Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Servicio Cristiano

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    La obra entre las personas pudientes y de influencia

    No ha de descuidárselos

    Hay una obra que hacer en favor de los ricos. Ellos necesitan ser despertados a su responsabilidad como personas a quienes se han encomendado los dones del cielo. Necesitan que se les recuerde que han de dar cuenta ante Aquel que juzgará a los vivos y los muertos. El hombre rico ha menester que se trabaje por él con el amor y el temor de Dios. Demasiado a menudo confía en sus riquezas y no siente su peligro. Los ojos de su mente necesitan ser atraídos a las cosas de valor perdurable.—Lecciones Prácticas del Gran Maestro, 211.SC 251.1

    Rara vez se dirige alguien personalmente a los que son encumbrados en el mundo en virtud de su educación, su riqueza o vocación, para hablarles respecto a los intereses del alma. Muchos obreros cristianos vacilan en aproximarse a estas clases. Pero esto no debe ocurrir. Si un hombre se estuviera ahogando, no permaneceríamos sentados mirándolo perecer porque fuera un abogado, un comerciante o un juez. Si viésemos a alguna persona a punto de lanzarse a un precipicio, no vacilaríamos en instarla a volver atrás, cualquiera fuera su posición u ocupación. Tampoco debemos vacilar en amonestar a los hombres con respecto al peligro del alma. Nadie debe ser descuidado a causa de su aparente devoción a las cosas mundanas.—Lecciones Prácticas del Gran Maestro, 212.SC 251.2

    Hemos de sentir angustia de alma por aquellos que ocupan puestos destacados; hemos de extenderles la invitación de gracia a venir a la fiesta de boda.—The Southern Watchman, 15 de marzo de 1904.SC 251.3

    El Señor desea que sean convertidos hombres adinerados, y que actúen como su mano ayudadora en alcanzar a otros. Quiere que aquellos que pueden ayudar en la obra de reforma y restauración, vean la luz preciosa de la verdad y sean transformados en carácter, y que se vean inducidos a usar el capital que se les ha confiado en el servicio del Señor. El quiere que estas personas inviertan los medios que él les ha prestado en hacer bien, en abrir el camino para que el Evangelio sea predicado a todas las clases, tanto a las que están cerca como a las que están lejos.—Testimonies for the Church 9:114.SC 251.4

    Aquellos que pertenecen a las altas esferas de la sociedad han de ser buscados con tierno afecto y consideración fraternal. Los hombres de negocios, los que se hallan en elevados puestos de confianza, los que poseen grandes facultades inventivas y discernimiento científico, los hombres de genio, los maestros del Evangelio cuya atención no ha sido llamada a las verdades especiales para este tiempo: éstos deben ser los primeros en escuchar el llamamiento. A ellos se les debe dar la invitación.—Lecciones Prácticas del Gran Maestro, 211.SC 252.1

    Se han cometido errores al no tratar de alcanzar con la verdad a los predicadores y las clases superiores. Se ha rehuido demasiado a la gente que no es de nuestra fe. Aunque no debemos asociarnos con ella para conformarnos a su modelo, hay por doquiera personas sinceras en favor de las cuales debiéramos trabajar sabia e inteligentemente, llenos de amor por sus almas. Debiera crearse un fondo para educar a hombres y mujeres para trabajar por estas clases superiores, tanto aquí como en otros países.—Joyas de los Testimonios 2:225, 226.SC 252.2

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents