Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

El Ministerio de Publicaciones

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Capítulo 26—El plan de Dios para los alumnos y los jóvenes

    Se necesitan jóvenes y señoritas colportores—Dios pide pastores, instructores bíblicos y colportores. Salgan nuestros jóvenes de ambos sexos como colportores, evangelistas e instructores bíblicos, en compañía de misioneros de experiencia, que puedan mostrarles cómo trabajar con éxito. Lleven los colportores nuestras publicaciones de casa en casa. Cuando se ofrece la oportunidad, hablen de la verdad para este tiempo a aquellos con quienes se encuentran, y canten y oren con ellos. Cuando en nuestra obra para Dios se sigan enérgicamente métodos acertados, se recogerá una cosecha de almas.MPu 317.1

    En la obra de Dios hay lugar para todos los que están llenos del espíritu de abnegación. Dios pide hombres y mujeres que estén dispuestos a negarse a si mismos por amor de otros, dispuestos a consagrar a su obra todo lo que tienen y son. Se necesitan hombres que, cuando encuentren dificultades, sigan avanzando constantemente, diciendo: No fallaremos ni nos desanimaremos. Se necesitan hombres que fortalezcan y edifiquen la obra que otros están tratando de hacer.—Mensajes para los Jóvenes, 206.MPu 317.2

    Deber especial de enseñar a los estudiantes—Al finalizar los cursos hay oportunidad para que muchos vayan al campo como colportores evangélicos. El corportor fiel entra en muchos hogares, donde deja material de lectura que contiene la verdad para este tiempo. Nuestros estudiantes deben aprender a vender nuestros libros. Hay necesidad de que hombres de profunda experiencia cristiana, hombres de mente bien equilibrada, fuertes y bien educados, se dediquen a este ramo de la obra. Algunos tienen el talento, la educación y la experiencia que los capacitarían para educar a los jóvenes en el colportaje de tal manera que se obtenga mucho más de lo que se hace ahora. Los que poseen esta experiencia tienen un deber especial que cumplir en la enseñanza de los demás.—Consejos para los Maestros Padres y Alumnos acerca de la Educaci%21on Cristiana, 532.MPu 317.3

    Jóvenes preparados para hacer frente al error—Los jóvenes que deseen salir a trabajar en la obra como pastores o colportores, primero debieran recibir los conocimientos necesarios y una preparación especial para su vocación. Los que carecen de educación y entrenamiento, y son ordinarios y vulgares, no están preparados para trabajar en un campo en el que las poderosas influencias del talento y la educación combaten contra las verdades de la palabra de Dios. Tampoco están capacitados para combatir con éxito las extrañas manifestaciones de error, tanto religioso como filosófico, porque para detectarlas y combatirlas se requiere conocimiento científico y también de la verdad bíblica.—Testimonies for the Church 5:390.MPu 318.1

    Ayuda financiera para los colportores en perspectiva—Debería convertirse en una parte del trabajo evangélico ayudar a los jóvenes promisorios que demuestren que el amor a la verdad y la justicia ejerce una influencia compelente sobre ellos, induciéndolos a dedicarse a la obra de Dios, como médicos misioneros, como colportores, o como evangelistas. Establézcase un fondo para llevar a cabo esta obra. Salgan luego, los que han recibido ayuda, para ministrar a los enfermos y a los dolientes. Esta obra ciertamente abrirá el camino para que el bálsamo de Galaad se aplique a las almas enfermas a causa del pecado.—Mensajes Selectos 2:238.MPu 318.2

    Bendiciones del colportaje para los pastores jóvenes—¿No debieran los pastores considerar este asunto? Muchos de nuestros pastores, si están verdaderamente convertidos, harían un gran bien si se dedicaran al colportaje. Sería para ellos una manera de fortalecer su fe. Su conocimiento de la Biblia se acrecentaría, porque al impartir a los demás la luz que ellos obtuvieron, recibirán más luz para seguir compartiendo. Que se dediquen a colportar y vean cuánto pueden producir. Al ponerse en contacto con la gente y presentarle nuestras publicaciones, obtendrán una experiencia que no podrían conseguir únicamente con la predicación. Al ir de casa en casa, pueden conversar con las personas y compartir con ellas la fragancia de la vida de Cristo.—Manuscrito 10, 1900.MPu 318.3

    Trabajo práctico en lugar de años de estudio—Hay numerosos jóvenes y señoritas que, si se les ofreciera algún aliciente, estarían naturalmente dispuestos a seguir varios años de estudio en Battle Creek.*No todos los jóvenes que trabajan para Dios necesitan pasar largos años en la universidad para obtener una preparación avanzada. El colportaje en sí mismo es una escuela. ¿Pero valdrá la pena? ¿No tiene el Señor algún trabajo práctico que debe hacerse en los ramos misioneros? Se necesitarán muchos jóvenes para que trabajen en la casa editora cuando se establezca en Wáshington para aprender el oficio de impresor. Nuestras publicaciones deben prepararse para que circulen en el mundo. Los colportores deben ser enseñados para que se dediquen a la obra de hacer circular estas publicaciones. Nuestros libros y revistas deben llegar a lugares que todavía están envueltos en las tinieblas del error.—Carta 169, 1903.MPu 319.1

    Preparando jóvenes para tareas de evangelismo—Antes de que una persona esté preparada para llegar a ser un maestro de la verdad para los que yacen en las tinieblas, primeramente debe aprender... Cuandoquiera haya de llevarse a cabo en un lugar importante una serie de reuniones especiales de evangelización, debería establecerse un sistema de trabajo bien ordenado, de modo que los que quieran ser colportores y los que puedan dar estudios bíblicos a las familias, puedan recibir la instrucción necesaria...MPu 319.2

    En conexión con nuestras misiones deberían funcionar escuelas de instrucción práctica para los que están por ir al campo como misioneros. Estos deberían sentir la necesidad de ser aprendices para trabajar por la conversión de las almas. El trabajo en estas escuelas debería ser variado. El estudio de la Biblia debería ser de importancia vital, y al mismo tiempo debería haber una preparación sistemática de la mente y la conducta, para que aprendan a aproximarse a la gente en la mejor forma posible. Todos deberían saber trabajar con tacto y cortesía, y con el espíritu de Cristo.—El Evangelismo, 83.MPu 320.1

    Los jóvenes no debieran estar atados a ocupaciones mecánicas—El Señor pide que los obreros de nuestros sanatorios, casas editoras y colegios enseñen a los jóvenes a realizar obra evangélica. Nuestro tiempo y nuestras energías no deberían comprometerse tanto en la tarea de establecer sanatorios, negocios de alimentos y restaurantes, que sea necesario descuidar otros ramos de la obra. Los jóvenes y las señoritas que deberían estar ocupados en el ministerio, en la obra bíblica y en el colportaje, no debieran ser atados a ocupaciones mecánicas...MPu 320.2

    ¿Dónde están los hombres que saldrán a realizar la obra confiando plenamente en Dios y listos para actuar con decisión? Dios hace este llamamiento: “Hijo, ve hoy a trabajar en mi viña”. Dios convertirá a los jóvenes de hoy en mensajeros escogidos para presentar ante la gente la verdad en contraste con el error y la superstición, si ellos quieren entregarse a él. Que Dios deposite la carga sobre jóvenes y fuertes, en quienes more su palabra y quienes estén dispuestos a presentar la verdad a otros.MPu 320.3

    El Evangelismo, 21.MPu 320.4

    La sólida experiencia es más valiosa que la plata y el oro—En el Colegio de San Fernando los profesores llevaron a cabo recientemente un reavivamiento conducente a despertar el interés en la venta de Palabras de vida del gran Maestro. Grupos de alumnos, después de estudiar con oración el libro, visitaron Los Angeles en compañía de sus profesores y obtuvieron una sólida y valiosa experiencia que estiman como de más valor que la plata y el oro. Esta clase de obra es, en efecto, uno de los medios que Dios ha establecido para dar a nuestra juventud entrenamiento misionero; y quienes descuidan de aprovechar estas oportunidades pierden una experiencia de valor más elevado. Los alumnos, al participar con entusiasmo en esta obra, pueden aprender a hablar mesuradamente con hombres y mujeres de diversas profesiones, a tratar con ellos cortésmente y a inducirlos a considerar favorablemente las verdades contenidas en los libros que venden.MPu 320.5

    Nuestra preocupación principal no debiera consistir tanto en obtener dinero como en salvar almas. Por esto, debemos por todos los medios posibles, tratar de enseñar a los alumnos cómo impartir un conocimiento del mensaje del tercer ángel. Cuando logramos salvar a las gentes, aquellos que hemos añadido a la fe emplean a su vez sus talentos para comunicar la verdad a otros. Cuando trabajamos con diligencia para la salvación de nuestros semejantes. Dios coronará de éxito todos nuestros esfuerzos.—Testimonies for the Church 9:85, 86.MPu 321.1

    Preparación para el servicio misionero difícil—Hay un gran campo de labor en la tarea de llevar el mensaje del tercer ángel a nuestros vecinos y amigos y en la distribución de impresos. Otros jóvenes debieran ser animados a consagrarse al colportaje y a colocar nuestros libros más grandes. Algunos pueden tener cualidades que los hagan útiles en nuestras instituciones. En muchos casos, los jóvenes promisorios, debidamente animados y dirigidos, pueden ganar sus becas con la venta de Palabras de vida del gran Maestro y el Ministerio de curación.—Testimonies for the Church 9:78.MPu 321.2

    La venta de estos libros haría misioneros de estos jóvenes; porque así harían conocer al mundo una luz preciosa. Al mismo tiempo, podrían ganar el dinero necesario para ir a la escuela, donde podrían continuar preparándose para ser de mayor utilidad en la causa del Señor. En la escuela, serán animados por sus maestros y condiscípulos a seguir con la venta de libros; al final de sus estudios habrán recibido la preparación práctica que los habilite para el trabajo difícil y penoso que los espera en muchos campos extranjeros, donde la obra del mensaje del tercer ángel exige mucha abnegación.—Joyas de los Testimonios 3:320.MPu 321.3

    El manejo de los libros es una educación práctica—Los alumnos que emprendan la venta de libros como Palabras de vida del gran Maestro y Ministerio de curación, deberían estudiar el contenido de los mismos. Al familiarizarse con los temas tratados y al esforzarse por poner en práctica sus enseñanzas, se desarrollarán intelectual y espiritualmente. Los mensajes contenidos en esos libros son la luz que Dios me ha encomendado que comunique al mundo. Los profesores de nuestros colegios debieran animar a los alumnos a estudiar atentamente cada capítulo. Debieran enseñar esas verdades a sus alumnos y esforzarse para que la juventud aprecie y asimile los preciosos pensamientos que Dios nos ha confiado para el mundo.MPu 322.1

    La preparación necesaria para presentar esos libros y la práctica diaria del colportaje, serán un excelente aprendizaje que, con la bendición de Dios, hará a los jóvenes aptos para servir en la viña del Maestro. Bajo la bendición de Dios, los jóvenes se harán idóneos para servir en la viña del Señor.—Testimonies for the Church 9:77.MPu 322.2

    ¿Debieran colportar las jovencitas adolescentes?*La Sra. de White escribió varias cartas a sus dos nietas adolescentes, Ella May y Mabel, para alertarlas sobre ciertos peligros que podrían amenazar a las jovencitas que trabajaban en el colportaje, aunque no prohibía su participación en esta obra.Yo no pondría ningún estorbo en tu camino si deseas obtener experiencia sirviendo a Dios...MPu 322.3

    Lamento si mis palabras de precaución fueron más fuertes de lo que me había propuesto, porque no tenía intención de adoptar una actitud pasiva hacia el trabajo que estás realizando. He sentido grandes temores porque una niña de tu edad realiza sola este trabajo. Podrían ocurrir accidentes que pongan en peligro tu vida... Si una persona mayor pudiera acompañarte, entonces ambas podrían cuidarse mutuamente. Si una quedara lesionada y no tuviera ayuda, ¿qué sucedería entonces? Hay que considerar todo esto y adoptar las precauciones necesarias.MPu 322.4

    Otro peligro es la presencia de vagabundos y personas disolutas y malas en todas partes, quienes harán cosas malvadas, arruinarán y matarán, porque se han entregado al poder satánico. Por eso debes tener mucho cuidado de no andar sin protección. Porque Satanás ha venido con gran poder. Se lo representa como un león rugiente que busca a quien devorar. Es necesario considerar estas cosas... Si crees que debes colportar, y que puedes tener éxito en ese trabajo, suprimo todas mis objeciones, pero no mi consejo de que es necesario adoptar todas las precauciones necesarias para no exponerte al peligro. Debo insistir en esto.—Carta 4, 1902.MPu 323.1

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents