Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Testimonios Selectos Tomo 3

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Capítulo 38—El estado de la iglesia

    Hay gran necesidad de una reforma entre el pueblo de Dios. El estado actual de la iglesia nos induce a preguntar: ¿Es ésta una representación correcta de Aquel que dió su vida por nosotros? ¿Son éstos quienes siguen a Cristo, los hermanos de aquellos que no tuvieron por cara su vida? Los que lleguen a la norma bíblica, a la descripción bíblica de los discípulos de Cristo, serán a la verdad escasos. Habiendo abandonado a Dios, la Fuente de las aguas vivas, se han cavado cisternas, “cisternas rotas que no detienen aguas.” Dijo el ángel: “La falta de amor y fe son los grandes pecados de los cuales son ahora culpables los hijos de Dios.” La falta de fe conduce a la negligencia y al amor del yo y del mundo. Los que se separan de Dios y caen bajo la tentación, se entregan a vicios groseros, porque el corazón carnal conduce a gran perversidad. Y este estado de cosas se encuentra entre muchos de los que profesan ser hijos de Dios. Mientras profesan servir a Dios, están, en todos sus intentos y propósitos, corrompiendo sus caminos delante de él. Muchos se entregan al apetito y la pasión, a pesar de que la clara luz de la verdad señala el peligro y eleva su voz amonestadora: Cuidaos, refrenaos, negaos. “La paga del pecado es muerte.” Aunque el ejemplo de los que naufragaron en la fe se destaca como un fanal para advertir a otros que no sigan el mismo curso, muchos se precipitan, sin embargo, alocadamente. Satanás domina sus mentes, y parece tener poder sobre sus cuerpos.3TS 196.1

    ¡Oh, cuántos se lisonjean de que tienen bondad y justicia, cuando la verdadera luz de Dios revela que durante toda su vida han vivido solamente para agradarse a sí mismos! Toda su conducta es aborrecida de Dios. ¡Cuántos viven sin la ley! En sus densas tinieblas, se consideran con complacencia; pero sea la ley de Dios revelada a sus conciencias, como lo fué a la de Pablo, y verán que están vendidos al pecado, y deben morir al ánimo carnal. El yo debe morir.3TS 196.2

    ¡Cuán tristes y temibles son los errores que muchos están cometiendo! Están edificando sobre la arena, pero se lisonjean de estar asentados sobre la roca eterna. Muchos que profesan piedad están precipitándose temerariamente y son tan insensibles de su peligro como si no hubiese juicio futuro. Les aguarda una terrible retribución, y, sin embargo, son dominados por los impulsos y las pasiones bajas; están llenando un sombrío registro de su vida para el juicio. Alzo mi voz de amonestación a todos los que llevan el nombre de Cristo, para que se aparten de toda iniquidad. Purificad vuestras almas obedeciendo a la verdad. Limpiaos de toda inmundicia de la carne y del espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios. Vosotros a quienes esto se aplica, sabéis lo que quiero decir. Aun a vosotros que habéis corrompido vuestros caminos delante del Señor, participado de la iniquidad que abunda, y ennegrecido vuestras almas con el pecado, Cristo os invita a apartaros de vuestra conducta, a asiros de su fortaleza, y a hallar en él aquella paz, aquel poder y aquella gracia que os harán más que vencedores en su nombre.3TS 197.1

    Las corrupciones de esta era degenerada han manchado muchas almas que han estado profesando servir a Dios. Pero aun ahora no es demasiado tarde para corregir los males ni para obtener expiación por la sangre de un Salvador crucificado y resucitado, si os arrepentís y sentís necesidad de perdón. Necesitamos velar y orar ahora como nunca antes, no sea que caigamos bajo el poder de la tentación y dejemos el ejemplo de una vida que resultará en un miserable naufragio. No debemos, como pueblo, llegar a ser negligentes y considerar el pecado con indiferencia. El campamento necesita purificación. Todos los que llevan el nombre de Cristo necesitan velar y orar, y guardar las avenidas del alma; porque Satanás está obrando para corromper y destruir, si se le concede la menor ventaja.3TS 197.2

    Hermanos míos, Dios os llama, como seguidores suyos, a andar en la luz. Necesitáis alarmaros. El pecado está entre nosotros, y no se reconoce su carácter excesivamente pecaminoso. Los sentidos de muchos están embotados por la complacencia del apetito y por la familiaridad con el pecado. Necesitamos acercarnos más al Cielo. Podemos crecer en gracia y en el conocimiento de la verdad. El andar en la luz, corriendo en el camino de los mandamientos de Dios, no da la idea de que podemos permanecer quietos sin hacer nada. Debemos avanzar.3TS 197.3

    En el amor al yo, la exaltación propia y el orgullo, hay gran debilidad; pero en la humildad hay gran fuerza. Nuestra verdadera dignidad no se mantiene cuando pensamos más en nosotros mismos, sino cuando Dios está en todos nuestros pensamientos, y en nuestro corazón arde el amor hacia nuestro Redentor y hacia nuestros semejantes. La sencillez de carácter y la humildad de corazón darán felicidad, mientras que el engreimiento traerá descontento, murmuraciones y continua desilusión. Lo que nos traerá fuerza divina será el aprender a pensar menos en nosotros mismos y más en hacer felices a los demás.3TS 198.1

    En nuestra separación de Dios, en nuestro orgullo y tinieblas, estamos tratando constantemente de elevarnos a nosotros mismos. y nos olvidamos de que el ánimo humilde es poder. La fuerza de nuestro Salvador no residía en un gran despliegue de palabras agudas que podían penetrar hasta el alma; era su amabilidad, y sus modales sencillos y sin afectación lo que le conquistaban los corazones. El orgullo y la importancia propia, cuando se comparan con la humildad y la sencillez, son en verdad una debilidad. Se nos invita a aprender de Aquel que era manso y humilde de corazón; entonces experimentaremos aquel descanso y paz tan deseables.3TS 198.2

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents