecho, o puedan hacer en el futuro, no disminuirá su responsabilidad ni su culpabilidad. Se le ha dado un ejemplo, una vida sin falta caracterizada por la abnegación y una desinteresada benevolencia. Si se aparta de este correcto y perfecto modelo, y toma uno incorrecto, el cual ha sido claramente representado en la Palabra de Dios como uno que usted debiera evitar, su comportamiento recibirá su merecida recompensa: su vida será un fracaso.2TPI 354.1

    Una de las principales razones del deterioro de la iglesia de _____ es el hecho de que se juzgan tomándose ellos mismos como medida y comparándose entre ellos. Hay muy pocos que tienen el principio vivo en el alma y que sirven a Dios con la vista fija en su gloria. Muchos en _____ no aceptarán ser salvos del modo indicado por Dios. No se tomarán el trabajo de obrar su propia salvación con temor y temblor. Esto último no lo experimentan; y antes que tomarse el trabajo de construir su experiencia a través del esfuerzo individual, han de correr el riesgo de apoyarse en los demás y confiar en su experiencia. No pueden consentir en velar y orar, en vivir para Dios y solamente para él. Es más agradable vivir obedeciendo al yo.2TPI 354.2

    La iglesia de _____ se ha descarriado en gran manera, y ellos no pueden soñar con prosperidad hasta que los que toman el nombre de Cristo pongan cuidado en apartarse de toda iniquidad, hasta que aprendan a rechazar el mal y elegir el bien. Se nos manda que velemos y oremos sin cesar; pues hay una trampa preparada en nuestro camino, y nos encontraremos con alguna maquinación de Satanás cuando y donde menos lo esperamos. Si en ese preciso momento no estamos velando en oración seremos tomados por el enemigo y estaremos completamente perdidos.2TPI 354.3

    ¡Qué responsabilidad recae sobre vosotros como padres! ¡Cuán poco habéis sentido el peso de esta carga! Un corazón orgulloso, el amor a la ostentación y la complacencia del apetito han ocupado vuestras mentes. Estas cosas han ocupado el primer lugar y no habéis percibido la llegada del enemigo. Ha plantado su bandera en vuestro hogar y ha grabado su detestable imagen en los caracteres de vuestros hijos. Pero vosotros estabais tan enceguecidos por el dios de este mundo, tan sordos a las cosas espirituales y divinas, que no podíais discernir la ventaja que Satanás había ganado ni sus maniobras justamente en vuestra familia.2TPI 354.4

    Habéis traído al mundo a hijos que no han sido consultados en cuanto a su existencia. Os habéis hecho responsables en gran medida por su felicidad futura, su bienestar eterno. Lleváis la responsabilidad, seáis conscientes de ella o no, de educar a estos hijos para Dios, de vigilar con celoso cuidado si se aproxima el artero enemigo y estar preparados para levantar un estandarte en contra de él. Construid una fortaleza de oración y fe alrededor de vuestros hijos, y ejercitad una vigilancia en ella. Nunca estáis seguros en contra de los ataques de Satanás. No tenéis tiempo para descansar del trabajo vigilante y serio. No debierais dormir ni un momento en vuestro puesto. Esta es una guerra extremadamente importante. Tiene consecuencias eternas. Es la vida o la muerte de vosotros y vuestra familia. Vuestra única seguridad es quebrantar vuestros corazones delante de Dios y buscar el reino de los cielos como niños pequeños. No podéis ser vencedores en esta lucha si continuáis por la senda que habéis transitado. No estáis cerca del reino de los cielos.2TPI 355.1

    Algunos que no profesan seguir a Cristo están más cerca del reino de Dios que muchos profesos observadores del sábado de _____. No os habéis mantenido en el amor de Cristo ni habéis enseñado el temor de Dios a vuestros hijos. No les habéis enseñado la verdad con diligencia, cuando os levantabais, cuando os sentabais, cuando salíais, y cuando entrabais. No les habéis puesto límites. Miráis a otros niños y os complacéis diciendo: “Mis hijos no son peores que ellos”. Esto puede ser cierto, pero ¿acaso el descuido de los demás en cumplir con su deber disminuye la fuerza de los requerimientos que Dios os ha impuesto como padres? El os ha dado la responsabilidad de formar a estos hijos para él, y su salvación depende en gran medida de la educación que reciban en su niñez. Nadie puede tomar esta responsabilidad; es vuestra, solamente vuestra, como padres. Podéis traer en vuestra ayuda todo auxilio posible para asistiros en esta solemne e importante obra; pero después que hayáis hecho esto, hay un poder superior a todo agente humano, que obrará con vosotros por el medio que es vuestro privilegio usar. Dios vendrá en vuestra ayuda y podéis confiar en su poder. Este poder es infinito. Los agentes humanos pueden fracasar, pero Dios puede hacerlos fructíferos al trabajar en y por medio de ellos.2TPI 355.2

    Tenéis que abocaros a la obra de poner vuestra casa en orden. Los ángeles puros y santos no pueden sentir placer en llegar a una casa donde se práctica tanta iniquidad. Estáis dormidos en vuestros puestos. Cosas de menor importancia han ocupado vuestras mentes excluyendo así asuntos de mayor trascendencia. Buscar el reino de los cielos y su justicia debiera ser la principal ocupación en vuestras vidas; entonces tenéis la promesa de que todas las cosas os serán añadidas. Aquí es donde habéis fracasado en vuestra familia. Si hubierais luchado para que vosotros y los vuestros pudieran entrar por la puerta estrecha, os hubierais empeñado en recoger cada rayo de luz que el Señor permitió que brillara en vuestra senda, y lo hubierais atesorado y hubierais caminado en él.2TPI 356.1

    No habéis prestado atención a la luz que el Señor os ha dado por gracia en cuanto a la reforma pro salud. Habéis sentido el deseo de levantaros en contra de ella. No le habéis dado ninguna importancia ni habéis encontrado la razón para recibirla. No habéis estado dispuestos a controlar vuestro apetito. No podíais ver cuán sabio era Dios al brindaros luz en cuanto al control del apetito. Sólo veíais la desventaja de no complacer el gusto. El Señor ha hecho brillar su luz sobre nosotros en estos últimos días, a fin de que en alguna medida puedan disiparse la lobreguez y oscuridad que se han estado acumulando en las generaciones pasadas por causa de la complacencia en el pecado, y pueda disminuirse la secuela de males que son el resultado de la intemperancia en el comer y el beber.2TPI 356.2

    El Señor en su sabiduría planeó guiar a su pueblo a una posición tal que estuviera separado del mundo en espíritu y práctica, para que sus hijos no pudieran ser arrastrados tan fácilmente a la idolatría ni se mancharan con las predominantes corrupciones de esta era. Es el designio de Dios que los padres creyentes y sus hijos se destaquen como representantes vivientes de Cristo, candidatos para la vida eterna. Todos los que son partícipes de la naturaleza divina escaparán a la corrupción que está en el mundo por la concupiscencia. Es imposible para los que son complacientes con el apetito lograr la perfección cristiana. No podéis despertar la conciencia moral de vuestros hijos mientras no seáis cuidadosos en la selección de sus alimentos. Las mesas que los padres habitualmente preparan para sus hijos son una trampa para ellos. Su régimen no es sencillo, y no está preparado de una manera saludable. Los alimentos son frecuentemente condimentados e irritantes y así tienden a inflamar y excitar las tiernas membranas del estómago. Las propensiones animales se fortalecen y predominan, mientras las capacidades morales e intelectuales se debilitan y llegan a supeditarse a los instintos más bajos. Debierais estudiar cómo preparar un régimen sencillo pero nutritivo. Las carnes y las tortas y pasteles condimentados preparados con cualquier tipo de especias, no constituyen el régimen más saludable y alimenticio. No debierais colocar huevos sobre vuestras mesas.*Véase el Apéndice. Son perjudiciales para vuestros hijos. Las frutas y los cereales, preparados en la forma más sencilla, son los alimentos más saludables, nutrirán el cuerpo de la mejor manera y, al mismo tiempo, no menoscabarán el intelecto.2TPI 356.3

    La regularidad en las comidas es muy importante para la salud del cuerpo y la serenidad de la mente. Vuestros hijos debieran comer sólo en las comidas regulares. No se les debiera permitir apartarse de esta regla fija. Cuando usted misma, hermana E, está ausente de casa, no puede controlar estos asuntos importantes. Ya su hijo mayor ha debilitado todo su organismo, el cual siempre ha de ser campo propicio para la enfermedad. Su segundo hijo está siguiendo de cerca los pasos de su hermano, ninguno de sus hijos está a salvo de este mal.2TPI 357.1

    Es probable que os sea imposible conocer los verdaderos hábitos de vuestros hijos. Los que practican el vicio secreto siempre engañan y mienten. Vuestros hijos pueden engañaros, pues no estáis en condiciones de daros cuenta si tratan de desorientaros. Habéis sido enceguecidos por el enemigo durante tanto tiempo que apenas os queda un rayo de luz para iluminar la oscuridad. Tenéis una grande, solemne e importante tarea que hacer 358inmediatamente: poner vuestros propios corazones y hogares en orden. El único proceder seguro para vosotros es poner manos a la obra. No os engañéis creyendo que, después de todo, se os ha presentado este asunto con un énfasis extremo. No he exagerado la nota. He presentado hechos que serán probados en el juicio. ¡Despertad! ¡Despertad, os imploro, antes que sea demasiado tarde para corregir los errores, y vosotros y vuestros hijos perezcáis en la ruina general! Dedicaos a esta solemne obra y atraed en vuestra ayuda todo rayo de luz que podáis recoger de entre los que alguna vez brillaron en vuestro camino y que no habéis apreciado, y con la ayuda de la luz que ahora recibís, comenzad una investigación de vuestra vida y carácter como si estuvierais delante del tribunal de Dios. “Os ruego... que os abstengáis de los deseos carnales que batallan contra el alma” (1 Pedro 2:11), es la exhortación del apóstol. El vicio y la corrupción abundan en todos, y a menos que tengáis un poder sobrehumano en que confiar para resistir una corriente tan poderosa del mal, seréis vencidos y arrastrados por la corriente hacia la perdición. Sin santidad ningún hombre verá a Dios. inmediatamente: poner vuestros propios corazones y hogares en orden. El único proceder seguro para vosotros es poner manos a la obra. No os engañéis creyendo que, después de todo, se os ha presentado este asunto con un énfasis extremo. No he exagerado la nota. He presentado hechos que serán probados en el juicio. ¡Despertad! ¡Despertad, os imploro, y antes que sea demasiado tarde para corregir los errores, y vosotros y vuestros hijos perezcáis en la ruina general! Dedicaos a esta solemne obra y atraed en vuestra ayuda todo rayo de luz que podáis recoger de entre los que alguna vez brillaron en vuestro camino y que no habéis apreciado, y con la ayuda de la luz que ahora recibís, comenzad una investigación de vuestra vida y carácter como si estuvierais delante del tribunal de Dios. “Os ruego... que os abstengáis de los deseos carnales que batallan contra el alma” (1 Pedro 2:11), es la exhortación del apóstol. El vicio y la corrupción abundan en todos, y a menos que tengáis un poder sobrehumano en que confiar para resistir una corriente tan poderosa del mal, seréis vencidos y arrastrados por la corriente hacia la perdición. Sin santidad ningún hombre verá a Dios.2TPI 357.2

    El Señor está probando y examinando a su pueblo. Angeles de Dios están observando el desarrollo del carácter y sopesando el valor moral. El tiempo de gracia casi ha terminado, y vosotros no estáis listos. ¡Oh, que estas amonestaciones puedan llegar a encender vuestras almas! ¡Preparaos! ¡Preparaos! Trabajad mientras dure el día, pues viene la noche cuando nadie puede trabajar. Se dará la orden: El que es santo sea santo todavía; y el que es inmundo sea inmundo todavía. Se decidirá el destino de todos. Unos pocos, sí, sólo unos pocos de entre el gran número de habitantes de la tierra serán salvados para vida eterna, mientras que las masas que no han perfeccionado sus almas en la obediencia de la verdad serán destinadas a la segunda muerte. ¡Oh, Salvador, salva lo adquirido por tu sangre! Es el clamor de mi angustiado corazón.2TPI 358.1

    Tengo un gran temor por vosotros y por los muchos que profesan creer en la verdad en _____. ¡Oh, escudriñad diligentemente vuestros propios corazones, y llevad a cabo una obra completa para el juicio! Siento dolor en mi corazón cuando pienso cuántos hijos de padres observadores del sábado están arruinando su alma y su cuerpo con el vicio secreto. Cerca de vosotros hay una familia que revela sus malos hábitos en sus cuerpos tanto como en sus mentes. Estos niños están en la senda que los llevará directamente a la perdición. Ellos mismos están degradados, y han instruido a muchos otros en este vicio. El muchacho mayor está disminuido, física y mentalmente, por entregarse a este vicio. La poca inteligencia que le ha quedado es de una calidad inferior. Si continúa con esta práctica viciosa llegará a transformarse en un disminuido mental. Cada acto de complacencia en este vicio por parte de los niños que ya están desarrollados es un terrible mal y producirá resultados terribles, debilitando el organismo y menoscabando el intelecto. Pero en los que se complacen en este vicio corruptor antes de completar su desarrollo, los efectos resultan más claramente evidentes, y la recuperación es casi imposible. El cuerpo es débil y poco desarrollado; lo músculos son flácidos; los ojos se empequeñecen y a veces se hinchan; la memoria los traiciona y es selectora; y aumenta la incapacidad para concentrar la mente en el estudio.2TPI 358.2

    A los padres de estos niños les diría: Habéis traído hijos al mundo sólo para ser una maldición para la sociedad. Son indóciles, arrebatados, pendencieros y depravados. Ejercen una influencia corruptora sobre los demás. Llevan la impronta del carácter del padre, de sus bajas pasiones. Se refleja en ellos su temperamento irritable y violento. Estos padres hace mucho tiempo que debieran haberse mudado al campo, separándose así y apartando a sus hijos de la sociedad que no los podía beneficiar sino que sólo los perjudicaría. El trabajo constante en la granja hubiera sido una bendición para estos niños, y el estar continuamente ocupados, según sus fuerzas, les hubiera brindado menos oportunidades de corromper sus propios cuerpos por medio de la masturbación, y les hubiera impedido instruir a muchos en esta infernal práctica. El trabajo es una gran bendición para los niños, especialmente para aquellos cuyas mentes tienden naturalmente al vicio y a la depravación.2TPI 359.1

    Estos niños han esparcido más vicio en _____ que el que han podido contrarrestar todos los esfuerzos unidos de los ministros y de la gente que profesa santidad. Muchos de los que han aprendido de vuestros hijos irán a la perdición antes que puedan controlar sus instintos y cesar en la complacencia de este pecado. Una mente corrupta puede sembrar más semillas de maldad en un corto período que las que muchos pueden desarraigar en toda una vida. Vuestros hijos son objeto de escarnio en labios de los que blasfeman la verdad. Estos son los hijos de los observadores del sábado, pero son peores que los hijos de los mundanos en general. Son menos refinados y tienen menos dignidad. El hermano F no ha honrado la causa de Dios. Su carácter impetuoso e influencia en general no han sido elevadores, sino degradantes. Su falta de juicio y delicadeza han desacreditado la causa de Dios. Hubiera sido mucho mejor para la causa de la verdad si su familia se hubiera mudado hace mucho tiempo a un lugar menos importante, donde hubieran estado más aislados y su influencia se hubiera sentido menos. Sus hijos han vivido a la luz de la verdad y han tenido privilegios que sólo pocos niños tuvieron; no obstante no se han beneficiado todo este tiempo, sino que mientras crecían se han afirmado más y más en su depravación. Su alejamiento sería una bendición para la iglesia y para la sociedad, y para toda la familia. Dedicarse a trabajar la tierra regularmente sería una bendición para el padre y los hijos si aprovecharan las ventajas de la vida de campo.2TPI 359.2

    Vi que la familia del hermano G necesita que se haga una gran obra en su favor. H e I han llegado a extremos en el delito de la masturbación; esto es especialmente aplicable a H, quien ha ido tan lejos en la práctica de este pecado que su intelecto se vio afectado, su vista está debilitada, y su organismo se está decididamente enfermando. Satanás tiene un control casi completo de la mente de este pobre muchacho, pero sus padres no están lo suficientemente despiertos como para ver el mal y sus resultados. Su mente está degradada, su conciencia endurecida, su capacidad moral entumecida, y será una víctima fácil para las malas compañías que lo llevarán al pecado y al crimen. Hermano y hermana G, despertad, os ruego. No habéis recibido la luz de la reforma pro salud, no habéis actuado de acuerdo con ella. Si hubierais controlado vuestros apetitos os hubierais ahorrado mucho esfuerzo extra y perjuicio; y, lo que tiene mucho más amplias consecuencias, os hubierais mantenido en un mejor estado de salud física y con un mayor grado de capacidad intelectual para apreciar las verdades eternas; tendríais una mente más clara para juzgar las evidencias de la verdad y estaríais mejor preparados para dar razón de la esperanza que está en vosotros. Vuestros alimentos no son sencillos y saludables, del tipo que producirá la mejor clase de sangre. La sangre contaminada seguramente opacará las facultades morales e intelectuales, y fortalecerá los instintos más bajos de vuestro temperamento. Ninguno de vosotros dos puede permitirse un régimen irritante, por cuanto perjudica la salud del cuerpo y la prosperidad de vuestras propias almas y de las almas de vuestros hijos.2TPI 360.1

    Colocáis sobre vuestra mesa alimentos que recargan los órganos digestivos, excitan los instintos animales, y debilitan las facultades morales e intelectuales. Los alimentos condimentados y la carne no son beneficiosos para vosotros. Si sólo conocierais la naturaleza de la carne que coméis, si pudierais ver vivos a los animales de los que, una vez muertos, se extrae la carne, os apartaríais con repugnancia de las comidas con carne. Los animales cuya carne coméis están frecuentemente tan enfermos que, si se los dejara solos, morirían; pero mientras están con vida, se los mata y lleva al mercado. Ingerís directamente humores y venenos de la peor clase y sin embargo no os dais cuenta. Os gusta mucho complacer el apetito. Tenéis que aprender esta lección: “Si, pues, coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios”.2TPI 361.1

    Os suplico, por Cristo, que pongáis vuestra casa y vuestros corazones en orden. Que la verdad de origen celestial os eleve y santifique a vosotros, alma, cuerpo y espíritu. “Os ruego... que os abstengáis de los deseos carnales que batallan contra el alma”. Hermano G, su modo de comer tiende a fortalecer los instintos más bajos. No controla su cuerpo como es su obligación con el fin de perfeccionar la santidad en el temor de Dios. Debe practicar la temperancia en el comer y luego podrá llegar a ser un hombre paciente. Recuerde que usted ha dejado en sus hijos, en un alto grado, la impronta de su propio carácter. Debiera controlarse, y no ser rudo, severo o impaciente. Trátelos con decisión, pero paciente, amante y compasivamente, como Jesús lo ha tratado a usted. Sea cuidadoso en cuanto a cómo censura. Tenga paciencia con sus hijos, no obstante póngales límites. Usted ha descuidado esto demasiado. No los ha corregido del modo correcto, al no tener un control perfecto de su propio carácter. Debe hacerse una gran obra en favor de ambos.2TPI 361.2

    Hermano G, si usted hubiera avanzado lenta pero constantemente según sus fuerzas, de acuerdo con la luz que el Señor ha dado, él lo hubiera elegido como instrumento de justicia. Usted tiene talentos; tiene habilidad; puede trabajar para la gloria de Dios; pero no se ha rendido completamente al Señor. ¡Oh, si sólo ahora buscara la mansedumbre, la justicia de Cristo, para que pudiera estar protegido en el día de la tremenda ira del Señor!2TPI 362.1

    Mis queridos hermano y hermana, debierais empeñaros conjunta y perseverantemente en enmendar la mala conducción de vuestros hijos. La hermana G ha sido demasiado indulgente; no obstante, unidos y con amor podéis hacer mucho, aun ahora, para sujetar a vuestros hijos a vuestros corazones e instruirlos en la senda buena y justa. Tenéis la tarea de poner vuestros propios corazones y vuestra casa en orden. Debierais fomentar una acción armoniosa. La influencia transformadora del Espíritu de Dios puede hacer una gran obra en favor de ambos, y unirá vuestros corazones y esfuerzos en la obra de reforma en vuestra propia familia. Debieran cesar todo descontento, quejas e impaciente irritabilidad. Sus efectos han de debilitarlos a ambos y han de destruir la influencia que debéis ejercer si instruis exitosamente a vuestros hijos para el Cielo.2TPI 362.2

    Satanás ha ocupado el campo de batalla. Vuestros pobres hijos son sus cautivos; tiene el control de sus mentes y los está degradando. Sus facultades morales parecen estar paralizadas. Han practicado la masturbación y se han gloriado en sus iniquidades. Esta clase de muchachos son capaces de envenenar a todo un vecindario o comunidad, y su influencia perniciosa pondrá en peligro a todos los que estén en contacto con ellos en la escuela. Vuestros hijos son corruptos de cuerpo y mente. El vicio ha dejado sus marcas en vuestros hijos mayores. Están manchados, profundamente manchados por el pecado. Los instintos animales dominan mientras las facultades morales e intelectuales son débiles. Las pasiones más bajas se han fortalecido por el ejercicio, mientras la conciencia se ha endurecido y cauterizado. Esta es la influencia que el vicio tendrá sobre las facultades mentales. Los que se rinden y causan la ruina de sus propios cuerpos y mentes no paran aquí. Con el tiempo serán campo propicio para casi cualquier tipo de crimen, pues sus conciencias están cauterizadas. Los padres tienen sólo una conciencia parcial de sus responsabilidades como tales. Son remisos en el cumplimiento de su deber. No les enseñan a sus hijos la pecaminosidad de estos peligrosos hábitos que destruyen la virtud. Hasta que los padres no despierten, no hay esperanza para sus hijos.2TPI 362.3

    Podría mencionar el caso de muchos otros, pero me voy a abstener de hacerlo, con unas pocas excepciones. J es una compañía peligrosa. Practica este vicio. Su influencia es mala. La gracia de Dios no tiene ninguna influencia sobre su corazón. Es inteligente, y su padre confió en gran manera en que su intelecto lo equilibraría; pero la capacidad mental por sí misma no es garantía de una superioridad moral. La ausencia de principios religiosos lo hacen corrupto de corazón y artero en sus fechorías. Su influencia es perniciosa en todo lugar. Es infiel a sus principios y se gloría en su escepticismo. Cuando está con los de su edad, o con los más jóvenes que él, habla con autoridad de las cosas religiosas y se burla y habla despectivamente de la verdad y la Biblia. Este presunto conocimiento tiene una influencia corruptora en las mentes y lleva a los jóvenes a sentirse avergonzados de la verdad. Tales compañías debieran evitarse completamente, pues este es el único proceder seguro que nos hará estar a salvo. Las jóvenes se complacen en la compañía de este joven; aun algunas que profesan ser cristianas prefieren su compañía.2TPI 363.1

    K es un joven que puede ser moldeado si se lo rodea de influencias correctas. Necesita un ejemplo correcto. Si los jóvenes que profesan ser cristianos honraran a Cristo en sus vidas, podrían ejercer una influencia tal que contrarrestaría la influencia perniciosa de jóvenes como J. Pero los jóvenes generalmente no son más religiosos que los que nunca han aceptado el nombre de Cristo. No se apartan de la iniquidad. Un joven listo e inteligente, como J, puede tener una influencia poderosa para el mal. Si esta inteligencia fuera controlada por la virtud y la rectitud, sería poderosa para el bien; pero si se inclina hacia lo depravado, no se puede estimar su mala influencia sobre sus amistades, y ciertamente lo sumirá en la perdición. Un buen intelecto corrompido genera un corazón muy malo. Un intelecto brillante, santificado por el Espíritu de Dios, ejerce una influencia oculta y difunde luz y pureza a todos aquellos con quienes su feliz poseedor se relaciona.2TPI 363.2

    Si un joven de aptitudes mentales como J rindiera su corazón a Cristo, esto sería su salvación. Por medio de una religión pura su intelecto tomaría un camino sano; sus facultades mentales y morales se volverían vigorosas y armoniosas; la conciencia, iluminada por la gracia divina, sería ágil y pura, controlaría la voluntad y los deseos, y lo llevaría a actuar siempre con franqueza y rectitud. Sin los principios religiosos, este joven será astuto, artero, sagaz, de mal proceder, y envenenará a todos con quienes se relacione. Advierto a toda la juventud que se cuide de este joven si continúa teniendo en poco la religión y la Biblia. No podéis estar muy seguros en su compañía.2TPI 364.1

    Al asociarse con los jóvenes que no ejercen una influencia correcta, L también se está corrompiendo. J y K no son compañías provechosas para él, pues se deja llevar fácilmente en la dirección equivocada. _____ no es el mejor lugar para él. Sus hábitos no son puros; práctica la masturbación. Por causa de esto y por su amor por las malas compañías, al final se debilitarán en él los deseos que ayudan a formar un carácter virtuoso y a asegurarse el Cielo. Los jóvenes que desean la inmortalidad deben detenerse donde estén y no permitirse ningún pensamiento o acto impuro. Los pensamientos impuros llevan a actos impuros. Si Cristo llega a ser el tema de contemplación, los pensamientos se apartarán abiertamente de todo asunto que lleve a actos impuros. La mente se fortalecerá al espaciarse en temas elevados. Si se la entrena y se la encauza en la senda de la pureza y la santidad, llegará a ser sana y vigorosa. Si se la entrena para dilatarse en temas espirituales, naturalmente tomará esa dirección. Pero no se puede atraer los pensamientos hacia las cosas celestiales sin ejercitar la fe en Dios y sin una intensa y humilde confianza en que él brindará fuerza y gracia suficientes para cada emergencia.2TPI 364.2

    Una vida pura y un carácter moldeado de acuerdo con el Modelo divino no se obtienen sin un intenso esfuerzo y firmes principios. Una persona vacilante no tendrá éxito en lograr la perfección cristiana. Tales personas serán pesadas en la balanza y encontradas faltas. Como león rugiente, Satanás está buscando su presa. Prueba sus astucias con cada joven desprevenido; hay seguridad sólo en Cristo. Es solamente a través de su gracia que puede repelerse con éxito a Satanás. Él les dice a los jóvenes que todavía hay tiempo suficiente, que pueden ceder ante el pecado y el vicio por esta vez y nunca más; pero el ceder una sola vez envenenará todas sus vidas. No os aventuréis ni una vez en tierra prohibida. En esta peligrosa era del mal, cuando todos se sienten atraídos por los vicios y la corrupción, que pueda elevarse al cielo el sincero y sentido clamor de los jóvenes: “¿Con qué limpiará el joven su camino?” Y que puedan sus oídos estar alerta y su corazón dispuesto a obedecer la instrucción contenida en la respuesta: “Con guardar tu palabra”. La única salvaguardia para el joven en esta era de contaminación es confiar en Dios. Sin la ayuda divina los jóvenes serán incapaces de controlar las bajas pasiones y los apetitos humanos. En Cristo se encuentra la ayuda necesaria, pero cuán pocos han de llegarse a él por esa ayuda. Jesús cuando estuvo en la tierra dijo: “No queréis venir a mí para que tengáis vida”. En Cristo todos pueden vencer. Podéis decir con el apóstol: “Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó” Romanos 8:37. Insiste: “Golpeo mi cuerpo, y lo pongo en servidumbre”. 1 Corintios 9:27.2TPI 364.3

    Describí en detalle el caso del hermano E y su familia porque ilustra la verdadera condición de muchas familias, y Dios quiere que se tome esto como escrito especialmente para su beneficio. Hay muchos más casos que podría señalar, pero ya he mencionado suficientes. Las jovencitas no están en general libres del crimen de la masturbación. Lo practican, y como resultado, sus organismos se están corrompiendo. Algunas que apenas están comenzando a ser mujeres corren el peligro de sufrir una parálisis cerebral. Ya sus facultades morales e intelectuales están debilitadas y entumecidas, mientras los instintos animales están logrando mayor ascendencia y corrompiendo el cuerpo y el alma. Los jóvenes, ya sean varones o señoritas, no pueden ser cristianos a menos que cesen por completo de practicar este infernal vicio, que destruye el alma y el cuerpo.2TPI 365.1

    Muchos de los jóvenes están deseosos de leer. Leen todo lo que les llega a sus manos. Las emocionantes historias de amor y las imágenes impuras tienen una influencia corruptora. Muchos se dedican a leer novelas con avidez y, como resultado, su imaginación se contamina. En los trenes, frecuentemente se hace circular para la venta fotografías de mujeres desnudas. Además, estas desagradables imágenes también se encuentran en salones de fotografía, y cuelgan de las paredes de los locales que venden grabados. Esta es una era rebosante de corrupción. Los placeres de la vista y las pasiones corruptas se estimulan por la observación y la lectura. El corazón se corrompe por medio de la imaginación. La imaginación se complace en contemplar escenas que despiertan las pasiones más bajas e inferiores. Estas imagenes viles, vistas a través de la imaginación contaminada, corrompen la moral y preparan a los engañados y embelezados seres a dar rienda suelta a sus pasiones concupiscentes. Luego siguen pecados y crímenes que arrastran a seres formados a la imagen de Dios a nivel de bestias, sumergiéndolos al final en la perdición. Evitad leer y ver cosas que sugieran pensamientos impuros. Cultivad las facultades morales e intelectuales. No dejéis que estas nobles facultades se debiliten y perviertan por la mucha lectura aun de libros de cuentos. Conozco a mentes fuertes que fueron desequilibradas y parcialmente entumecidas, o paralizadas, por la intemperancia en la lectura. y las figuras impuras tienen una influencia corruptora. Muchos se dedican a leer novelas con avidez y como resultado, su imaginación se contamina. Fotografías de mujeres desnudas frecuentemente circulan para la venta. Además, estas desagradables fotografías también se encuentran en salones de fotografía, y cuelgan de las paredes de los locales que venden grabados. Esta es una era rebosante de corrupción. Los placeres de la vista y las pasiones corruptas se estimulan por la observación y la lectura. El corazón se corrompe por medio de la imaginación. La imaginación se complace en contemplar escenas que despiertan las pasiones más bajas e inferiores. Estas imagenes viles, vistas a través de la imaginación contamina, corrompen la moral y preparan a los engañados y embelezados seres a dar rienda suelta a sus pasiones concupiscentes. Luego siguen pecados y crímenes que arrastran a seres formados a la imagen de Dios a nivel de bestias, sumergiéndolos al final en la perdición. Evitad leer y ver cosas que sugieran pensamientos impuros. Cultivad las facultades morales e intelectuales. No dejéis que estas nobles facultades se debiliten y perviertan por la mucha lectura aun de libros y cuentos. Conozco a mentes fuertes que fueron desequilibradas y parcialmente entumecidas, o paralizadas, por practicar la intemperancia en la lectura.2TPI 365.2

    Hago una apelación a los padres para que controlen las lecturas de sus hijos. La mucha lectura sólo les hace daño. Especialmente no permitáis que haya en vuestras mesas revistas y diarios donde se encuentren cuentos de amor. Es imposible para los jóvenes poseer una mente sana y correctos principios religiosos a menos que disfruten de la lectura de la Palabra de Dios. Este libro contiene lo más interesante de la historia, señala el camino de la salvación por medio de Cristo, y es su guía hacia una vida más elevada y mejor. Todos ellos lo reconocerían como el libro más interesante que alguna vez hayan leído, si su imaginación no estuviera pervertida por relatos emocionantes y ficticios. Vosotros que esperáis que vuestro Señor venga por segunda vez a cambiar vuestros cuerpos mortales, y a transformarlos de acuerdo con su muy glorioso cuerpo, debéis elevaros a un plano de acción más alto. Debéis obrar desde una mira más alta que la que habéis tenido hasta ahora, o no os contaréis entre los que han de recibir el toque final de inmortalidad. 2TPI 366.1

    *****

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents