Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

La Verdad acerca de los Angeles

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    La crucifixión de Cristo

    El Hijo de Dios fue entregado al pueblo para ser crucificado... Cargaron sobre él la pesada cruz... pero Jesús se desvaneció por la carga. Entonces encontraron... un hombre que, aunque no había profesado abiertamente su fe en Cristo, no obstante creía en él. Cargaron sobre él la cruz, y él la llevó hasta su destino fatal. Compañías de ángeles estaban formadas en el aire sobre el lugar.—Spiritual Gifts 1:57.VAAn 206.3

    ¿Quiénes presenciaron esta escena? El universo celestial, Dios el Padre, Satanás y sus ángeles.—Bible Echo and Signs of the Times, 29 de mayo de 1899.VAAn 206.4

    Angeles celestiales... escuchaban las mofas y burlas, y veían sacudirse las cabezas. Gozosamente hubieran roto filas para acercarse al Hijo de Dios en su humillación y angustia corporal, pero no se les permitió.—Manuscript Releases 18:71.VAAn 206.5

    “A otros salvó, a sí mismo no se puede salvar”, era la burla lanzada sobre Cristo durante la agonía de su muerte en la cruz. En cualquier momento podría haberse salvado a sí mismo y descendido de la cruz. Pero si lo hubiera hecho, el mundo hubiese quedado bajo el control del gran apóstata. Los ángeles se admiraban de que Jesús no sellase con la muerte los labios de sus escarnecedores.—The Youth’s Instructor, 14 de junio de 1900.VAAn 206.6

    Entre aquellos que se burlaban de Cristo mientras pendía de la cruz, se encontraban Satanás y sus ángeles personificados. Satanás era el que llenaba sus bocas de maldiciones viles; él inspiraba sus burlas.—Manuscript Releases 18:72.VAAn 207.1

    Los principados y las potestades de las tinieblas estaban reunidos alrededor de la cruz. El gran apóstata, sin manifestarse abiertamente, dirigía a su hueste que, a su vez, se ligaba con seres humanos en su lucha contra Dios.—The Signs of the Times, 14 de abril de 1898.VAAn 207.2

    [Cristo] luchó con el poder de Satanás, quien declaraba que tenía a Cristo en su poder, que era superior en fuerza al Hijo de Dios, que el Padre había negado a su Hijo y que ya no gozaba del favor de Dios más que él mismo...VAAn 207.3

    Cristo no cedió en el menor grado al enemigo que lo torturaba, ni aun en su más acerba angustia. Rodeaban al Hijo de Dios legiones de ángeles malos, mientras que a los santos ángeles se les ordenaba que no rompiesen filas ni se empeñasen en lucha contra el enemigo que le tentaba y vilipendiaba. A los ángeles celestiales no se les permitió ayudar al angustiado espíritu del Hijo de Dios. Fue en aquella terrible hora de tinieblas, en que el rostro de su Padre se ocultó mientras le rodeaban legiones de malos ángeles y los pecados del mundo estaban sobre él, cuando sus labios profirieron estas palabras: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?” Mateo 27:46.—Joyas de los Testimonios 1:231-232.VAAn 207.4

    Las tinieblas que cubrían la tierra a la hora de la crucifixión, escondían compañías enteras de agentes celestiales, y la tierra se sacudía ante la marcha de los ejércitos del cielo. Las rocas se partían, y por tres horas la tierra se cubrió de una oscuridad impenetrable. La naturaleza, con su oscuro manto, quería esconder los sufrimientos del Hijo de Dios.—Manuscript Releases 5:353.VAAn 208.1

    El Padre, junto con sus ángeles, se escondía en la espesa oscuridad. Dios estaba junto a su Hijo, sin manifestarse a él ni a ningún ser humano. Si un rayo de su gloria y su poder hubiera penetrado la oscura nube, todos los espectadores hubiesen sido destruidos.—Manuscript Releases 12:385.VAAn 208.2

    ¿Cómo podría el cielo guardar silencio? En la horrible oscuridad que rodeaba la cruz, en las rocas que se partían, en el bramido del trueno y el fulgor del relámpago, en la tierra que se sacudía al paso de los ejércitos celestiales, el cielo reaccionaba al ver a su Comandante sufrir tal indignidad.—The Review and Herald, 1 de septiembre de 1891.VAAn 208.3

    Cuando Cristo exclamó: “Consumado es”, los mundos no caídos quedaron asegurados. Para ellos la batalla había sido peleada y la victoria conseguida. Satanás no tendría lugar en los afectos del universo.—The Review and Herald, 12 de marzo de 1901.VAAn 208.4

    Los santos ángeles se horrorizaban de que alguien que había estado con ellos pudiera haber caído tan bajo que fuera capaz de producir tal crueldad como la que sufrió el Hijo de Dios en el Calvario. Cualquier sentimiento de pena o simpatía que pudieran haber tenido por Satanás se extinguió en sus corazones.—The Signs of the Times, 23 de septiembre de 1889.VAAn 208.5

    La mano del sacerdote no fue la que rasgó de arriba abajo el hermoso velo que dividía el lugar santo del santísimo. Fue la mano de Dios. Cuando Cristo exclamó: “Consumado es”, el Vigilante Santo que había sido el huésped invisible en el festín de Belsasar dictaminó que la nación judía era una nación excomulgada. La misma mano que trazó sobre la pared los caracteres que registraron la condenación de Belsasar y el fin del reino de Babilonia, fue la que rasgó el velo del templo de arriba abajo.—Comentario Bíblico Adventista 5:1084.VAAn 209.1

    [Los dirigentes judíos] bajaron su cuerpo y lo colocaron en la tumba nueva de José. Rodaron la gran piedra a la puerta del sepulcro razonando que los discípulos podían venir en la noche y hurtar su cuerpo. Los malos ángeles celebraban alrededor del sepulcro pensando que Cristo había sido vencido. Una guardia de soldados romanos cuidaba la tumba. Los judíos habían tomado las mayores precauciones para que su triunfo fuera completo. No tomaron en cuenta, sin embargo, que ángeles celestiales guardaban el lugar donde su amado Comandante descansaba.—The Review and Herald, 9 de octubre de 1888.VAAn 209.2

    No fue sino hasta la muerte de Cristo que el verdadero carácter de Satanás fue claramente revelado a los ángeles y a los mundos no caídos. Fue entonces que la prevaricación y las acusaciones de aquel que había sido un ángel exaltado, fueron vistas en su verdadera luz.—The Signs of the Times, 27 de agosto de 1902.VAAn 209.3

    La muerte de Cristo sobre la cruz, aseguró la destrucción de aquel que tiene el poder de la muerte y fue el originador del pecado. Cuando Satanás sea destruido, no habrá quién tiente a hacer el mal; la expiación no será repetida, y no habrá peligro de otra rebelión en el universo de Dios. Lo único que pudo efectivamente vencer el pecado en este mundo, también evitará un nuevo brote de pecado en el cielo.VAAn 209.4

    El significado de la muerte de Cristo será entendido por ángeles y santos. Los hombres caídos no hubieran podido tener un hogar en el paraíso de Dios, si no fuera por el Cordero que fue inmolado antes de la creación del mundo... La seguridad de los ángeles también depende de los sufrimientos del Hijo de Dios; por eso le ofrecen honor y gloria. Es mediante la eficacia de la cruz, que los ángeles son guardados contra la apostasía. Sin la cruz, no estarían más seguros que lo que estaban los ángeles antes de la caída de Satanás. La perfección angélica falló en el cielo; la perfección humana falló en el Edén... El plan de salvación, que muestra el amor y la justicia de Dios, provee la eterna salvaguardia contra la rebelión en los mundos no caídos... La muerte de Cristo en la cruz del Calvario es nuestra única esperanza en este mundo, y será nuestro tema en el mundo venidero.—The Signs of the Times, 30 de diciembre de 1889.VAAn 210.1

    Cristo, mediante su vida y su muerte, ha contestado para siempre la pregunta acerca del carácter de Dios, de su esencia de amor y luz. Esta fue la pregunta que agitó el cielo, y fue el comienzo de la rebelión de Satanás contra Dios. El cambio o abolición de las leyes de su gobierno en las cortes celestiales, era la demanda que se requería como evidencia de su amor.—The Review and Herald, 21 de octubre de 1902.VAAn 210.2

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents