Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Testimonios Selectos Tomo 4

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Capítulo 3—Las censuras y los celos condenados

    Me duele decir que hay lenguas indisciplinadas entre los miembros de la iglesia. Hay lenguas falsas que se alimentan de la maldad. Hay lenguas astutas y murmuradoras. Hay charla, impertinente entrometimiento, pullas hábiles. Entre los amadores del chisme, algunos son impulsados por la curiosidad, otros por los celos, muchos por el odio contra aquellos por cuyo medio Dios ha hablado para reprenderlos. Todos estos elementos discordantes trabajan. Algunos ocultan sus verdaderos sentimientos, mientras que otros están ávidos de publicar todo lo que saben, o aun sospechan de malo contra otros.4TS 14.1

    Vi que hasta el espíritu de perjurio, capaz de trocar la verdad en mentira, lo bueno en malo, la inocencia en crimen, está ahora activo. Satanás se regocija por esta condición de los que profesan ser pueblo de Dios. Mientras muchos están descuidando sus propias almas, buscan ávidamente una oportunidad de criticar y condenar a otros. Todos tienen defectos de carácter, y no es difícil hallar algo que los celos puedan interpretar para su perjuicio. “Ahora—dicen éstos que se han constituído en jueces,—tenemos los hechos. Vamos a basar en ellos una acusación de la cual no se podrán limpiar.” Esperan una oportunidad adecuada, y entonces presentan su fardo de chismes, y sacan sus calumnias.4TS 14.2

    En su esfuerzo para convencer, las personas que tienen por naturaleza una imaginación viva, están en peligro de engañarse a sí mismas y a otras. Recogen expresiones descuidadas de otra persona, no considerando que se pueden decir palabras apresuradamente, y que, por lo tanto, no reflejan los verdaderos sentimientos del que habló. Pero estas observaciones que no fueron premeditadas, y que con frecuencia son tan triviales que no valen la pena de tenerse en cuenta, son miradas a través del vidrio de aumento de Satanás, exageradas y repetidas, hasta que un terrón se transforma en una montaña. Separados de Dios, los que sospechan el mal son juguetes de la tentación. Apenas conocen la fuerza de sus sentimientos o el efecto de sus palabras. Mientras condenan los errores de otros, los cometen mucho mayores ellos mismos. “El ser consecuente es una virtud preciosa.”4TS 14.3

    ¿No hay que observar ninguna ley de bondad? ¿Han sido los cristianos autorizados por Dios para criticarse y condenarse unos a otros? ¿Es honroso, o aun honrado, el arrancar de los labios de otro, bajo disfraz de amistad, secretos que le han sido confiados, y luego perjudicarle por medio del conocimiento así adquirido? ¿Es acaso caridad cristiana el recoger todo informe que flota, desenterrar todo lo que arrojaría sospecha sobre el carácter de otro, y luego deleitarse en emplearlo para perjudicarle? Satanás se regocija cuando puede difamar o herir a quien sigue a Cristo. El es “el acusador de nuestros hermanos.” 1Apocalipsis 12:10. ¿Le ayudarán en su obra los cristianos?4TS 15.1

    Los ojos de Dios, que todo lo ven, notan los defectos de todos, y la pasión dominante de cada uno. Sin embargo, nos soporta a pesar de nuestras faltas, y se compadece de nuestra debilidad. Ordena a sus hijos que tengan el mismo espíritu de ternura y tolerancia. Los verdaderos cristianos no se regocijarán en la exposición de las faltas y deficiencias ajenas. Se apartarán de lo vil y deforme, para fijar su atención en lo atrayente y hermoso. Para el cristiano, todo acto de censura, toda palabra de crítica o condenación, son dolorosos.4TS 15.2

    Siempre ha habido hombres y mujeres que, profesando creer la verdad, no han conformado su vida con su influencia santificadora; hombres infieles, que se engañan a sí mismos, y se estimulan a sí mismos a pecar. Se ve incredulidad en su vida, comportamiento y carácter; y este terrible mal obra como un cáncer.4TS 15.3

    Si todos los que profesan ser cristianos empleasen sus facultades de investigación para ver qué males necesitan corregir en sí mismos, en vez de hablar de las faltas ajenas, habría una condición más sana en la iglesia hoy. Algunos son honrados cuando no cuesta nada, pero se olvidan de la honradez cuando la duplicidad les trae más resultados. La honradez y la duplicidad no obran juntas en la misma mente. Con el tiempo, o la duplicidad será expulsada, y la verdad y honradez reinarán supremas; o, si se conserva la duplicidad, la honradez será olvidada. No pueden andar de acuerdo; no tienen nada en común. La una es profetisa de Baal, la otra es verdadera profetisa de Dios. Cuando el Señor recoja sus joyas, los veraces, santos y honrados serán mirados con placer. Los ángeles se ocupan en confeccionar coronas para los tales, y sobre esas coronas adornadas de estrellas, se reflejará con esplendor la luz que irradie del trono de Dios.4TS 15.4

    Nuestros hermanos del ministerio son demasiado a menudo recargados por el relato de pruebas y juicios en la iglesia, y ellos hacen referencia con demasiada frecuencia a dichas cosas en sus discursos. No deben animar a los hermanos de la iglesia a quejarse unos de otros, sino a erigirse en espías de sus propios actos. Nadie debe permitir que sus sentimientos de prejuicios y resentimiento se despierten por el relato de los males ajenos; todos deben esperar pacientemente hasta oír ambos lados de la cuestión, y luego creer únicamente lo que se ven obligados a aceptar por los hechos escuetos. En todas las ocasiones, el curso más seguro consiste en no escuchar un mal informe, hasta que se haya seguido estrictamente la regla bíblica. Esto se aplica a algunos que han trabajado ásperamente para sonsacar de los incautos cosas que no les importaban, y cuyo conocimiento no les reportaba beneflcio.4TS 16.1

    Por vuestra propia alma, hermanos míos, tened ojos sinceros para gloria de Dios. Tanto como sea posible, dejad al yo fuera de vuestros pensamientos. Nos estamos acercando al fin del tiempo. Examinad vuestros motivos a la luz de la eternidad. Yo sé que necesitáis alarmaros; os estáis apartando de los antiguos hitos. Vuestra así llamada ciencia está minando el fundamento de los principios cristianos. Me ha sido mostrado el camino que con seguridad seguiríais si os apartaseis de Dios. No confiéis en vuestra propia sabiduría. Os digo que vuestra alma está en inminente peligro. Por causa de Cristo, escudriñad y ved por qué tenéis tan poco amor por los ejercicios religiosos.4TS 16.2

    El Señor está probando a su pueblo. Podéis ser tan severos y críticos con vuestro propio carácter deficiente como queráis, pero sed bondadosos, compasivos y corteses hacia los demás. Averiguad cada día: ¿Estoy yo sano en mi corazón, o es éste falto? Rogad a Dios que os salve de todo engaño al respecto. Esto entraña intereses eternos. Mientras que tantos están anhelando los honores, y ávidos de ganancias, buscad, amados hermanos míos, la seguridad del amor de Dios y clamad: ¿Quién me mostrará cómo asegurar mi vocación y elección?4TS 17.1

    Satanás estudia cuidadosamente los pecados constitucionales de los hombres, y entonces empieza su obra de seducirlos y entramparlos. Estamos en lo más recio de las tentaciones, pero podemos vencer si peleamos virilmente las batallas del Señor. Todos están en peligro. Pero si andamos humildemente y con oración, saldremos del proceso de las pruebas más preciosos que el oro fino, aun que el oro de Ofir. Si somos descuidados y no oramos, seremos como bronce que resuena y címbalo que retiñe.4TS 17.2

    Algunos se han perdido casi en las tinieblas del escepticismo. A los tales quiero decir: Alzad vuestra mente de aquel canal. Aferradla en Dios. Cuanto más íntimamente la fe y la santidad os liguen al Eterno, tanto más clara y resplandeciente os aparecerá la justicia de su trato. Haced de la vida, la vida eterna. el objeto de vuestra búsqueda.4TS 17.3

    Conozco vuestro peligro. Si perdéis la confianza en los testimonios, os apartaréis de la verdad bíblica. He temido que muchos tomarían una posición de duda, y en mi angustia por vuestras almas, quiero amonestaros. ¿Cuántos escucharán la amonestación? En la forma en que ahora consideráis los testimonios, si alguno contrariase vuestro camino, corrigiese vuestros errores, ¿os sentiríais con perfecta libertad para aceptar o rechazar cualquier parte o el conjunto? Aquello que os sentís menos inclinados a recibir, es la parte que más necesitáis. Dios y Satanás no obran nunca en sociedad. Los testimonios llevan el sello de Dios o el de Satanás. Un buen árbol no puede producir frutos corrompidos, ni puede un árbol maleado llevar buenos frutos. Por sus frutos los conoceréis. Dios ha hablado. ¿Quién ha temblado a su palabra? 4TS 17.4

    *****

    Es el plan de Satanás debilitar la fe del pueblo de Dios en los testimonios. Luego sigue el escepticismo acerca de los puntos vitales de nuestra fe, las columnas de nuestra posición; después la duda acerca de las Sagradas Escrituras, y finalmente la marcha hacia la perdición. Cuando se duda y renuncia a los testimonios que una vez se creían, Satanás sabe que los seducidos no se detendrán en esto; y duplica sus esfuerzos hasta lanzarlos a la rebelión abierta, que se vuelve incurable y termina en la destrucción.—Testimonies for the Church 4:211.4TS 18.1

    *****

    La orden es: Id adelante; cumplid vuestro deber individualmente, y dejad todas las consecuencias en las manos de Dios. Si avanzamos adonde Jesús nos conduce, veremos su triunfo, participaremos de su gozo. Debemos compartir los conflictos, si hemos de llevar la corona de victoria. Como Jesús, debemos ser perfeccionados por el sufrimiento. ... Podemos andar seguros por la senda más obscura, si nos guía la Luz del mundo.—Testimonies for the Church 5:71.4TS 18.2

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents