Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Testimonios para la Iglesia, Tomo 5

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    La obra de publicaciones

    Hay y siempre habrá mucha incertidumbre relacionada con la oficina de publicaciones de Battle Creek, Míchigan. Las instituciones que se han establecido allí son instrumentos de Dios para realizar su obra en la tierra. Por esta razón Satanás está en el lugar ejerciendo sus tácticas para confundir y turbar. Se allega con sus tentaciones a los hombres y mujeres que están conectados con estas instituciones, sea que estén en puestos de responsabilidad o haciendo el trabajo más humilde, y si es posible los entrampa de tal forma con sus artificios, que pierden su conexión con Dios, no razonan en forma juiciosa y se vuelven incapaces de discernir entre el bien y el mal. El sabe que ciertamente llegará el tiempo cuando se manifestará el espíritu que ha controlado la vida, y se complace en ver que las vidas de estas personas no dan testimonio de ser colaboradores con Cristo.5TPI 383.2

    Muchos de los que han alcanzado la edad y la estatura de la adultez son deficientes en los elementos que constituyen un carácter noble y viril, de modo que no se puede depender de ellos. Algunos están conectados con nuestras instituciones. Tienen influencia, pero es de carácter perjudicial, porque raras veces se ejerce al lado del bien. A la vez que profesan piedad, su ejemplo tiende constantemente a fomenta la impiedad. El escepticismo se va entretejiendo en sus pensamientos; lo expresan en palabras y usan sus facultades para pervertir la piedad, la verdad y la justicia. Sus mentes están controladas por Satanás, y él obra por su medio para desmoralizar y traer confusión. Mientras más agradables y atractivas sean sus maneras, más ricamente estén dotados de brillantes talentos, más efectivos serán como agentes en las manos del enemigo de toda justicia para desmoralizar a todos los que caigan bajo su influencia. Se encontrará que es una tarea dura e ingrata evitar que estas personas se conviertan en un poder dominante llevando a cabo sus propios propósitos y fomentando el desorden y las bajas pasiones.5TPI 384.1

    La juventud que se expone a su influencia nunca está segura, a menos que los que se encargan de su cuidado practiquen la mayor vigilancia y hayan establecido ellos mismos principios firmes. Pero es triste comprobar que en estos días muchos de los jóvenes ceden con facilidad a la influencia de Satanás y resisten el Espíritu de Dios; y en muchos casos los malos hábitos han quedado tan firmemente establecidos que aun el máximo esfuerzo realizado por los que ejercen vigilancia sobre ellos no lograría amoldar sus caracteres en la forma debida.5TPI 384.2

    Los que ocupan puestos de confianza en la casa publicadora, llevan pesadas responsabilidades, y no están capacitados para estar allí a menos que diariamente adquieran una experiencia cristiana más profunda y digna de confianza. Debiera hacerse de los principios eternos la primera consideración y aceptar de buena voluntad toda influencia que pueda ayudar en la vida espiritual. Los hombres a quienes Dios ha dado cargos de responsabilidad administrativa relacionados con su causa, deben ser de mente espiritual. No debieran dejar de asistir a las reuniones religiosas ni considerar difícil hablar con frecuencia los unos con los otros acerca de su vida y experiencia religiosa. Dios escuchará sus testimonios; serán registrados en su libro de memoria; y él favorecerá a sus fieles y “los perdonaré, así como el hombre que perdona a su hijo que le sirve”. Malaquías 3:17.5TPI 384.3

    Los dirigentes que están frente a la obra de publicaciones deben recordar que son un ejemplo para muchos; y deben ser fieles en el culto público de Dios, así como quisieran que los trabajadores de todos los departamentos fuesen fieles. Si se les ve en la casa de Dios sólo ocasionalmente, otros procurarán excusarse a raíz de su descuido. Estos hombres de negocio pueden hablar con facilidad e inteligencia sobre temas comerciales en cualquier tiempo, con lo que demuestran que no en vano han ejercido sus facultades en esa dirección. Han incorporado tacto, destreza y conocimiento en su trabajo; pero cuán importante es que sus corazones, sus mentes y todas sus facultades también se preparen para el fiel servicio en la causa y la adoración de Dios; que puedan señalar el camino de salvación mediante Jesús con un lenguaje elocuentemente sencillo. Deben ser hombres de fervorosa oración y de firme dependencia de Dios; hombres que como Abraham, gobiernen bien sus casas y que manifiesten interés especial en el bienestar espiritual de todos los que están vinculados con la oficina.5TPI 385.1

    Se puede confiar en los que ponen a Cristo en primer lugar en todo. Que no dependan de sí mismos, ni ahoguen su interés religioso en su negocio. ¿Ha confiado Dios intereses sagrados al hombre? Entonces él espera que sientan su propia debilidad y dependencia de Dios. Es peligroso que los hombres confíen en su propio entendimiento; por lo tanto debieran buscar diariamente de arriba la fuerza y la sabiduría. Dios debe estar en todos sus pensamientos; así todas las asechanzas y sutilezas de la antigua serpiente no podrán inducirlos a un descuido pecaminoso de su deber. Harán frente al adversario con el simple instrumento que Dios usó: “Escrito está”. O bien lo reprenderán con un: “¡Vete Satanás!” Mateo 4:10.5TPI 385.2

    El único camino seguro lo señaló Jesús en su amonestación: “Velad y orad”. Mateo 26:41. Hay necesidad de vigilancia. Nuestros propios corazones son engañosos; estamos rodeados de todas las debilidades y flaquezas humanas, y Satanás está decidido a destruir. Nosotros podremos no estar en guardia, pero nuestro adversario nunca está ocioso. Conociendo su infatigable vigilancia, no durmamos, como lo hacen otros, antes “sed, pues, sobrios, y velad en oración”. 1 Pedro 4:7, 5:8. Hay que hacer frente al espíritu y la influencia del mundo, pero no debiera permitirse que éstos se posesionen de nuestra mente y corazón.5TPI 386.1

    El hombre de negocios activo, al entrar en contacto con el mundo, tendrá pruebas, incertidumbres y preocupaciones que producen ansiedad. Encontrará que existe la tendencia a permitir que pensamientos y planes mundanales tomen la delantera, y que requerirá esfuerzo y disciplina de mente y alma mantener un espíritu de devoción. Pero la gracia divina aguarda que la solicite y su gran necesidad es el poderoso instrumento que prevalecerá ante Dios. Jesús ha hecho una provisión especial para estos hombres. El los invita: “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; porque mi yugo es fácil, y mi carga ligera”. Mateo 11:28-30. Aquellos que tienen comunión con Cristo tienen descanso y tranquilidad constante. Entonces, ¿por qué andar solos, despreciando su compañía? ¿Por qué no lo incluimos en nuestros propósitos? ¿Por qué no venimos a él con todas nuestras perplejidades y comprobamos la fuerza de sus promesas?5TPI 386.2

    El Espíritu Santo alumbra nuestra oscuridad, informa nuestra ignorancia, comprende nuestras diversas necesidades y nos ayuda. Pero la mente tiene que estar constantemente buscando a Dios. Si permitimos que entren la frialdad y la mundanalidad, no tendremos deseos de orar ni valor para mirar hacia Aquel que es la fuente de nuestra fuerza y sabiduría. Entonces, orad en todo momento, estimados hermanos y hermanas, “levantando manos santas, sin ira ni contienda”. 1 Timoteo 2:8. Presentad vuestros pedidos con urgencia ante el trono de la gracia, y depended de Dios hora tras hora y momento tras momento. El servicio de Cristo regulará todas vuestras relaciones con el prójimo y hará que vuestra vida produzca fruto de buenas obras.5TPI 386.3

    Nadie piense que el egoísmo, la estima o la complacencia de sí mismo son compatibles con el Espíritu de Cristo. Sobre todo hombre o mujer convertido descansa una responsabilidad celestial que no se aprecia debidamente. Los hijos e hijas del Rey celestial no han de adoptar los principios y costumbres del mundo. “Amados, ahora somos hijos de Dios, y todavía no se ha manifestado lo que hemos de ser: pero sabemos que cuando él apareciere, seremos semejantes a él porque lo veremos como él es. Y todo aquel que tiene esta esperanza en él se purifica, así como él es puro”. 1 Juan 3:3. Pero el mundo no nos conoce, porque no conocieron a Cristo, nuestro Maestro.5TPI 387.1

    En la oficina de la Review se necesitan gerentes empresariales que representen correctamente a Jesús y el plan de salvación. Dios no se complace cuando ellos emplean todas sus facultades en empresas mundanales, o en negocios que tienen que ver con la misma obra de publicaciones, y no hacen nada para fortalecer a su iglesia y edificar su reino. Trabajar para Dios y la salvación de las almas es el llamado más elevado y noble que el hombre jamás haya recibido o pueda recibir. Las pérdidas y las ganancias en este aspecto son de gran importancia; porque los resultados no terminan con esta vida, sino que se extienden hacia la eternidad.5TPI 387.2

    Hermanos, no importa a qué clase de negocio estéis dedicados, o a qué departamento de la obra estéis asignados, llevad vuestra religión con vosotros. Dios y el cielo no deben faltar en la experiencia y obra de la vida. Los obreros en esta causa deben guardarse de no convertirse en hombres unilaterales, dejando que se vea solamente el aspecto mundanal de su carácter. En el pasado hubo fracasos decididos de parte de hombres conectados con la oficina. No han sido personas de mente espiritual y su influencia no ha tendido a conducir hacia la Canaán celestial, sino más bien de vuelta a Egipto.5TPI 387.3

    El hermano P ha sido bendecido con habilidades, las cuales, si las consagrase al Señor, lo capacitarían para hacer mucho bien. Tiene una mente despierta. Comprende la teoría de la verdad y los requerimientos de la ley de Dios; pero no ha aprendido en la escuela de Cristo la mansedumbre y humildad que lo convertirían en un hombre del cual se pudiera depender en un puesto de confianza. Ha sido pesado en las balanzas del santuario y hallado falto. Ha recibido gran luz mediante amonestaciones y reprensiones; pero no les ha hecho caso; ni siquiera ha visto la necesidad de cambiar su proceder. Su ejemplo ante el personal de la oficina no ha sido consecuente con su profesión; ha sido un hombre con características de niño, y su influencia ha hecho que otros se alejen de Cristo y contemporicen con el mundo.5TPI 388.1

    La cruz de Cristo le ha sido presentada al hermano P; pero él se ha apartado de ella, porque significa vergüenza y deshonra, en lugar de honor y halago para el mundo. Vez tras vez Jesús ha llamado: Toma tu cruz y sígueme para que seas mi discípulo. Pero otras voces han estado llamando en la dirección del orgullo y la ambición mundanal; y él ha escuchado esas voces porque el espíritu de las mismas es más agradable al corazón natural. Se ha apartado de Jesús, se ha divorciado de Dios y abrazado al mundo. Fue llamado para que representara a Jesús y fuese una luz brillante en el mundo; pero ha traicionado su cometido sagrado. El mundo se interpone entre su alma y Jesús, y ha tenido una experiencia mundana cuando debió haber recibido otra de un carácter totalmente opuesto. Ha sido resueltamente mundano en sus gustos y opiniones y por consiguiente no ha sido capaz de comprender las cosas espirituales.5TPI 388.2

    El éxito del hermano P en el ministerio, y también en su puesto de confianza en la oficina, dependía del carácter que mantuviese. Era menester un esfuerzo esmerado y perseverante para que en su salida y en su entrada delante de sus compañeros de trabajo no diera ningún mal ejemplo. El plan que debió haberse trazado, el derrotero que debió haberse seguido, están claramente delineados en la Palabra de Dios. Si él hubiera hecho caso a la Palabra, ella hubiese sido una luz a su camino, guiando sus pies inexpertos por una senda segura. Vez tras vez se han enviado testimonios del Espíritu de Dios, indicándole de qué manera se estaba desviando del camino trazado para la marcha de los redimidos del Señor. Fue amonestado y se le rogó que cambiara de rumbo. Pero a él le pareció bien seguir sus propios caminos; y ha seguido su inclinación, haciendo caso omiso a la luz que se le ha dado. No era un consejero digno de confianza. No era un hombre de confianza en la oficina; ni tampoco era un pastor de confianza, porque hacía descarriar a las ovejas. Ha predicado excelentes discursos; pero fuera del púlpito no ha observado los principios que predicaba. Esta clase de obra es una ofensa contra Dios.5TPI 388.3

    La unión del hermano P con el mundo ha demostrado ser una trampa tanto para él mismo como para los demás. Oh, ¡cuántos son los que tropiezan por causa de vidas como la suya! Tienen la idea equivocada de que después de dar los primeros pasos de la conversión, el arrepentimiento, la fe, el bautismo, eso es todo lo que se requiere de ellos. Pero éste es un error fatal. La lucha ardua por la conquista del yo, por la santidad y por el cielo, es una lucha de toda la vida. Esta es una guerra sin cuartel; hay que hacer un esfuerzo continuo y perseverante. La integridad cristiana deberá buscarse con indomable energía y mantenerse con propósito firme y decidido.5TPI 389.1

    Una experiencia religiosa que es genuina, se desarrolla y se intensifica. El avance continuo, el conocimiento creciente de la Palabra de Dios y su aplicación con poder, son los resultados naturales de una conexión viva con Dios. La luz del amor santo va en aumento hasta llegar al pleno día. El hermano P tuvo el privilegio de tener una experiencia como ésta; pero no tenía el aceite de la gracia en su lámpara, y su luz se ha estado apagando. Si no cambia decididamente pronto, se encontrará en un lugar donde ni las amonestaciones ni los ruegos podrán alcanzarlo. Su luz se extinguirá en las tinieblas, y quedará abandonado a la desesperación.5TPI 389.2

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents