Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Mensajes Selectos Tomo 2

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Necesidad de comprender la doctrina

    La rebelión y la apostasía se encuentran en el aire mismo que respiramos. Nos afectarán a menos que, mediante la fe, hagamos depender de Cristo nuestras almas desvalidas. Si los seres humanos se dejan descarriar con tanta facilidad, ¿qué ocurrirá cuando Satanás personifique a Cristo y realice milagros? ¿Quiénes permanecerán incólumes frente a sus falsedades cuando profese ser Cristo, y sea únicamente Satanás que asume la apariencia de Cristo y que aparentemente realiza las obras de Cristo? ¿Qué impedirá que el pueblo de Dios preste obediencia a los falsos cristos? “No vayáis en pos de ellos”. Lucas 21:8.2MS 66.1

    Las doctrinas deben ser correctamente comprendidas. Los hombres que son aceptados para enseñar la verdad deben estar anclados; entonces su barco soportará la tormenta y la tempestad, porque el ancla los mantiene firmes. Los engaños aumentarán.—Carta 1, 1897.2MS 66.2

    Satanás está ahora más decididamente dedicado a jugar el juego de la vida por las almas que en cualquier tiempo pasado; y a menos que estemos constantemente en guardia, él pondrá en nuestros corazones el orgullo, el amor al yo, el amor al mundo y muchos otros rasgos malignos. También utilizará todo artificio posible para desarraigar nuestra fe enDios y en las verdades de su Palabra. Si no tenemos una profunda experiencia en las cosas de Dios, si no poseemos un conocimiento cabal de su Palabra, seremos engañados, para nuestra ruina, por los errores y los sofismas del enemigo. Las doctrinas falsas socavarán los fundamentos de muchos, porque no han aprendido a discernir la verdad del error. Nuestra única salvaguardia contra las supercherías de Satanás consiste en estudiar con diligencia las Escrituras, para comprender cabalmente las razones de nuestra fe, y realizar con fidelidad todo deber conocido. La complacencia de un solo pecado conocido producirá debilidad y oscuridad, y nos someterá a una tremenda tentación.—The Review and Herald, 19 de noviembre de 1908.2MS 66.3

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents