Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Mensajes Selectos Tomo 2

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Se repetirán las primeras manifestaciones de fanatismo

    [Una declaración leída por la Sra. E. G. de White ante los pastores reunidos en una sesión de la Asociación General celebrada el 17 de abril de 1901.]2MS 35.1

    He recibido instrucciones concernientes a las últimas experiencias de los hermanos de Indiana y a las enseñanzas que han dado a las iglesias. El enemigo ha estado obrando a través de estas prácticas y enseñanzas para descarriar a las almas.2MS 35.2

    Es errónea la enseñanza dada concerniente a lo que se llama la “carne santificada”. Todos pueden obtener ahora corazones santificados, pero es incorrecto pretender que en esta vida se puede tener carne santificada. El apóstol Pablo declara: “Yo sé que en mí, esto es, en mi carne, no mora el bien”. Romanos 7:18. A los que se han esforzado tanto por alcanzar por la fe la así llamada carne santificada, quiero decirles: No podéis obtenerla. Ninguno de vosotros posee ahora carne santificada. Ningún ser humano en la tierra tiene carne santificada. Es una imposibilidad.2MS 36.1

    Si los que hablan con tanta facilidad acerca de la perfección en la carne, pudiesen ver las cosas en su verdadera luz, rechazarían horrorizados sus ideas presuntuosas. Al exponer la falsedad de sus suposiciones concernientes a la carne santificada, el Señor procura impedir que los hombres y las mujeres atribuyan a sus palabras una significación que conduce a la contaminación del cuerpo, el alma y el espíritu. Permitid que esta doctrina avance un poco más, y llevará a la pretensión de que sus defensores no pueden pecar; puesto que tienen carne santificada, todas sus acciones son santas. ¡Qué puerta se abriría de este modo a la tentación!2MS 36.2

    Las Escrituras nos enseñan que debemos procurar santificar para Dios el cuerpo, el alma y el espíritu. En esta tarea debemos trabajar conjuntamente con Dios. Es posible hacer mucho para restaurar la imagen moral de Dios en el hombre, y para mejorar las capacidades físicas, mentales y morales. Pueden realizarse cambios notables en el organismo físico obedeciendo las leyes de Dios y no introduciendo en el cuerpo nada que lo contamine. Y si bien es cierto que no podemos reclamar la perfección de la carne, podemos tener la perfección cristiana del alma. Mediante el sacrificio que se hizo por nosotros, los pecados pueden ser perfectamente perdonados. No dependemos de lo que el hombre puede hacer, sino de lo que Dios puede hacer por el hombre mediante Cristo. Cuando nos entregamos enteramente a Dios, y creemos con plenitud, la sangre de Cristo nos limpia de todo pecado. La conciencia puede ser liberada de condenación. Mediante la fe en su sangre, todos pueden encontrar la perfección en Cristo Jesús. Gracias a Dios porque no estamos tratando con imposibilidades. Podemos pedir la santificación. Podemos disfrutar del favor de Dios. No debemos inquietarnos por lo que Cristo y Dios piensan de nosotros, sino que debe interesarnos lo que Dios piensa de Cristo, nuestro Sustituto. Somos aceptos en el Amado. Dios muestra a la persona arrepentida y creyente, que Cristo acepta la entrega del alma para moldearla según su propia semejanza.2MS 36.3

    En su vida terrena, Cristo pudo haber realizado revelaciones que eclipsasen y relegasen al olvido todos los descubrimientos humanos. Pudo haber abierto una puerta tras otra hacia las cosas misteriosas, y su resultado hubiese sido muchas revelaciones de las realidades eternas. Pudo haber pronunciado palabras que fuesen como llaves para revelar misterios que habrían cautivado las mentes de generaciones hasta el fin del tiempo. Pero Cristo no abrió las numerosas puertas frente a las cuales la curiosidad humana ha estado llamando para obtener entrada. No extiende delante de los hombres un banquete que sería perjudicial para sus intereses más elevados. Vino para plantar para el hombre, no el árbol del conocimiento, sino el árbol de la vida...2MS 37.1

    Se me ha encomendado que diga a las personas de Indiana que abogan por doctrinas extrañas, que están colocando un molde equivocado a la preciosa e importante obra de Dios. Manteneos dentro de los límites de la Biblia. Tomad las lecciones de Cristo y repetidlas una vez tras otra. Recordad que “la sabiduría que es de lo alto es primeramente pura, después pacífica, amable, benigna, llena de misericordia y de buenos frutos, sin incertidumbre ni hipocresía. Y el fruto de justicia se siembra en paz para aquellos que hacen la paz”. Santiago 3:17, 18.2MS 37.2

    Cuando los seres humanos reciban la carne santificada, no permanecerán en la tierra, sino que serán llevados al cielo. Si bien es cierto que el pecado es perdonado en esta vida, sus resultados no son ahora suprimidos por completo.2MS 38.1

    Es en ocasión de su venida cuando Cristo “transformará el cuerpo de la humillación nuestra, para que sea semejante al cuerpo de la gloria suya”. Filipenses 3:21...2MS 38.2

    Han surgido movimientos fanáticos una vez tras otra a lo largo del progreso de nuestra obra, y cuando se me ha presentado este asunto, he tenido que dar un mensaje similar al que estoy dando ahora a mis hermanos de Indiana. El Señor me ha indicado que este movimiento de Indiana es del mismo carácter que han tenido los movimientos en los años pasados. En vuestras reuniones religiosas ha habido contorsiones físicas similares a las que he presenciado en relación con aquellos movimientos del pasado.2MS 38.3

    En el período del chasco, después del cumplimiento del tiempo en 1844, surgieron diversas formas de fanatismo. Algunos sostenían que ya había ocurrido la resurrección de los muertos. Se me envió a dar un mensaje a aquellos que creían en esto, tal como ahora estoy dando un mensaje a vosotros. Declaraban que habían sido perfeccionados, y que su cuerpo, alma y espíritu eran santos. Realizaban demostraciones similares a las que hacéis vosotros, y confundían sus propias mentes y las mentes de otros con sus suposiciones maravillosas. Sin embargo esas personas eran nuestros hermanos amados, y anhelábamos ayudarlos. Fui a sus reuniones. Había mucha excitación, con ruidos y confusión. No era posible captar claramente lo que estaba ocurriendo. Algunos parecían estar en visión y caían al suelo. Otros saltaban, danzaban y gritaban. Declaraban que como tenían la carne purificada, estaban listos para la traslación. Repetían esto una vez tras otra. Di mi testimonio en el nombre del Señor, y presenté su reproche contra estas manifestaciones.2MS 38.4

    Algunos participantes de estos movimientos tomaron conciencia de lo que ocurría, y comprendieron su engaño. Algunos habían sido personas excelentes y honradas, pero pensaban que la carne santificada no podía pecar y así habían caído en la trampa de Satanás. Habían ido tan lejos con sus ideas extremistas, que se habían convertido en un baldón para la preciosa causa de Dios. Se arrepintieron profundamente, y algunos de ellos llegaron a figurar más tarde entre nuestros hombres y mujeres más dignos de confianza. Pero hubo otros que de ahí en adelante anduvieron en aflicción. No nos fue posible hacerles sentir que eran dignos de trabajar para el Maestro, cuya causa preciosa habían deshonrado tanto.2MS 39.1

    Como resultado de movimientos fanáticos tales como los que he descrito, personas que no tenían ninguna responsabilidad en ellos, han perdido la razón, en algunos casos. No pudieron armonizar las escenas de excitación y tumulto con su preciosa experiencia pasada; fueron presionados desmesuradamente para que aceptaran el mensaje de error; se les hizo creer que a menos que lo hicieran, se perderían; y como resultado de todo esto, su mente se desequilibró, y algunos llegaron a ser dementes. Estas cosas arrojan un baldón sobre la causa de la verdad y estorban la proclamación del mensaje final de misericordia para el mundo.2MS 39.2

    La algarabía no es evidencia de santificación

    La forma como se han celebrado las reuniones en Indiana, con ruido y confusión, no las recomienda a las mentes concienzudas e inteligentes. Estas demostraciones no contienen nada capaz de convencer al mundo de que poseemos la verdad. El ruido y el alboroto en sí mismos no constituyen ninguna evidencia en favor de la santificación, o del descenso del Espíritu Santo. Vuestras demostraciones extravagantes crean únicamente disgusto en las mentes de los no creyentes. Cuanto menos haya de esta clase de demostraciones, tanto mejor será para los participantes y para el pueblo en general.2MS 39.3

    El fanatismo, una vez que ha comenzado y se ha dejado sin control, es tan difícil de apagar como un fuego que se ha posesionado de un edificio. Los que han tenido una conducta extremista y han sustentado este fanatismo, habrían hecho muchísimo mejor en dedicarse a trabajos seculares, porque mediante su conducta inconsecuente están deshonrando al Señor y poniendo en peligro a su pueblo. Surgirán muchos movimientos semejantes en este tiempo cuando la obra del Señor debería estar en una condición elevada y pura, y no adulterada con supersticiones y fábulas. Debemos estar en guardia a fin de mantener una estrecha comunión con Cristo y para no ser engañados por las artimañas de Satanás.2MS 40.1

    El Señor quiere que sus servicios se caractericen por el orden y la disciplina, y no por la agitación y la confusión. No estamos ahora en condiciones de describir con exactitud las escenas que ocurrirán en nuestro mundo en el futuro, pero sí sabemos que éste es un tiempo cuando debemos velar y orar, porque el gran día del Señor está cercano. Satanás está reuniendo sus fuerzas. Necesitamos ser precavidos y permanecer serenos, y contemplar las verdades de la revelación. La agitación no favorece el crecimiento en la gracia que conduce a la verdadera pureza y santificación del espíritu.2MS 40.2

    Dios quiere que nos relacionemos con la verdad sagrada. Solamente esto convencerá a los contradictores. Hay que realizar un trabajo sereno y sensato para convencer a las almas de la condición en que se encuentran, para mostrarles cuál es la formación del carácter que deben efectuar si quieren erigir una hermosa estructura para el Señor. Las mentes que son despertadas al conocimiento de la verdad deben ser instruidas con paciencia para que comprendan correctamente y aprecien en forma debida las verdades de la Palabra.2MS 40.3

    Dios exhorta a su pueblo a que ande con sobriedad y con santa compatibilidad con los principios. Deberían tener mucho cuidado de no desfigurar ni deshonrar las santas doctrinas de la verdad mediante actuaciones extrañas, confusión y alboroto. Cuando ocurren estas manifestaciones, los no creyentes son llevados a pensar que los adventistas del séptimo día constituyen un conjunto de fanáticos. Así se crea una situación de prejuicio que impide que las almas reciban el mensaje para este tiempo. Cuando los creyentes proclaman la verdad como está ejemplificada en Jesús, manifiestan una calma santa y serena, y no una tormenta de confusión (General Conference Bulletin [Boletín de la Asociación General], abril 23 de 1901).2MS 41.1

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents