Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Testimonios Selectos Tomo 3

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Capítulo 47—La obediencia voluntaria

    Abrahán era anciano cuando recibió de Dios la sorprendente orden de ofrecer a su hijo Isaac en holocausto. Abrahán era considerado anciano aún en su generación. El ardor de su juventud se había desvanecido. Ya no era para él fácil soportar las penurias y afrontar peligros. En el vigor de la juventud, el hombre puede hacer frente a la tormenta con orgullosa conciencia de su fuerza, y elevarse por encima de los desalientos que harían desfallecer su corazón más tarde en la vida, cuando sus pasos se dirigen vacilantes hacia la tumba.3TS 258.1

    Pero en su providencia. Dios reservó su última y más penosa prueba para Abrahán hasta que la carga de los años le oprimía y él anhelaba descansar de la ansiedad y los afanes. El Señor le habló diciendo: Toma ahora tu hijo, tu único, Isaac, a quien amas, ... y ofrécelo. ... en holocausto.” El corazón del anciano se paralizó de horror. La pérdida de ese hijo por enfermedad habría partido el corazón del amante padre, habría doblegado su encanecida cabeza con pesar; pero ahora se le ordenaba que derramase la sangre preciosa de aquel hijo por su propia mano. Ello le parecía una terrible imposibilidad.3TS 258.2

    Sin embargo, Dios había hablado, y él debía obedecer a su palabra. Abrahán estaba cargado de años, pero esto no le disculpaba de cumplir su deber. Tomó el bordón de la fe, y con muda agonía tomó de la mano a su hijo, hermoso y rosado, lleno de salud y juventud, y salió para obedecer a la palabra de Dios. El anciano y gran patriarca era humano; sus pasiones y afectos eran como los nuestros, y amaba a su hijo, que era el solaz de su vejez y a quien había sido dada la promesa del Señor.3TS 258.3

    Pero Abrahán no se detuvo a preguntar cómo se cumplirían las promesas de Dios si se daba muerte a Isaac. No se detuvo a razonar con su corazón dolo rido, sino que ejecutó la orden divina al pie de la letra, hasta que, precisamente cuando estaba por hundir su cuchillo en las palpitantes carnes del niño, llegó la orden: “No extiendas tu mano sobre el muchacho, ... que ya conozco que temes a Dios, pues que no me rehusaste tu hijo, tu único.”3TS 258.4

    Este gran acto de fe está registrado en las páginas de la historia sagrada para que resplandezca sobre el mundo como ilustre ejemplo hasta el fin del tiempo. Abrahán no alegó que su vejez le disculpaba de obedecer a Dios. No dijo: “Mi cabello ha encanecido, ha desaparecido el vigor de mi virilidad; ¿quién consolará mi desfalleciente vida cuando Isaac no exista más? ¿Cómo puede un anciano padre derramar la sangre de su hijo unigénito?” No; Dios había hablado, y el hombre debía obedecer sin preguntas, murmuraciones ni desmayos en el camino.3TS 259.1

    Necesitamos la fe de Abrahán en nuestras iglesias hoy, para iluminar las tinieblas que se acumulan en derredor de ellas, obscureciendo la suave luz del amor de Dios y atrofiando el sentimiento espiritual. La edad no nos excusará nunca de obedecer a Dios. Nuestra fe debe ser prolífica en buenas obras, porque la fe sin las obras es muerta. Cada deber cumplido, cada sacrificio hecho en el nombre de Jesús, produce una excelsa recompensa. En el mismo acto del deber, Dios habla, y da su bendición. Pero requiere de nosotros que le entreguemos completamente nuestras facultades. La mente y el corazón, el ser entero, deben serle dados, o no llegaremos a ser verdaderos cristianos.3TS 259.2

    Dios no ha privado al hombre de nada que pueda asegurarle riquezas eternas. Ha revestido la tierra de belleza, y la ha ordenado para su uso y comodidad durante su vida temporal. Dió a su Hijo para que muriese por la redención de un mundo que había caído por el pecado y la insensatez. Un amor tan incomparable, y un sacrificio tan infinito, exigen nuestra obediencia más estricta, nuestro amor más santo, nuestra fe ilimitada. Sin embargo, todas estas virtudes, ejercidas en toda su mayor extensión, no pueden compararse nunca con el gran sacrificio que fué ofrecido por nosotros.3TS 259.3

    Dios requiere pronta e implícita obediencia a su ley; pero los hombres están dormidos o paralizados por los engaños de Satanás, quien les sugiere excusas y subterfugios, y vence sus escrúpulos, diciendo, como dijo a Eva en el huerto: “No moriréis.” La desobediencia no sólo endurece el corazón y la conciencia del culpable, sino que tiende a corromper la fe de los demás. Lo que les parecía muy malo al principio, pierde gradualmente esta apariencia al estar constantemente delante de ellos, hasta que finalmente dudan de que sea realmente un pecado, e inconscientemente caen en el mismo error.3TS 260.1

    Por Samuel, Dios ordenó a Saúl que fuera e hiriese a los amalecitas y destruyese completamente todas sus posesiones. Pero Saúl obedeció tan sólo parcialmente la orden; destruyó el ganado inferior, pero se reservó el mejor y perdonó la vida al perverso rey. Al día siguiente recibió al profeta Samuel lisonjeándose y congratulándose. “Bendito seas tú de Jehová; yo he cumplido la palabra de Jehová.” Pero el profeta contestó inmediatamente: “¿Pues qué balido de ganados y bramido de bueyes es éste que yo oigo con mis oídos?”3TS 260.2

    Saúl quedó confuso, y trató de rehuir la responsabilidad contestando: “De Amalec los han traído; porque el pueblo perdonó a lo mejor de las ovejas y de las vacas, para sacrificarlas a Jehová tu Dios; pero lo demás lo destruimos.” Samuel entonces reprendió al rey, recordándole la orden explícita que Dios le diera de destruir todas las cosas pertenecientes a Amalec. Señaló su transgresión, y declaró que había desobedecido al Señor. Pero Saúl se negó a reconocer que había hecho mal; volvió a disculpar su pecado, alegando que se había reservado el mejor ganado para sacrificarlo a Jehová.3TS 260.3

    El corazón de Samuel fué agraviado por la persistencia con que el rey se negaba a ver y confesar su pecado. Preguntó con tristeza: “¿Tiene Jehová tanto contentamiento con los holocaustos y víctimas, como en obedecer a las palabras de Jehová? Ciertamente el obedecer es mejor que los sacrificios; y el prestar atención que el sebo de los carneros: porque como pecado de adivinación es la rebelión, y como ídolos e idolatría el infringir. Por cuanto tú desechaste la palabra de Jehová, él también te ha desechado para que no seas rey.”3TS 261.1

    No debiéramos mirar de frente al deber y demorar el cumplimiento de sus demandas. Una demora tal da tiempo a la duda; la incredulidad se desliza en el corazón, el juicio queda pervertido, y el entendimiento obscurecido. Al fin, las reprensiones del Espíritu de Dios no llegan al corazón de la persona seducida, quien ha quedado tan ciega que piensa que dichas reprensiones no pueden serle destinadas ni aplicarse a su caso.3TS 261.2

    El precioso tiempo de gracia está pasando y pocos se dan cuenta de que les es dado con el propósito de que se preparen para la eternidad. Malgastan las áureas horas en búsquedas mundanales, en placeres, en absoluto pecado. Desprecian y olvidan la ley de Dios; sin embargo, cada estatuto no deja por ello de estar en vigor. Cada transgresión recibirá su castigo. El amor a la ganancia mundanal conduce a la profanación del sábado; sin embargo, las exigencias de ese santo día no están abrogadas ni disminuidas. La orden de Dios es clara e implícita en este punto; nos ha prohibido perentoriamente que trabajemos en el séptimo día. Lo ha puesto aparte como día santificado para él.3TS 261.3

    Muchos son los obstáculos que hay en la senda de los que quieren andar en obediencia a los mandamientos de Dios. Hay fuertes y sutiles influencias que los vinculan con los caminos del mundo. Pero el poder del Señor puede romper esas cadenas. El suprimirá todo obstáculo delante de los pies de sus fieles, o les dará fuerza y valor para vencer toda dificultad, si buscan fervientemente su ayuda. Todas las obstrucciones se desvanecerán delante de un ferviente deseo y un esfuerzo persistente para hacer la voluntad de Dios a cualquier costo para uno mismo, aun cuando se hubiese de sacrificar la vida misma. La luz del Cielo iluminará las tinieblas de aquellos que, en las pruebas y perplejidades, vayan adelante mirando a Jesús como el autor y consumador de su fe.3TS 261.4

    En los tiempos antiguos, Dios habló a los hombres por boca de los profetas y apóstoles. En estos días les habla por los testimonios de su Espíritu. Nunca hubo un tiempo en el que Dios instruyera a los suyos con más fervor que ahora en lo que respecta a su voluntad y la conducta que quiere verles seguir. Pero, ¿aprovecharán de sus enseñanzas? ¿Recibirán sus reprensiones y oirán sus amonestaciones? Dios no aceptará ninguna obediencia parcial; no sancionará ninguna transigencia con el yo.3TS 262.1

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents