Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

La Verdad acerca de los Angeles

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Lucifer comienza su campaña contra Cristo

    Satanás... comenzó su trabajo de rebelión entre los ángeles que estaban bajo su comando y trató de diseminar el espíritu de descontento entre ellos. Trabajó tan subrepticiamente, que ganó la alianza de muchos de ellos antes que sus propósitos fueran plenamente conocidos.—The Review and Herald, 28 de enero de 1909.VAAn 37.2

    Satanás... ambicionaba los más exaltados honores que Dios había concedido a su Hijo. Sentía envidia de él. Y comenzó a sembrar entre los ángeles que lo honraban como querubín cubridor, el sentimiento de que no había sido honrado con el honor que su posición demandaba.—The Review and Herald, 24 de febrero de 1874.VAAn 37.3

    Mediante insinuaciones sutiles, sugiriendo que Cristo había usurpado el lugar que le pertenecía a él, Lucifer sembró las semillas de la duda en la mente de muchos ángeles.—Educational Messenger, 11 de septiembre de 1908.VAAn 37.4

    Su obra de engaño la hizo con tanta astucia que los ángeles menos exaltados supusieron que él era el gobernante del cielo.—Cada Día con Dios, 256.VAAn 38.1

    Los ángeles leales trataron de reconciliar con la voluntad de su Creador a ese poderoso ángel rebelde. Justificaron el acto de Dios al honrar a Cristo, y con poderosos argumentos trataron de convencer a Lucifer de que no tenía entonces menos honra que la que había tenido antes que el Padre proclamara el honor que había conferido a su Hijo. Le mostraron claramente que Cristo era el Hijo de Dios, que existía con él antes que los ángeles fueran creados, y que siempre había estado a la diestra del Padre, sin que su tierna y amorosa autoridad hubiese sido puesta en tela de juicio hasta ese momento; y que no había dado orden alguna que no fuera ejecutada con gozo por la hueste angélica. Argumentaron que el hecho de que Cristo recibiera honores especiales de parte del Padre en presencia de los ángeles no disminuía la honra que Lucifer había recibido hasta entonces.—La Historia de la Redención, 15.VAAn 38.2

    Lucifer ganó la simpatía de algunos de sus compañeros sugiriéndoles pensamientos de crítica hacia el gobierno de Dios. Esa mala semilla fue esparcida de una manera sumamente seductora; y después de que brotó y se arraigó en la mente de muchos, recogió las ideas que él mismo había sembrado primero en la mente de otros, y las presentó ante las cortes más excelsas de ángeles como los pensamientos de otras mentes contra el gobierno de Dios.—Comentario Bíblico Adventista 4:1165.VAAn 38.3

    Al principio Lucifer había encauzado sus tentaciones de tal manera que él mismo no se comprometía. A los ángeles a quienes no pudo atraer completamente a su lado los acusó de ser indiferentes a los intereses de los seres celestiales. Acusó a los ángeles leales de estar haciendo precisamente la misma labor que él hacía. Su política era confundirlos con argumentos sutiles acerca de los designios de Dios. Cubría de misterio todo lo sencillo, y por medio de astuta perversión ponía en duda las declaraciones más claras de Jehová. Y su elevada posición, tan íntimamente relacionada con el gobierno divino, daba mayor fuerza a sus pretensiones.—Historia de los Patriarcas y Profetas, 21-22.VAAn 38.4

    El primer intento por derribar la ley de Dios, hecho entre los inmaculados habitantes del cielo, pareció por algún tiempo coronado de éxito. Un inmenso número de ángeles fue seducido.—Historia de los Patriarcas y Profetas, 342.VAAn 39.1

    El gobierno de Dios no sólo incluía a los habitantes del cielo sino también a los de todos los mundos creados. Satanás pensó que si él podía arrastrar a las inteligencias celestiales en su rebelión, también podía hacerlo con los seres de otros mundos.—The Review and Herald, 9 de marzo de 1886.VAAn 39.2

    En un aspecto, y por algún tiempo, Satanás sacó ventaja sobre los ángeles del cielo y aún sobre Dios mismo. Mientras él podía usar del fraude y la sofistería para cumplir sus objetivos, Dios no habría de usarlos... Lucifer se enmascaró en un manto de falsedad, y por un tiempo fue imposible quitarle la máscara para que se viera la deformidad escondida de su carácter. Fue necesario esperar que él revelara sus propias obras malvadas, astutas y crueles.—The Spirit of Prophecy 4:319.VAAn 39.3

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents