Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Testimonios para la Iglesia, Tomo 2

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Los entretenimientos en el sanatorio

    Cuando se introdujeron los entretenimientos en el Sanatorio, algunos en _____ manifestaron la superficialidad de su carácter. Estaban contentos y satisfechos; todo concordaba con la frivolidad de su mente. Creyeron que eran buenas para ellos las cosas que se recomendaban para los inválidos; y el Dr. C no es responsable de todos los resultados producidos por el consejo dado a sus pacientes. Los no consagrados, que se hallan en diversas iglesias de los alrededores, se aferraron de la primera apariencia de excusa para entregarse al placer, la hilaridad y la insensatez. Tan pronto como se supo que los médicos del Sanatorio habían recomendado juegos y diversiones para apartar la mente de los pacientes de sí mismos con el fin de infundirles pensamientos más alegres, el asunto se propagó como el fuego en el rastrojo; los jóvenes de _____ y otras iglesias creyeron que necesitaban esas cosas, y muchos depusieron la armadura de justicia. Al no tener más freno, se dedicaron a esas cosas con tanto fervor y perseverancia, como si la vida eterna dependiera de su celo en este asunto. Esa fue la oportunidad de distinguir entre los concienzudos seguidores de Cristo y los que se habían engañado a sí mismos. Algunos no han tomado en serio la causa de Dios. La obra de la verdadera santidad no se ha llevado a cabo en sus almas. No han puesto su confianza en Dios; son inestables, y sólo necesitan una ola para que sus pies queden en el aire y sean llevados de aquí para allá. Los tales pusieron de manifiesto que poseían muy poca estabilidad e independencia moral. No tenían una verdadera experiencia, y por lo tanto andaban a la luz de las chispas que ellos mismos habían encendido. No tenían a Cristo en el corazón para confesarlo al mundo. Profesaban ser sus seguidores, pero las cosas terrenas y temporales mantenían en sujeción sus corazones frívolos y egoístas.2TPI 124.3

    Había otros que parecían no preocuparse de los entretenimientos en cuestión. Tenían tal confianza en que Dios enderezaría todas las cosas, que su paz mental no se perturbó. Llegaron a la conclusión de que algo recetado a los inválidos no era para ellos y que por lo tanto no tenían por qué preocuparse. Lo que los demás hicieran en la iglesia o en el mundo no tenía nada que ver con ellos; porque -decían- ¿acaso no tenemos que seguir a Cristo? Nos ha dado la orden de andar como él anduvo. Debemos vivir como viendo al Invisible, y hacer de corazón lo que hacemos, como al Señor, y no a los hombres.2TPI 125.1

    Cuando tales cosas surgen, se desarrolla el carácter. El valor moral se puede evaluar ciertamente entonces. No es difícil determinar dónde se encuentran los que profesan piedad y que sin embargo hacen del mundo la fuente de sus placeres y su felicidad. Sus afectos no están dirigidos hacia las cosas de arriba, sino hacia las de la tierra, donde reina Satanás. Andan en tinieblas, y no pueden amar y disfrutar las cosas celestiales porque no las perciben. Están alejados de la vida de Cristo, con el entendimiento entenebrecido. Las cosas del Espíritu les son locura. Sus objetivos concuerdan con los del mundo, y sus intereses y perspectivas se asimilan al mundo y a las cosas terrenales. Si pueden seguir adelante, llevando el nombre de cristianos, y no obstante servir a Dios y a las riquezas, se sienten satisfechos. Pero van a ocurrir algunas cosas para revelar el corazón de éstos que son sólo una carga y una maldición para la iglesia.2TPI 125.2

    El espíritu que existe en la iglesia es de tal naturaleza que puede apartar de Dios y de la senda de la santidad. Muchos miembros han atribuido su condición de ceguera espiritual a la influencia que ejercen los principios enseñados en el Sanatorio. Esto no es del todo correcto. Si la iglesia se hubiera sometido al consejo de Dios, el Sanatorio habría estado bajo control. La luz de la iglesia se habría extendido hacia ese ramo de la obra, y no se habrían manifestado allí los errores que se han cometido. Las tinieblas morales de la iglesia ejercieron una tremenda influencia para producir las tinieblas morales y la muerte espiritual en el Sanatorio. Si la iglesia hubiera estado en condición saludable, habría podido enviar una corriente vitalizadora y de salud a este brazo del cuerpo. Pero la iglesia estaba enferma y no gozaba del favor de Dios ni de la luz de su rostro. Una influencia enfermiza y mortal circuló por todo el cuerpo viviente, hasta que la enfermedad resultó evidente en todo lugar.2TPI 126.1

    El querido Hno. D no ha comprendido la condición de su propio corazón. El egoísmo ha encontrado alojamiento allí, y la paz, la saludable paz, se ha marchado. A todos ustedes les falta eso que se llama amor: amor a Dios y amor al prójimo. La vida que ahora viven, no la viven por fe en el Hijo de Dios. Falta una firme confianza, se teme entregar todo en manos de Dios, como si él fuera incapaz de guardar lo que se le ha confiado. Temen que surja algún mal designado para hacerles daño, a menos que se pongan a la defensiva y comiencen una batalla para defenderse. Los hijos de Dios son sabios y poderosos en la medida en que confíen en Su sabiduría y Su poder. Son fuertes y felices en la medida en que se separan de la sabiduría y la ayuda de los hombres.2TPI 126.2

    Daniel y sus compañeros estaban cautivos en tierra extraña, pero Dios no permitió que la envidia y el odio de sus enemigos prevalecieran contra ellos. Los justos siempre han recibido ayuda de lo alto. Cuán a menudo los enemigos de Dios han unido su fuerza y su sabiduría para destruir el carácter y la influencia de unas pocas personas sencillas que confiaban en él. Pero puesto que Dios estaba con ellos, nadie pudo prevalecer contra ellos. Si los seguidores de Cristo se mantienen unidos, triunfarán. Si se separan de sus ídolos y del mundo, éste no podrá separarlos de Dios. Cristo es nuestro Salvador presente y plenamente suficiente. En él mora toda plenitud. Es privilegio de los cristianos saber que ciertamente Cristo mora en ellos en verdad. “Esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe”. 1 Juan 5:4. Todas las cosas son posibles para el que cree; y todo lo que deseemos cuando oramos, si creemos que lo vamos a recibir, lo tendremos. Esta fe atraviesa la nube más oscura, y derrama rayos de luz y esperanza sobre el alma doblegada y desanimada. La ausencia de esta fe y de esta confianza produce perplejidad, temores angustiosos y sospechas de males. Dios hará grandes cosas por su pueblo cuando ponga toda su confianza en él. “Gran ganancia es la piedad acompañada de contentamiento”. 1 Timoteo 6:6. La religión pura e incontaminada se manifestará en la vida. Cristo será una fuente de poder que nunca se agotará, una ayuda constante en momentos de tribulación. 2TPI 127.1

    *****

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents