Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Testimonios Selectos Tomo 2

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Capítulo 31—El misterio de iniquidad

    Siempre ha sido el proyecto de Satanás desviar la mente de la gente de Jesús y volverla a los hombres, desvaneciendo la idea de responsabilidad individual. Fracasó Satanás en su proyecto cuando tentó al Hijo de Dios; pero tuvo más éxito en su esfuerzo con los caídos hombres. Corrompióse el cristianismo. Papas y sacerdotes se arrogaron elevadas posiciones y enseñaron a la gente que a ellos debía acudir para obtener el perdón de sus pecados en vez de dirigirse directamente a Cristo.2TS 178.1

    La gente quedó del todo engañada. Se le dijo que el papa y los sacerdotes eran los representantes de Cristo, cuando en verdad lo eran de Satanás, y a Satanás adoraban cuantos ante ellos se rendían. La gente pedía la Biblia; pero el clero creyó peligroso que la leyeran los fieles por sí mismos, por temor de que se ilustrasen y descubriesen los pecados de sus instructores. De modo que se enseñó a la gente a recibir las palabras de estos engañadores maestros como si salieran de labios de Dios. Se arrogaban sobre la mente un poder que sólo pertenece a Dios.2TS 178.2

    Fué odiada la Biblia, y se hicieron esfuerzos para raerla de la tierra. Quedó prohibida su lectura bajo pena de muerte, y se quemaban cuantos ejemplares se descubrían. Pero Dios tuvo cuidado especial de su Palabra, y la protegió. En diferentes períodos sólo quedaron unos cuantos ejemplares de la Biblia, pero no consintió Dios que se perdiese su Palabra, porque más tarde, en estos últimos días, se había de difundir de tal manera que toda familia pudiese poseerla.2TS 178.3

    Vi que cuando había pocos ejemplares de la Biblia, hallaban en ella inestimable tesoro y profundo consuelo los perseguidos discípulos de Jesús. La leían secretamente, y quienes disfrutaban de este excelso beneficio sentían que habían conversado con Dios, con su Hijo Jesús y con sus discípulos. Pero este bendito privilegio les costó a muchos la vida. Si los descubrían, los mandaban al tajo del verdugo, a la hoguera o a lóbregas mazmorras donde los dejaban morir de hambre.2TS 178.4

    No podía Satanás impedir el plan de salvación. Jesús fué crucificado y resucitó al tercer día. Pero Satanás les dijo a sus ángeles que se aprovecharía en favor suyo de la crucifixión y resurrección. Estaba conforme con que los que profesaban la fe de Jesús diesen por invalidadas después de la muerte de Cristo las leyes que regulaban los sacrificios y ofrendas judaicos, con tal que, yendo más lejos, creyesen que también la ley de los diez mandamientos había cesado.2TS 179.1

    Muchos cedieron fácilmente a este engaño de Satanás. El cielo entero se indignó al ver pisoteada la sacrosanta ley de Dios. Jesús y las huestes celestiales conocían la índole de la ley de Dios, y sabían que no era posible alterarla ni abrogarla. La miserable situación del hombre después de la caída había causado en el cielo profundísima tristeza, moviendo a Jesús a ofrecerse para morir por los transgresores de la santa ley de Dios. En caso de haberse podido abrogar la ley, el hombre se hubiese salvado sin necesidad de la muerte de Jesús. Por lo tanto, su muerte no destruyó la ley de su Padre, sino que la magnificó y honró, obligando a todos a la obediencia de sus santos preceptos.2TS 179.2

    Si la iglesia hubiese permanecido pura y firme, no habría podido Satanás engañarla ni inducirla a que pisotease la ley de Dios. En este descarado plan, Satanás embiste directamente contra las bases del gobierno de Dios en el cielo y en la tierra. Por su rebelión fué expulsado del cielo, y después quiso salvarse pretendiendo que Dios alterase su ley; pero ante la hueste del cielo se le manifestó que la ley de Dios era inalterable. Sabe Satanás que induciendo a otros a quebrantar la ley de Dios los gana para su causa, porque todo transgresor de la ley debe morir.2TS 179.3

    Resolvió Satanás ir todavía más lejos. Les dijo a sus ángeles que algunos serían tan celosos de la ley de Dios que no se dejarían prender en esa trampa, pues los diez mandamientos eran tan explícitos, que muchos creerían que seguían válidos, y por lo tanto le era preciso corromper tan sólo uno de los mandamientos. Así que indujo a sus representantes en la tierra a intentar cambiar el cuarto, o sea el mandamiento del día de reposo, y alterar así el único de los diez que expone el concepto del verdadero Dios, el Creador de cielos y tierra. Satanás puso ante la mente de sus representantes la gloriosa resurrección de Jesús, diciéndoles que por haber resucitado el primer día de la semana, el Salvador había trasladado el descanso del séptimo al primer día de la semana.2TS 180.1

    Así se valió Satanás de la resurrección en provecho de sus propósitos, y él y sus ángeles se congratularon de que los errores por ellos preparados cundiesen tan favorablemente entre quienes se llamaban amigos de Cristo. Lo que unos repugnaban con religioso horror, lo admitían otros, y así fueron celosamente admitidos y defendidos diversos errores. La voluntad de Dios, tan claramente revelada en su Palabra, fué encubierta con errores y tradiciones que eran enseñados como mandamientos de Dios. Aunque este engaño que desafía al Cielo se consentirá hasta la segunda venida de Jesús, no ha quedado Dios sin testigos durante todo este tiempo de error y engaño. En medio de las tinieblas y persecuciones contra la iglesia, siempre hubo cristianos que guardaron fielmente todos los mandamientos de Dios.2TS 180.2

    La hueste angélica llenóse de asombro al contemplar la pasión y muerte del Rey de gloria; pero no le sorprendió que el Señor de la vida y de la gloria, el que henchía los cielos de gozo y esplendor, quebrantase los lazos de la muerte y surgiese de la tumba como triunfante vencedor. Por lo tanto, si alguno de estos sucesos hubiese de conmemorarse por un día de descanso, habría de ser el de la crucifixión. Pero yo vi que ninguno de estos acontecimientos estaba destinado a mudar o revocar la ley de Dios, sino que por el contrario corroboraban su carácter inmutable.2TS 181.1

    Ambos importantes sucesos tienen su peculiar conmemoración. Al participar del pan y del vino en la Santa Cena, recordamos la muerte del Señor hasta que él venga. Así se renuevan en nuestra memoria las escenas de su pasión y muerte. Conmemoramos la resurrección de Cristo al sepultarnos con él en el bautismo y levantarnos de la líquida tumba para vivir en novedad de vida a semejanza de su resurrección.2TS 181.2

    Se me mostró que la ley de Dios permanecería inalterable por siempre y regiría en la nueva tierra por toda la eternidad. Cuando en la creación se echaron los cimientos de la tierra, los hijos de Dios contemplaron admirados la obra del Creador y la hueste celestial prorrumpió en exclamaciones de júbilo. Entonces se echaron también los cimientos del sábado. Después de los seis días de la creación, Dios descansó el séptimo de toda la obra que había hecho, y lo bendijo y santificó, porque en dicho día había descansado de toda su obra. El sábado fué instituído en el Edén antes de la caída, y lo observaron Adán y Eva y toda la hueste celestial. Dios descansó en el séptimo día, lo bendijo y lo santificó, y nunca será abolido, sino que los santos redimidos y toda la hueste angélica lo observarán eternamente en honra del gran Creador.2TS 181.3

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents