Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Testimonios Selectos Tomo 2

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Capítulo 34—Alianza entre la iglesia y el mundo

    Pero Satanás no estaba satisfecho. Sólo tenía poder sobre el cuerpo, y no podía lograr que los fieles renunciasen a su fe y esperanza, porque aun en la muerte triunfaban con la brillante esperanza de inmortalidad a la resurrección de los justos. La energía de estos cristianos era sobrehumana. Sin dormirse ni por un momento, mantenían ceñida la armadura de Cristo, dispuestos a contender no sólo con enemigos espirituales, sino con Satanás en forma de hombres cuyo constante grito era: “Renunciad a vuestra fe o morid.” Estos pocos cristianos eran firmes en Dios y más valiosos a sus ojos que la mitad de un mundo que llevaba el nombre de Cristo y era cobarde en su causa. Aunque la iglesia era perseguida, sus miembros permanecían unidos en amor, y seguían firmes en Dios. A los pecadores no se les permitía unirse con la iglesia. Únicamente podían ser discípulos de Cristo quienes estuviesen dispuestos a abandonarlo todo por él, y quisiesen ser pobres, humildes y en todo semejantes al divino Maestro.2TS 192.1

    Después de esto vi que Satanás consultaba con sus ángeles para considerar cuánto habían ganado. Era cierto que por medio del temor a la muerte habían logrado que algunas almas tímidas no abrazaran la verdad; pero muchos, que aunque tímidos la abrazaron, vieron al punto desvanecidos sus temores. Al presenciar la muerte de sus hermanos y contemplar su firmeza y paciencia, comprendieron que Dios y los ángeles les ayudaban a soportar tantos sufrimientos. Así se volvían valerosos y resueltos; y cuando les tocaba la vez de dar la vida, mantenían su fe con tal paciencia y firmeza que aun a sus propios verdugos hacían temblar.2TS 192.2

    Satanás y sus ángeles decidieron que había otro medio aun más eficaz para que las almas se perdieran, y que daría mejores resultados. Aunque a los cristianos se les infligían sufrimientos, su firmeza y la brillante esperanza que los animaba fortalecían al débil y le habilitaban para arrostrar impávido el tormento y la hoguera. Imitaban el noble proceder de Cristo ante sus verdugos, y por su constancia y la gloria de Dios que los circuía, convencían a muchos otros de la verdad.2TS 193.1

    Por lo tanto, resolvió Satanás valerse de un procedimiento más suave. Ya había corrompido las doctrinas de la Biblia, e iban arraigándose profundamente las tradiciones que habían de perder a millones de personas. Refrenando su odio, resolvió no excitar a sus vasallos a tan acerba persecución, sino inducir a la iglesia a que disputara sobre varias tradiciones, en vez de la fe entregada una vez a los santos. En cuanto logró Satanás que la iglesia recibiese favores y honores del mundo bajo pretexto de recibir beneficios, principió a perder la iglesia el favor de Dios, y fuése debilitando en poder porque rehuía declarar las austeras verdades que excluyen los gustos, placeres y aficiones mundanales.2TS 193.2

    La iglesia no es ahora el apartado y peculiar pueblo que era cuando los fuegos de la persecución estaban encendidos contra ella. ¡Cuán empañado está el oro! ¡Cuán transmutado el oro finísimo! Si la iglesia hubiese conservado siempre su peculiar y santo carácter, todavía permanecería en ella el poder del Espíritu Santo que recibieron los discípulos. Sanarían los enfermos, los demonios serían reprobados y echados, y sería la iglesia potente, y el terror de sus enemigos.2TS 193.3

    Vi una numerosa compañía que profesaba el nombre de Cristo, pero Dios no la reconocía por suya. No se complacía en ella. Satanás asumía carácter religioso y estaba dispuesto a que la gente se creyese cristiana; y hasta estaba también ansioso de que creyeran en Jesús, en su crucifixión y resurrección. Aun Satanás y sus ángeles creen todo esto y tiemblan. Pero si la fe del cristiano no le mueve a buenas obras ni induce a quienes la profesan a imitar la abnegación de Cristo, no se conturba Satanás, porque como entonces los cristianos lo son sólo de nombre y sus corazones continúan siendo carnales, él puede emplearlos en su servicio mucho mejor que si no profesaran ser cristianos. Ocultando su deformidad bajo el nombre de cristianos pasan por la vida con profanos temperamentos y sus indómitas pasiones. Esto da motivo a que los incrédulos achaquen a Cristo las imperfecciones de los llamados cristianos, y desacrediten a los de pura e inmaculada religión.2TS 193.4

    Los ministros ajustan sus sermones al gusto de los cristianos mundanos. No se atreven a predicar a Jesús y las penetrantes verdades de la Biblia, porque si lo hiciesen, estos cristianos mundanos no quedarían en las iglesias. Sin embargo, como la mayor parte de ellos son gente rica, los ministros procuran retenerlos, aunque no sean más merecedores de estar en la iglesia que Satanás y sus ángeles. Esto es precisamente lo que Satanás quería. Acomodó la religión de Jesús de suerte que pareciera popular y honrosa a los ojos de los mundanos, enseñándosele a la gente que el mundo honraría a los que profesaran la religión. Pero estas enseñanzas difieren notablemente de las de Cristo. Su doctrina y la mundanalidad no pueden convivir en paz. Quienes siguen a Cristo han de renunciar al mundo. La lenidad proviene de Satanás y sus ángeles, quienes trazaron el plan que siguen los cristianos nominales. Se relataron bonitas fábulas que las gentes creyeron fácilmente, y se agregaron a la iglesia hipócritas y descarados pecadores. Si la verdad hubiese sido predicada en toda su pureza, pronto desertara de la iglesia esta clase de gente. Pero no hubo diferencia entre los que profesaban seguir a Cristo y los mundanos.2TS 194.1

    Dios tenía un sagrado e importante mensaje para la iglesia. En caso de haberlo recibido, ésta se habría reformado completamente, renaciendo el viviente testimonio que la purgara de hipócritas y pecadores, volviéndola de nuevo al favor de Dios.2TS 195.1

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents