Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Testimonios Acerca de Conducta Sexual, Adulterio y Divorcio

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Sección 8—Casamientos sin fundamento bíblico

    Capítulo 31—Respeto por los casamientos sin fundamento bíblico

    La separación no es recomendada—Estimado hermano [C. H. Bliss]: Recibí y leí su carta. He tenido conocimiento de varios casos como ése, y hay algunos que sienten que deben hacer algo en casos similares al que Ud. menciona. Luego de haber precipitado las cosas y haberlas hecho pedazos, carecen de juicio para ponerlas en orden con el fin de mejorarlas. Me he dado cuenta de que los que son celosos en destruir, nada hacen para poner las cosas en el orden debido. Tienen capacidad para confundir, causar perplejidad y crear las condiciones más deplorables posibles, pero carecen de la facultad de mejorarlas.TCS 243.1

    Ud. me pide consejo sobre el caso. Yo diría que, a menos que los que sienten la carga en relación con el asunto hayan considerado mejores arreglos y puedan encontrar ubicación para que puedan sentirse más cómodos, sería mucho mejor que no llevaran adelante la idea de la separación. Me gustaría saber que no se está ejerciendo presión sobre el asunto y que no se ha retirado la simpatía hacia los dos que han unido sus vidas.TCS 243.2

    Nada de movimientos apresurados—Escribo esto porque he conocido muchos casos similares, y algunas personas no se muestran muy preocupadas hasta que todas las cosas se confunden y se desmoronan desde los cimientos. Entonces, no revelan más interés y preocupación. Debemos poseer celo que esté de acuerdo con el conocimiento. No debemos movernos con apresuramiento en tales asuntos, sino que tenemos que mirar todos los lados del problema. Debemos proseguir con cuidado y piadosa ternura, puesto que no conocemos todas las circunstancias que llevaron a un determinado curso de acción.TCS 243.3

    Mi consejo es que estos desafortunados sean dejados con Dios y sus propias conciencias, y que la iglesia no los trate como pecadores hasta que no tenga evidencia de que son tales a la vista del santo Dios. El lee los corazones como un libro abierto. No juzga como juzga el hombre.—Carta 5, 1891.*Veinte años más tarde, W. C. White le escribía a un pastor que lo había consultado:
    “Durante los últimos 20 años, mamá ha recibido muchas cartas en las que se le inquiría acerca de asuntos similares a éste, del cual Ud. le ha escrito, y ella respondió muchas veces que no tenía consejo diferente del que da el apóstol Pablo. Recientemente se ha negado a atender casos de tal carácter, y nos ha pedido que no se los llevemos para que los atienda.
    “Mi punto de vista acerca del asunto que, según creo, está en armonía con el consejo que le he oído dar a mamá a algunas personas hace varios años, y que también está en armonía con la opinión de los dirigentes de la iglesia y la enseñanza de las Escrituras, es de que no se producen beneficios separando las familias que puedan haber pecado antes o después de haber abrazado la verdad presente”.—Carta de W. C. White al pastor G. W. Anglebarger, 6 de octubre de 1911.
    TCS 244.1

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents