Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Testimonios Selectos Tomo 2

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Capítulo 29—Martirio de Pablo y Pedro

    Durante muchos años trabajaron muy lejos uno del otro los apóstoles Pablo y Pedro. La labor de Pablo era llevar el evangelio a los gentiles, mientras que Pedro trabajaba especialmente para los judíos. Pero la providencia de Dios permitió que Pedro acabase su ministerio en Roma, donde el emperador Nerón le mandó prender por los días en que fué preso Pablo. Así los dos veteranos apóstoles, durante tantos años separados, iban a dar su postrer testimonio de Cristo en la metrópoli del mundo, y derramar allí su sangre como semilla de una copiosa cosecha de santos y mártires.2TS 170.1

    Desde su arrepentimiento por haber negado a Cristo, Pedro arrostró inflexiblemente el peligro, demostrando noble valentía en predicar a un crucificado, resucitado y ascendido Salvador. Mientras yacía en el calabozo, recordaba lo que Cristo le dijera: “De cierto, de cierto te digo: Cuando eras más mozo, te ceñías, e ibas donde querías; mas cuando ya fueres viejo, extenderás tus manos, y te ceñirá otro, y te llevará adonde no quieras.” 1Juan 21:18. De este modo dió a entender Jesús a Pedro de qué genero de muerte había de morir, y profetizó la extensión de sus manos sobre la cruz.2TS 170.2

    A Pedro, por ser judío y extranjero, lo condenaron a recibir azotes y a ser crucificado después. En la perspectiva de esta espantosa muerte, el apóstol recordó su gravísimo pecado de negar a Jesús en la hora de su prueba. Tanto como un tiempo le había repugnado la cruz, tenía ahora por gozo dar su vida por el evangelio, sintiendo tan sólo que fuese demasiada honra para él morir como había muerto el Señor a quien negara. Pedro se había arrepentido sinceramente de su pecado, y Cristo lo perdonó, según lo comprueba el altísimo encargo que le confió de apacentar a las ovejas y corderos del rebaño. Pero Pedro no podía perdonarse a sí mismo. Ni aun el pensamiento de las agonías de la muerte que le aguardaba era capaz de mitigar la amargura de su aflicción y arrepentimiento. Como último favor suplicó a sus verdugos que lo crucificaran cabeza abajo. La súplica fué otorgada, y de esta manera murió el gran apóstol Pedro.2TS 170.3

    Durante la vista del proceso final de Pablo ante Nerón, quedó este emperador vivamente conmovido por la lógica argumentación del procesado, de suerte que sin absolverlo ni condenarlo difirió el fallo. Pero no tardó en renacer la malicia del emperador contra Pablo. Exasperado por su impotencia para atajar los progresos de la religión cristiana ni aun en su misma corte, determinó condenar a muerte al apóstol en cuanto se deparase oportuna ocasión. No tardó Nerón en pronunciar la sentencia condenando a Pablo al martirio; pero como era ciudadano romano, no se le podía atormentar y así se le condenó a decapitación.2TS 171.1

    Fué conducido Pablo secretamente al lugar del suplicio. A pocos se les permitió presenciar la ejecución, porque alarmados los enemigos por la poderosa influencia de Pablo, temieron que el espectáculo de su muerte ganara más conversos al cristianismo. Pero los desalmados soldados que le escoltaban, escucharon sus últimas palabras, asombrándose de ver la placidez y aun el gozo de la víctima en presencia de la muerte. Para algunos de los circunstantes fué sabor de vida para vida el contemplar su martirio, su espíritu de perdón para con los verdugos y su inquebrantable confianza en Cristo hasta el último momento. Varios de ellos aceptaron al Salvador predicado por Pablo, y no tardaron en sellar impávidamente su fe con su sangre.2TS 171.2

    Pablo llevaba consigo el ambiente del cielo. Todos cuantos le trataban sentían la influencia de su unión con Cristo. Daba mayor valía a su predicación la circunstancia de que sus obras estaban de acuerdo con sus palabras. En esto consiste el poder de la verdad. La sencilla e ingenua influencia de una conducta ejemplar es el más convincente sermón que puede predicarse en favor del cristianismo. Puede ser que los argumentos, por irrebatibles que sean, no provoquen más que oposición; pero un piadoso ejemplo entraña irresistible fuerza.2TS 172.1

    Olvidóse el apóstol de sus inminentes sufrimientos para atender solícitamente a los que iba a dejar expuestos al prejuicio, odio y persecución de sus enemigos. Los pocos cristianos que le acompañaron al lugar de la ejecución, recibieron de él aliento y estímulo para que se fortaleciesen y animasen recordando la promesa dada a los que padecen persecución por la justicia. Les aseguró que nada dejaría de cumplirse de cuanto el Señor había dicho respecto de sus atribulados y fieles hijos. Añadió que, por corto tiempo, podrían verse apesadumbrados por múltiples tentaciones y despojados de las comodidades terrenas; pero que confortaran su corazón con la seguridad de que Dios sería fiel, y así dijeran: “Yo sé a quién he creído, y estoy cierto que es poderoso para guardar mi depósito para aquel día.” 22 Timoteo 1:12. Pronto acabaría la noche de prueba y sufrimiento, y alborearía la alegre mañana del día de perfecta paz.2TS 172.2

    El apóstol contemplaba el gran más allá, no con temor e incertidumbre, sino con gozosa esperanza y anhelosa expectación. Al llegar al paraje del suplicio no vió la espada del verdugo ni la tierra que iba a absorber su sangre, sino que a través del sereno cielo de aquel día estival miraba el trono del Eterno.2TS 172.3

    Redimido Pablo por el sacrificio de Cristo, lavado de pecado en su sangre y revestido de su justicia, tenía en sí mismo el testimonio de que su alma era preciosa a la vista de su Redentor. Estaba su vida oculta con Cristo en Dios, y tenía el convencimiento de que Quien venció a la muerte es poderoso para guardar cuanto se le confíe. La mente de Pablo recordaba la promesa del Salvador: “Yo le resucitaré en el día postrero.” 3Juan 6:40. Sus pensamientos y esperanzas estaban concentrados en la segunda venida de su Señor. Y al caer la espada del verdugo, y agolparse sobre el mártir las sombras de la muerte, se lanzó hacia adelante su último pensamiento como lo hará el primero que de él brote en el momento de la gran resurrección de los justos, cuando vaya al encuentro del Autor de la vida que le acogerá en el gozo de los bienaventurados.2TS 173.1

    Casi veinte siglos han transcurrido desde que el anciano Pablo derramó su sangre en testimonio de la palabra de Dios y la fe de Jesucristo. Ninguna mano fiel registró para las generaciones futuras las últimas escenas de la vida de este santo apóstol; pero la Inspiración nos ha reservado su postrer testimonio. Como resonante trompeta, su voz ha vibrado desde entonces a través de los siglos, enardeciendo con su propio valor a millares de testigos de Cristo y despertando en millares de afligidos corazones el eco de su triunfante gozo: “Porque yo ya estoy para ser ofrecido, y el tiempo de mi partida está cercano. He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe. Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida.” 42 Timoteo 4:6-8.2TS 173.2

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents