Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Testimonios Selectos Tomo 2

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Capítulo 48—La segunda resurrección

    Entonces Jesús salió de la ciudad con la comitiva de santos ángeles y de los redimidos santos. Los ángeles rodearon a su Jefe y le escoltaron durante el camino, seguidos de los santos. Después; con terrible y pavorosa majestad, Jesús llamó a los muertos malvados que resucitaron con los mismos débiles y enfermizos cuerpos con que habían bajado al sepulcro. ¡Qué espectáculo! ¡Qué escena! En la primera resurrección todos surgieron con inmortal florescencia; pero en la segunda estaban visibles en todos los estigmas de la maldición. Juntos resucitaron los reyes y magnates de la tierra, los bajos y ruines, los eruditos y los ignorantes. Todos contemplaban al Hijo del hombre; y los mismos que le despreciaron y escarnecieron; los que le pusieron la corona de espinas en su sagrada frente; los que le hirieron con la caña, le contemplaban en toda su regia majestad. Los que le escupieron al rostro en la hora de su prueba, rehuían su penetrante mirada y la refulgencia de su semblante. Quienes le traspasaron manos y pies con los clavos, miraban los estigmas de la crucifixión. Quienes alancearon su costado contemplaban en su cuerpo la señal de sus crueldades. Y conocían que era el mismo a quien habían crucificado y escarnecido en su expirante agonía. Y exhalaron un prolongado gemido de angustia al huir para esconderse de la presencia del Rey de reyes y Señor de señores.2TS 243.1

    Todos intentan ocultarse en las rocas y escudarse de la terrible gloria de Aquel a quien en otro tiempo despreciaron. Y abrumados y afligidos por la majestad y excelsa gloria de Jesús, levantan unánimemente las voces, y exclaman con terrible claridad: “¡Bendito el que viene en el nombre del Señor!” 1Mateo 21:9.2TS 243.2

    Entonces Jesús y los santos ángeles, acompañados de los santos, regresan a la ciudad, y los amargos lamentos y lastimeros gemidos de los condenados llenan el aire. Vi que Satanás reanudaba a la sazón su obra. Recorrió las filas de sus vasallos fortaleciendo a los débiles y flacos, diciéndoles que él y sus ángeles eran poderosos. Señaló los incontables millones que habían resucitado, entre quienes estaban esforzados guerreros y reyes muy expertos en la guerra y conquistadores de reinos. También se veían poderosos gigantes y capitanes valerosos que nunca perdieron batalla alguna.2TS 244.1

    Allí estaba el soberbio y ambicioso Napoleón cuya presencia había estremecido a los reinos. Estaban también hombres de elevada estatura y dignificado porte que murieron en batalla mientras andaban sedientos de conquistas. Al salir del sepulcro reasumían el curso de sus pensamientos que interrumpiera la muerte. Conservaban el mismo afán de conquista que los regía al caer en el campo de batalla. Satanás consultó con sus ángeles y después con aquellos reyes, conquistadores y hombres poderosos. En seguida se encaró con el nutrido ejército, diciendo que los de la ciudad eran pocos y débiles, por lo que podían ir contra ella y tomarla, arrojar a sus habitantes y adueñarse de sus riquezas y glorias.2TS 244.2

    Logró Satanás engañarlos e inmediatamente se dispusieron para la batalla. Había en aquel numeroso ejército muchos hombres ingeniosos que construyeron toda especie de pertrechos de guerra. Hecho esto, se pusieron en marcha acaudillados por Satanás seguido de inmediato por los reyes y guerreros, y más atrás la multitud organizada en compañías al mando de un capitán. Marchaban en completo orden por la resquebrajada superficie de la tierra en dirección a la santa ciudad. Cerró Jesús las puertas y el ejército enemigo se asentó en orden de batalla asediando la ciudad en espera de un tremendo conflicto. Jesús, la hueste angélica y los santos cuya cabeza ceñían las brillantes coronas, subieron a lo alto de los muros de la ciudad. Jesús habló majestuosamente diciendo: “Mirad, pecadores, la recompensa de los justos. Y mirad, mis redimidos, la recompensa de los malvados.”2TS 244.3

    La vasta multitud contempló a los gloriosos redimidos sobre las murallas de la ciudad, y decayó su valor al ver la refulgencia de las brillantes coronas de ellos y sus rostros radiantes de gloria que reflejaban la imagen de Jesús, y la insuperable gloria y majestad del Rey de reyes y Señor de señores. Invadióles el sentimiento del tesoro y de la gloria que habían perdido, y se convencieron de que la muerte es la paga del pecado. Vieron a la santa y dichosa compañía a que menospreciaran, revestida de gloria, honor, inmortalidad y eterna vida mientras que ellos estaban fuera de la ciudad entre todo lo más ruin y abominable de la tierra.2TS 245.1

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents