Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Mensajes Selectos Tomo 2

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Los sueldos de los obreros institucionales

    La obra de publicaciones se ha establecido con sacrificio: se ha mantenido por la providencia especial de Dios. La iniciamos con gran pobreza. Teníamos apenas lo suficiente para comer y para vestirnos. Cuando escaseaban las papas y debíamos pagar un elevado precio por ellas, las reemplazábamos con nabos. Seis dólares por semana fue todo lo que recibimos durante los primeros años de nuestro trabajo. Teníamos una familia numerosa, pero ceñimos nuestros gastos a nuestras entradas. No podíamos comprar todo lo que deseábamos, y debíamos soportar nuestras necesidades. Pero estábamos decididos a que el mundo recibiera la luz de la verdad presente, de modo que entretejimos el espíritu, el alma y el cuerpo con el trabajo. Trabajábamos desde la mañana hasta la noche, sin descanso y sin el estímulo del sueldo... y Dios nos acompañaba. Cuando prosperó la obra de publicaciones, aumentaron los sueldos al nivel debido.2MS 218.2

    Una escala de sueldo equitativa

    Mientras estaba en Suiza, me informaron desde Battle Creek que habían ideado un plan según el cual ningún obrero de la oficina debería recibir más de doce dólares por semana. Dije en esa ocasión que eso no resultaría, porque algunos necesitarían recibir un sueldo más elevado. Pero a ninguno relacionado con la oficina debería dársele el doble de esa cantidad, porque si unas pocas personas insumen tantos recursos de la tesorería, no es posible hacer justicia a todos. Los sueldos elevados proporcionados a unos pocos constituyen el plan del mundo, mientras reciben menos otros obreros igualmente meritorios. Esto no es actuar con justicia.2MS 219.1

    El Señor tendrá a hombres que le amen y le teman relacionados con cada escuela, imprenta, sanatorio y casa editora. Sus sueldos no deberían fijarse siguiendo las normas mundanas. Debería ejercerse, hasta donde sea posible, un juicio excepcional para mantener, no una aristocracia, sino una igualdad, lo cual constituye la ley del cielo. “Todos vosotros sois hermanos”. Mateo 23:8. Unos pocos obreros no deberían pedir sueldos elevados, y esos sueldos no deberían ofrecerse como un incentivo para asegurarse el servicio de hombres de habilidad y talento. Tal cosa sería actuar de acuerdo con los principios mundanales. El aumento de los sueldos lleva aparejado un aumento correspondiente de egoísmo, orgullo, ostentación, y un lujo innecesario que no tiene la gente que hace lo más que puede por pagar sus diezmos y entregar sus ofrendas a Dios. La pobreza se ve a su alrededor. El Señor ama a unos tanto como a otros, con la excepción de que las almas abnegadas, humildes y contritas que aman a Dios y se esfuerzan por servirle, son mantenidas siempre más cerca del gran corazón del Amor Infinito que los hombres que se sienten en libertad de poseer todas las cosas buenas de esta vida.2MS 219.2

    No debe imitarse la norma del mundo

    He recibido muchos mensajes que insisten en que no debemos copiar la norma del mundo. No debemos ceder a nuestra tendencia a codiciar todo lo que podemos obtener, a gastar nuestros recursos en vestidos y lujos de la vida tal como hacen los mundanos. Nos nos hace ni un ápice más felices el vivir para agradarnos a nosotros mismos. El gasto innecesario de dinero está privando de recursos a la tesorería del Señor, y alguien tiene que sufrir la deficiencia. Los medios requeridos para edificar el reino de Cristo en este mundo están muy limitados debido a que los hombres roban a Dios en los diezmos y en las ofrendas.2MS 220.1

    Que no prevalezca ni por un momento la idea de que el poder que una persona tiene para imponer sueldos elevados constituye una medida de su valor como obrero ante la vista de Dios. El mundo considera el valor de un hombre mediante esta fórmula: “¿Cuál es el monto de sus bienes y propiedades?” Pero los libros del cielo registran su valor en proporción al bien que ha realizado con los recursos a él confiados. El hombre demostrará lo que realmente vale cuando, en el temor y el amor de Dios, utilice sus talentos enteramente santificados para promover la gloria de Dios. Únicamente cuando se recompense a cada hombre en el momento cuando su obra sea estimada en el juicio, se sabrá cuánto ha enviado de antemano al cielo.2MS 220.2

    Durante años he hablado en contra de la magra suma pagada a algunos de nuestros ministros. Investigad, buscad en los libros, y encontraréis que algunos de nuestros ministros han sido tratados injustamente. La comisión de auditores necesita comprender su deber y tener la mente de Cristo. En esta comisión hay algunos hombres de mente estrecha, hombres que no tienen una verdadera idea de la abnegación y del sacrificio personal requeridos de los ministros de Dios. No tienen el concepto debido de lo que significa dejar el hogar, la esposa y los hijos para convertirse en misioneros de Dios y trabajar por las almas con el fervor de quienes saben que han de rendir cuentas. Un verdadero ministro de Dios convertirá toda su vida en un sacrificio.2MS 220.3

    La advertencia dada en Salamanca

    Mientras estaba en Salamanca, Nueva York, en noviembre de 1890, se me presentaron muchas cosas. Se me mostró que se estaba introduciendo en la obra un espíritu que Dios no aprueba. Mientras algunos aceptan sueldos elevados, hay otros que han trabajado fielmente durante años en su puesto y que sin embargo reciben mucho menos. Se me ha mostrado repetidamente que no debe alterarse el orden de Dios ni extinguirse el espíritu misionero...2MS 221.1

    Sé que hay quienes practican mucha abnegación para pagar sus diezmos y dar sus ofrendas a la causa de Dios. Aquellos que están a la cabeza de la obra deberían tener una conducta que les permita decir sin sonrojarse: “Venid, actuemos conjuntamente en esta obra que se comenzó con sacrificio, y que es sostenida por una continua abnegación”. El pueblo no debería superar a los que están al frente de nuestra obra en lo que se refiere a la abnegación, a la práctica de la economía y a la negación de sus necesidades (Manuscrito 25a, 1891).2MS 221.2

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents