Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

La Verdad acerca de los Angeles

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Espíritus malignos activos entre el remanente

    Satanás hará aparecer imitaciones de seres ya muertos, y muchos se asociarán con el que ama y hace mentira... Incluso entre nosotros algunos se apartarán de la fe y seguirán a espíritus seductores y doctrinas de demonios, y por ellos la verdad será difamada.—Alza tus Ojos, 315.VAAn 269.2

    Los espiritistas se esforzarán por entrar en controversia con los ministros que enseñan la verdad. Si éstos no aceptan, los desafiarán citando las Escrituras para probar sus aseveraciones como lo hizo Satanás con Cristo. “Examinadlo todo”, dirán. Pero su idea de examinarlo todo significa escuchar sus razonamientos engañosos y asistir a sus reuniones. Pero en ellas, los ángeles de las tinieblas asumen la forma de amigos muertos y se comunican con ellos como si fueran ángeles de luz.VAAn 269.3

    Sus amados aparecerán vestidos con mantos de luz, con una apariencia similar a la que tenían cuando estaban sobre la tierra. Conversarán con ellos y les enseñarán. Muchos serán engañados por este maravilloso despliegue del poder de Satanás. La única seguridad para el pueblo de Dios es estar constantemente en comunión con sus Biblias y conocer cabalmente la razón de su fe en relación al estado de los muertos.—The Signs of the Times, 12 de abril de 1883.VAAn 270.1

    Angeles satánicos en forma de creyentes trabajarán en nuestras filas para introducir un fuerte espíritu de incredulidad. No permitáis que ni siquiera esto os desanime, antes presentad un corazón fiel para ayudar al Señor contra los poderes de las agencias satánicas. Estos poderes del mal se reunirán en nuestras asambleas, no para recibir una bendición, sino para contraatacar las influencias del Espíritu de Dios...VAAn 270.2

    Nunca debemos aceptar palabras que hablen labios humanos para confirmar a los malos ángeles en su obra, sino que debemos repetir las palabras de Cristo. Cristo era el instructor en las asambleas de estos ángeles antes de que cayeran de su alto estado.—Mensajes Selectos 3:468-469.VAAn 270.3

    Satanás y sus ángeles aparecerán en la tierra como hombres, y se mezclarán con aquellos de quienes la Palabra de Dios dice: “Algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y doctrinas de demonios”. 1 Timoteo 4:1...VAAn 270.4

    Cuando estos engaños espiritistas sean revelados en su verdadero carácter—obras secretas de los malos espíritus—aquellos que participaron en ellos se volverán como hombres que han perdido la razón.—Manuscript Releases 8:345.VAAn 271.1

    Vi a nuestro pueblo en gran angustia, llorando, orando y reclamando las fieles promesas de Dios, en tanto que los impíos estaban alrededor de nosotros burlándose y amenazando con destruirnos. Ridiculizaban nuestra debilidad, se mofaban de nuestra insignificancia numérica y nos vituperaban con palabras concebidas para ofender profundamente. Nos acusaban de haber adoptado una posición independiente de todo el resto del mundo. Nos habían quitado nuestros recursos de modo tal que no podíamos comprar ni vender y señalaban nuestra abyecta pobreza y nuestra agobiante situación. No lograban comprender cómo podíamos vivir apartados del mundo. Según ellos, dependíamos del mundo y debíamos admitir sus costumbres, prácticas y leyes, o salir de él. Si en verdad éramos el único pueblo del mundo que gozaba del favor divino, las apariencias indicaban en forma aterradora todo lo contrario.VAAn 271.2

    Los impíos aseguraban que tenían la verdad, que entre ellos se efectuaban milagros, que los ángeles del cielo les hablaban y andaban a su lado, que se manifestaban entre ellos un gran poder, señales y prodigios, y que ése era el milenio temporal que habían aguardado durante tanto tiempo. El mundo entero se había convertido y aceptado la ley dominical, en tanto que ese grupo pequeño y débil seguía desafiando las leyes terrenales y las divinas, y afirmando ser el único poseedor de la verdad.—¡Maranata: el Señor Viene!, 207.VAAn 271.3

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents