Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Testimonios Acerca de Conducta Sexual, Adulterio y Divorcio

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Capítulo 32—El hermano G

    [Declaración de W. C. White—“Puedo hablar con conocimiento del hermano G. Allá por 1875 se casó con una brillante maestra... Era una mujer de talento, pero luego de algunos años se puso pendenciera y le hacía la vida miserable. Por aquel tiempo se hizo amigo de una joven que llevaba la contabilidad del colegio X, y terminó desarrollando afecto por ella. La hermana White le escribió dándole algunas advertencias muy claras, y él prometió que les prestaría atención. Poco tiempo después que la hermana White viajó a Europa, el hermano G renunció a su posición en la institución, fue a visitar a su hermana que vivía en Míchigan, y no ofreció resistencia al pedido de divorcio que le hiciera su esposa.TCS 245.1

    “Hasta aquí, los que conocían el caso lo aprobaron, pero poco tiempo después, cuando se casó con la tenedora de libros referida anteriormente, sus amigos se sintieron muy apenados. Por un tiempo enseñó en ________, luego se estableció en ________, y por muchos años trabajó duramente. Su esposa lo ayudaba a ganarse la vida. El se ocupó de una pequeña huerta de verduras y frutas. Ambos se dieron cuenta del mal curso que habían seguido en la vida. Se arrepintieron amargamente y, como el arrepentimiento de ambos había sido sincero, sus hermanos quedaron satisfechos. Tuvieron tres preciosos hijos, y ninguno de ellos los animó a separarse. Cuando el asunto le fue presentado a la hermana White, ella tampoco los animó a separarse, ni los excluyó de participar en la obra del mensaje del tercer ángel. En los últimos días de su vida trabajó modestamente como obrero de sostén propio en el sur del país.TCS 245.2

    “Si las personas que viven a la luz del mensaje del tercer ángel se proponen alejarse del compañero o la compañera para unirse a otro u otra, es nuestro deber amonestarlas, reprobarlas y disciplinarlas.TCS 246.1

    “Si los que abrazan el mensaje se meten en problemas y enredos, pero luego se arrepienten, confiesan sus pecados, reciben el perdón de Dios y ganan la confianza de sus hermanos, es mucho mejor, tanto para los ministros como para los demás miembros de la iglesia, dejarlos gozar en paz del perdón y la justificación logrados por Cristo, y no tratar de desarraigar las relaciones existentes”.—Carta de W. C. White, 21 de febrero de 1927.TCS 246.2

    Más tarde, el pastor White dijo: “Por muchos años he creído que nuestros hermanos cometen un grave error separando familias con el argumento que, de acuerdo con sus votos matrimoniales, llevados a cabo imprudentemente en la mayoría de los casos, estos viven día tras día, continuamente, en adulterio.—Carta de W. C. White, 6 de enero de 1931].TCS 246.3

    La actitud de Elena de White hacia el hermano G se revela en las siguientes cartas:TCS 246.4

    Rogando por sabiduría del cielo—Estimado hermano Haskell: Consideramos que la apertura [de la Escuela Bíblica de Melbourne] fue buena. Todos están contentos con los edificios y la ubicación de la escuela. Esto es notable porque, por lo general, algunos tienen críticas que formular; pero no hemos oído palabra alguna de descontento, expresada ni insinuada.TCS 246.5

    Luego de la reunión, tuvimos una conversación con el pastor Starr. El asunto se refería al profesor de gramática para las clases superiores. No hay problemas relacionados con las clases inferiores, pero se necesitan profesores bien calificados en todas las ramas de la enseñanza, y esperamos que el pastor Olsen encuentre un buen profesor, hombre o mujer, que pueda venir para Australia. Si G se hubiera mantenido rectamente, él habría sido el hombre adecuado. Pero el asunto gira en torno a si su hoja de servicios vendrá con él. Casi no nos atrevemos a aventurar una posición respecto del asunto y correr el riesgo. No tengo duda alguna de que el hombre se ha arrepentido, y creo que el Señor lo ha perdonado. Pero si fuéramos llevados a dar explicaciones, ello no sería fácil. Así, ¿qué podemos hacer por G? ¿Dejarlo donde está, presa del remordimiento, para que sea un hombre inútil por el resto de su vida? No puedo ver bien qué es lo que podemos hacer. ¡Oh, necesitamos sabiduría de lo Alto! ¡Necesitamos el consejo de Uno que lee el corazón como un libro abierto! ¡Cómo observa Satanás a las almas con el propósito de amarrarlas con sus cuerdas infernales para que se pierdan para la obra, prácticamente impotentes en sus manos! “Velad y orad para que no entréis en tentación”.—Carta 13, 1892. (Escrita 5 años después del casamiento—sin fundamento bíblico—del hermano G.)TCS 247.1

    Invitación para trasladarse a otro país—Estimado hermano G: Mi mente ha estado preocupada por Ud. de tiempo en tiempo. Si hubiera estado libre para expresar mi opinión, hace tiempo que le habría aconsejado que se mudara a otro lugar. Esperaba que los hermanos hubieran tenido sabiduría de lo alto para aconsejarlo, de manera que Ud. no estuviera donde está actualmente. Si tiene algo que hacer, debe hacerlo pronto. Si Ud. hubiera estado en este país [Australia], estoy segura de que vería que las puertas se abren en lugares donde Ud. podría trabajar como un portaluz para quienes están en las tinieblas del error.TCS 247.2

    ¿Y si Ud. se viniera a este país? Como Abrahán, que no sabía adónde iba y buscaba orientación con humildad, le ruego que haga un alto. Véngase a Australia mientras estamos por acá. Hágalo bajo su propia responsabilidad. Ud. podrá contar con medios para venir si vende su chacra. Entonces, creo que se le abrirán las puertas para trabajar. Que Dios lo dirija es mi deseo y mi más sincera oración...TCS 248.1

    Hay abundante trabajo para Ud. en este gran campo de cosecha. Aquí hay lugares que están maduros para la siega. Hay trabajo que iniciar en Sydney, con casi un millón de habitantes, y en Melbourne, que tiene una población aún mayor. Necesitamos iniciar obra en Queensland, que nunca ha oído del Predicador viviente, y en otros lugares dispersos de aquella región, que esperan el mensaje de verdad.TCS 248.2

    ¿Podría Ud., por favor, considerar el asunto y decirnos lo que piensa? ¿Cómo andan sus finanzas? ¿Qué piensa hacer? ¿Cómo ha estado dirigiendo su mente el Señor? Por favor, considere el asunto, y que Dios le dé sabiduría para trasladarse a algún lugar de una vez. Con mucho amor.—Carta 7a, 1894.TCS 248.3

    Siga la dirección del Señor—Estimados hermano y hermana G: Me alegré por saber de Uds. y por enterarme de que todavía están haciendo planes para un gran servicio en la causa de Dios. Es un privilegio recibir ricas bendiciones ayudando a otros. Deben ser diligentes en el servicio y “fervientes en espíritu, sirviendo al Señor”. Deben ayudar a quienes trabajan con Uds., ejercitando su juicio e inculcando los principios de la economía. Deben utilizar juiciosamente su dinero, lo cual creo que procuran hacer.TCS 248.4

    Conserven siempre la esperanza, y crezcan en la gracia y la sabiduría de Cristo. Me siento más que feliz porque Uds. pueden ocuparse de la enseñanza y unir su influencia a la de los otros obreros abriendo las Escrituras ante quienes no conocen la Palabra de Dios. Creo que el Señor ha estado guiándolos.—Carta 56, 1910.TCS 248.5

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents