Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Servicio Cristiano

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Humildad

    Al escoger a hombres y mujeres para su servicio, Dios no averigua si poseen erudición, elocuencia o riqueza mundanal. Pregunta más bien: “¿Andan ellos con tal humildad que yo pueda enseñarles mi camino? ¿Puedo poner mis palabras en sus labios? ¿Me representarán?”—Testimonies for the Church 7:144.SC 305.1

    Al tratar de ayudar al pobre, al despreciado, al olvidado, no trabajéis por ellos abrigando el sentimiento de vuestra superioridad y dignidad, porque de este modo no lograréis nada.—Testimonies for the Church 6:277.SC 305.2

    Lo que hará que nuestras iglesias sean vigorosas y tengan éxito en sus esfuerzos, no es la obra bulliciosa, sino la silenciosa y humilde; no es la ostentación y la pompa, sino el esfuerzo paciente, perseverante y acompañado de oración.—Testimonies for the Church 5:130.SC 305.3

    La humillación de la derrota resulta a menudo en una bendición al mostrarnos nuestra incapacidad para hacer la voluntad de Dios sin su ayuda.—Historia de los Patriarcas y Profetas, 687.SC 305.4

    Los talentos del hombre humilde se necesitan para la obra de casa en casa, y pueden lograr mucho más en esta obra que los dones brillantes.—Testimonies for the Church 9:37, 38.SC 305.5

    Todo el cielo está interesado en esta obra que los mensajeros de Dios están llevando a cabo en el mundo, en el nombre de Jesús de Nazaret. Es ésta una gran obra, hermanos y hermanas, y hemos de humillarnos diariamente delante de Dios y no pensar que nuestra sabiduría es perfecta. Debemos echar mano de la obra con fervor. No hemos de orar a Dios que nos humille, porque cuando él tome posesión de nosotros, nos humillará de un modo que no nos gustará. Pero hemos de humillarnos nosotros mismos día tras día bajo la poderosa mano de Dios. Hemos de obrar nuestra propia salvación con temor y temblor. Aunque Dios es quien obra en nosotros el querer como el hacer por su buena voluntad, nosotros hemos de cooperar con él mientras él obra por medio nuestro.—The Review and Herald, 12 de julio de 1887.SC 305.6

    Debemos esforzarnos por entrar por la puerta estrecha. Pero esta puerta no gira fácilmente sobre sus goznes. No admite caracteres dudosos. Hemos de luchar hoy por la vida eterna con una intensidad proporcionada al valor del galardón que se nos promete. No es el dinero o las tierras o nuestra posició en el mundo lo que nos abrirá las puertas del paraíso. No es la dignidad ni los progresos intelectuales lo que nos permitirá ganar la corona de la inmortalidad. Sólo los mansos y humildes, los que han hecho de Dios su eficiencia, recibirán este don.—The Southern Watchman, 16 de abril de 1903.SC 306.1

    Cuando volváis de hacer obra misionera, no os alabéis a vosotros mismos, sino exaltad a Jesús; elevad la cruz del Calvario.—Testimonies for the Church 5:596.SC 306.2

    Antes de la honra viene la humildad. Para ocupar un lugar elevado ante los hombres, el cielo elige al obrero que como Juan el Bautista, toma un lugar humilde delante de Dios. El discípulo que más se asemeja a un niño es el más eficiente en la labor para Dios. Los seres celestiales pueden cooperar con aquel que no trata de ensalzarse a sí mismo sino de salvar almas.—El Deseado de Todas las Gentes, 385.SC 306.3

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents