Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Testimonios Selectos Tomo 4

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Capítulo 25—La dirección divina

    Jesús espera que todos los que profesan ser sus soldados le presten servicio. El espera que Vd. reconozca al enemigo y le resista, y no le dé confianza, traicionando así el cometido sagrado. El Señor le ha puesto en una posición donde puede ser elevado y ennoblecido, y estar constantemente adquiriendo idoneidad para su obra. Si no tiene estas calificaciones, Vd. solo tiene la culpa.4TS 156.1

    Hay tres maneras por las cuales el Señor nos revela su voluntad, para guiarnos y hacernos capaces de guiar a otros. ¿Cómo podemos distinguir su voz de la de un extraño? ¿Cómo podemos discernir su voz de la de un falso pastor? Dios nos revela su voluntad en su Palabra, las Santas Escrituras. Su voz se revela también en obras providenciales; y la reconoceremos si no separamos nuestras almas de él andando en nuestros caminos, haciendo según nuestra voluntad y siguiendo los impulsos de un corazón no santificado, hasta que los sentidos se hayan confundido de tal manera que no disciernan las cosas eternas y la voz de Satanás esté de tal manera disfrazada que sea aceptada como la voz de Dios.4TS 156.2

    Otra manera de oír la voz de Dios es por medio de las súplicas del Espíritu Santo, el cual hace sobre el corazón impresiones que se elaborarán en el carácter. Si está Vd. en duda acerca de algún asunto, debe consultar primero las Escrituras. Si empezó de veras la vida de la fe, se ha entregado al Señor, para ser completamente suyo, y él le ha tomado para amoldarlo según su propósito, a fin de que sea vaso de honor. Debe tener un ferviente deseo de ser manejable en sus manos, y de seguir donde quiera que le conduzca. Entonces confíe en que él realizará sus designios, y al mismo tiempo coopere con él obrando su propia salvación con temor y temblor. En esto Vd. hallará dificultad, hermano, porque no ha aprendido todavía por experiencia a conocer la voz del buen Pastor, y esto le coloca en duda y peligro. Vd. debiera poder distinguir su voz.4TS 156.3

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents