Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Servicio Cristiano

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    El movimiento de expansión de la iglesia

    El plan divino

    No es el propósito de Dios que sus hijos formen colonias o se establezcan juntos en grandes comunidades. Los discípulos de Cristo son sus representantes en la tierra, y Dios quiere que estén dispersados por todo el país, en pueblos, ciudades y aldeas, como luces en medio de las tinieblas del mundo.—Joyas de los Testimonios 3:248, 249.SC 222.1

    El plan de colonizar, o trasladarse de diferentes localidades donde existe sólo poca fuerza o influencia, concentrando la influencia de muchos en una sola localidad, resulta en quitar la luz de los lugares donde Dios quisiera que brillara.—Testimonies for the Church 2:633.SC 222.2

    Si la iglesia de Cristo cumpliera el propósito del Señor, se derramaría luz sobre todos cuantos moran en las tinieblas y en regiones de sombra de muerte. En vez de agruparse y rehuir la responsabilidad y el peso de la cruz, los miembros de la iglesia deberían dispersarse por todos los países para irradiar la luz de Cristo y trabajar como él por la salvación de las almas. Así este “Evangelio del reino” sería pronto llevado a todo el mundo.—El Discurso Maestro de Jesucristo, 42.SC 222.3

    Hermanos y hermanas, ¿por qué revolotear sobre las iglesias? Estudiad la parábola de la oveja perdida y salid como verdaderos pastores, buscando al descarriado que está en el desierto del pecado. Rescatad al que perece.—The Review and Herald, 12 de diciembre de 1893.SC 222.4

    Los miembros laicos de nuestras iglesias pueden efectuar una obra que, hasta aquí, apenas han comenzado. Nadie debe mudarse a lugares nuevos, meramente por causa de las ventajas mundanales; sino que, donde haya oportunidad de ganarse la vida, debieran situarse familias que estén bien cimentadas en la verdad, una o dos familias en cada lugar, para trabajar como misioneros. Las tales deben sentir amor por las almas, y una preocupación de trabajar por ellas, y deben estudiar cómo traerlas a la verdad. Pueden distribuir nuestras publicaciones, realizar reuniones en sus hogares, relacionarse con sus vecinos, e invitarlos a estas reuniones. Así pueden hacer brillar su luz por sus buenas obras.—Testimonies for the Church 8:245.SC 223.1

    Hermanos que deseen cambiar de ubicación, que tengan en vista la gloria de Dios y sientan que descansa sobre ellos una responsabilidad individual de hacer bien a otros, de salvar a las almas por las cuales Cristo no perdonó su preciosa vida, debieran mudarse a pueblos y aldeas donde haya muy poca o ninguna luz, donde puedan ser de verdadera utilidad, y bendecir a otros por medio de su trabajo y experiencia. Se necesitan misioneros que vayan a las aldeas y pueblos y enarbolen el estandarte de la verdad, a fin de que Dios pueda tener sus testigos diseminados por toda la tierra para que la luz de la verdad pueda penetrar allí donde aún no ha llegado, y el estandarte de la fe sea levantado donde no es aún conocido.—Testimonies for the Church 2:115.SC 223.2

    Nada despierta el celo abnegado ni ensancha y fortalece el carácter tanto como el trabajar por otros. Muchos cristianos profesos, al buscar relaciones en la iglesia, piensan sólo en sí mismos. Quieren gozar de la comunión de la iglesia y de los cuidados del pastor. Se hacen miembros de iglesias grandes y prósperas, y se contentan con hacer muy poco por los demás. Así se privan de las más preciosas bendiciones. Muchos sacarían gran provecho si sacrificaran sus relaciones sociales agradables que llevan al ocio. Necesitan ir adonde sus energías sean requeridas para la obra cristiana, y a donde puedan aprender a hacer honor a sus responsabilidades.—El Ministerio de Curación, 141.SC 223.3

    Hay en Norteamérica miles de lugares donde podría iniciarse la obra, en los cuales el estandarte de la verdad nunca ha sido elevado, donde la proclamación de la verdad nunca ha sido escuchada. Y hay miles que podrían entrar en el campo de la mies, y que ahora se hallan religiosamente ociosos, como resultado de lo cual están arruinando su camino al cielo, y expresando su duda con respecto a si son cristianos. Su necesidad consiste en una unión vital con Cristo Jesús. Entonces podrá decirse de ellos: “Sois colaboradores con Dios.” Quiero decir a muchos: ¿Estáis esperando que alguien os lleve a la viña y os ponga a trabajar, o que os traiga la viña a vosotros, a fin de no experimentar ningún inconveniente en el trabajo? Esperaréis en vano. Si eleváis vuestros ojos, veréis la mies madura, lista para la siega, cualquiera sea la dirección en que observéis; encontraréis trabajo que hacer cerca y lejos.SC 224.1

    Pero, ¿de cuántos dirá Cristo en el día del juicio: “Buen siervo y fiel”? Me pregunto cómo se deben sentir los ángeles cuando ven que el fin se acerca, y aquellos que pretenden tener un conocimiento de Dios y de Jesucristo a quien él ha enviado, se amontonan en un lugar, lo colonizan, y asisten a las reuniones, sintiéndose insatisfechos si no hay mucha predicación para beneficiar sus almas y fortalecer a la iglesia, mientras ellos no hacen literalmente nada. ... Si sus perspectivas temporales y financieras no son tan prósperas por mudarse a localidades donde la verdad no ha sido proclamada, o donde ha habido tan sólo un vacilante centelleo de la luz, ¿no estarán haciendo precisamente la obra que Jesús ha hecho para salvarlos?—Boletín de la Asociación General, 1893, 131.SC 224.2

    Vemos la gran necesidad de obra misionera para llevar la verdad no solamente a los países extranjeros, sino a las personas que viven cerca de nosotros. A nuestro alrededor hay ciudades y pueblos en los cuales no se hace ningún esfuerzo para salvar almas. ¿Por qué no se establecen en estas ciudades y pueblos algunas familias que conocen la verdad presente, para implantar allí el estandarte de Cristo, trabajando con humildad, no según sus propios métodos, sino según los métodos de Dios para llevar la luz a los que no la conocen?SC 225.1

    Cuando la iglesia tenga verdaderamente el espíritu del mensaje, estas familias aplicarán todas sus energías a la obra de salvar a las almas por las cuales Cristo murió. Entrarán en nuevos campos. Algunos que no han sido ordenados al ministerio trabajarán como colaboradores con Dios visitando las iglesias, tratando de fortalecer lo que todavía queda y que está a punto de fenecer. Habrá miembros laicos que se mudarán a pueblos y ciudades, y a lugares aparentemente apartados, para permitir que la luz que Dios les ha dado brille e ilumine a los demás. Algunos de aquellos con quienes se encuentren no parecerán ser las personas más promisorias, pero la única pregunta será: ¿Llegarán a estar en armonía con Cristo? ¿Llegarán a ser participantes de su espíritu, de manera que su influencia, por precepto y ejemplo, presente los atractivos del Autor de la verdad y la justicia?SC 225.2

    En lugares donde no se conoce la verdad, hermanos que tengan condiciones para el trabajo, podrían alquilar un salón, o algún otro lugar adecuado de reunión, y congregar allí a todos los que vengan. Instruyan entonces a la gente en la verdad. No necesitan predicar sermones, sino tomar la Biblia, y permitir que Dios hable directamente a través de su Palabra. Si hay sólo un pequeño número presente, pueden leer un “Así dice el Señor”, sin mucha ostentación o excitación; leed y explicad sólo la verdad evangélica, y cantad y orad con ellos.—The Review and Herald, 29 de septiembre de 1891.SC 225.3

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents