Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Mensajes Selectos Tomo 2

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Exhortación a la igualdad

    Debería haber más igualdad entre nosotros. Hay demasiada búsqueda ansiosa de recompensa. Se realizan estimaciones egoístas del trabajo hecho. Que ninguna persona reciba un sueldo elevado porque supone que ella se adapta especialmente para realizar cierto trabajo, colocando así la obra que hace para Dios y para el adelantamiento de su causa sobre una base mercenaria. Al que se le da mucho se le pedirá mucho. Quienes argumentan que deberían recibir salarios elevados a causa de sus habilidades y de sus dones particulares, deberían preguntarse a sí mismos: “¿De quién son los talentos con los que estoy negociando? ¿He utilizado esos talentos para proporcionar la mayor gloria a Dios? ¿He duplicado los talentos que me han sido prestados?” El uso consagrado de esos talentos proporcionaría beneficios a la causa de Dios. Todos nuestros talentos pertenecen a Dios, y algún día habrá que devolverle el capital y los intereses.2MS 209.1

    Si los que se han relacionado con la obra de Dios durante muchos años estudiaran cuidadosamente cuánto perjuicio han causado a la viña del Señor mediante acciones imprudentes, por apartarse de los principios correctos y por distraer recursos de la causa de Dios al utilizar su influencia para conducir a otros por caminos torcidos, en vez de codiciar sueldos más elevados se humillarían delante de Dios con un arrepentimiento del que no es necesario arrepentirse. Que se formulen esta pregunta: “‘¿Cuánto debes a mi amo?’. Lucas 16:5. ¿Qué cuenta rendiré por el talento mal utilizado, y por seguir mis pensamientos no santificados? ¿Qué puedo hacer para borrar los resultados de mis acciones imprudentes que han limitado tanto los recursos de la causa?” Si cada persona hubiera desempeñado fielmente su posición de confianza, hoy no habría escasez de recursos en la tesorería del Señor.2MS 210.1

    Nuestra relación con la obra de Dios no debe considerarse desde el punto de vista mercenario: según la estimación del hombre, tanto trabajo hecho, tanto pago recibido. Cometen un gran error los que suponen que sus servicios son inapreciables. Si se comprendiera que Dios es fiel a su Palabra, habría un gran cambio en la valoración del trabajo hecho para el Maestro.2MS 210.2

    Hay muchas cosas que deberían corregir en ellas mismas aquellas personas que codician tanto. Alentar deseos egoístas de recompensa constituye una actitud inadecuada. Este anhelo de sueldos elevados ha expulsado el amor de Dios de muchos corazones. El orgullo por la posición que se ocupa constituye un mal profundamente arraigado que ha arruinado a miles de personas. Sí, decenas de miles de seres humanos que buscaban ambiciosamente la distinción y la ostentación, se han perdido porque perdieron de vista los principios. Se valoraron y se compararon unos con otros. Su intensa ambición por recibir crédito y recompensa ha producido una disminución en su espiritualidad. Esta es una lección que todos deberíamos estudiar cuidadosamente para ser amonestados contra la codicia y la avaricia, contra el orgullo que destruye el amor a Dios y corroe el alma.2MS 210.3

    Cuando una persona empleada en la obra de Dios rehúsa trabajar por el sueldo que recibe, cuando rehúsa una suma razonable por sus servicios, puede ser que reciba lo que pide, pero con frecuencia será a costa de la pérdida de la gracia de Dios de su corazón, lo cual tiene más valor que el oro, la plata y las piedras preciosas (Manuscrito 164, 1899).2MS 211.1

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents