Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Testimonios para la Iglesia, Tomo 5

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Informes infundados

    Varias veces durante el invierno pasado [1888-89] escuché un comentario según el cual durante el Congreso de Minneápolis, “a la hermana White le fue mostrado que el juicio, que desde 1844 se llevaba a cabo con los justos muertos, había ahora comenzado con los vivos”. Este informe no es cierto. Un rumor parecido, que ha estado circulando por unos dos años, se originó de la siguiente manera: En una carta que le escribí a un ministro de California, desde Basilea, Suiza, hice en esencia, la siguiente declaración: “El juicio de los casos de los muertos ha estado en progreso por más de cuarenta años, y no sabemos cuán pronto pasará a los casos de los vivos”. Esta carta fue leída por diferentes personas, y algunos oidores descuidados informaron lo que ellos pensaron haber oído. Así fue como comenzó este asunto. El informe desde Minneápolis surgió de la comprensión equivocada de alguna declaración parecida a la mencionada en la carta. Fuera de esto no hay otro fundamento para ninguno de los dos informes.5TPI 648.1

    En segundo lugar, se informa que un ministro, que todavía está vivo, yo lo vi en una visión salvo en el reino de Dios; de esta manera se dio la impresión de que su salvación final está asegurada. No hay verdad alguna en este informe. La Palabra de Dios establece las condiciones para nuestra salvación y depende enteramente de nosotros cumplirlas o no.5TPI 648.2

    Dice el Revelador: “Pero tienes unas pocas personas en Sardis que no han manchado sus vestiduras; y andarán conmigo en vestiduras blancas, porque son dignas. El que venciere será vestido de vestiduras blancas; y no borraré su nombre del libro de la vida, y confesaré su nombre delante de mi Padre, y delante de sus ángeles”. Apocalipsis 3:4, 5.5TPI 648.3

    “Pero esperamos, según su promesa, cielos nuevos y tierra nueva, en los cuales habita la justicia. Por lo cual, oh amados, estando en espera de estas cosas, procurad con diligencia ser hallados por él sin mancha e irreprensibles, en paz”. “Así que vosotros, oh amados, sabiéndolo de antemano, guardaos, no sea que, arrastrados por el error de los inicuos, caigáis de vuestra firmeza”. 2 Pedro 3:13, 14, 17. “Y el Señor os haga crecer y abundar en amor unos para con otros y para con todos, como también lo hacemos nosotros para con vosotros, para afianzar vuestros corazones, irreprensibles en santidad delante de nuestro Dios y Padre, en la venida de nuestro Señor Jesucristo con todos sus santos”. 1 Tesalonicenses 3:12, 13. “Mas el justo vivirá por la fe, y si retrocede, mi alma no se complace en él. Pero nosotros no somos de los que retroceden para destrucción, sino de los que tienen fe para preservación del alma”. Hebreos 10:38, 39.5TPI 648.4

    Aquí está la elección bíblica claramente expuesta. Aquí se especifica quiénes serán coronados en la ciudad de Dios, y quiénes son los que no tendrán parte con los justos. “Bienaventurados los que guardan sus mandamientos, para poder tener acceso al árbol de la vida y para entrar por las puertas en la ciudad”. Apocalipsis 22:14.5TPI 649.1

    El tercer informe dice que, en el Congreso de Minneápolis, “la hermana White confesó que en algunas de sus declaraciones de esa sesión se había equivocado y había manifestado un espíritu indebido”. Este informe también carece de fundamento. Yo no podía abstenerme de dar al Congreso la luz que Dios me había dado a mí. Esto lo presenté en mensajes de amonestación y reprensión, como también en palabras de esperanza y fe. Sin embargo, nada de lo que dije en esa reunión ha sido retractado ni se ha confesado que estuviese equivocado. Todavía veo las cosas desde el mismo punto de vista, y pienso igual que cuando estuve en Minneápolis. Todos los peligros que vi entonces, y que pesaban tan gravemente sobre mi persona, se han desarrollado con más claridad desde que se llevó a cabo esa reunión. Mientras más me familiarizo con la condición de nuestras iglesias, más me doy cuenta de que toda amonestación dada en Minneápolis era necesaria.5TPI 649.2

    El alcance de este informe procedente de Minneápolis tendió a destruir la confianza en las reprensiones y amonestaciones que yo di al pueblo. Relataré aquí un ejemplo de esto.5TPI 649.3

    Una hermana vinculada con una de nuestras misiones había sido reprendida por la mala influencia que ejercía sobre los jóvenes con quienes se asociaba. Ella había dado lugar a un espíritu de liviandad, trivialidad y frivolidad que contristaba al Espíritu de Dios, lo cual era desmoralizador para los obreros. Cuando llegó a ese lugar el informe por correo desde Minneápolis respecto al proceder equivocado de la hermana White, que supuestamente había ocasionado una confesión de su parte, los parientes de la hermana T inmediatamente comentaron: “Bueno, si la hermana White estaba equivocada concerniente a ciertos asuntos en el Congreso de Minneápolis, y tuvo de hecho que confesarlo, quién sabe si se equivocó en cuanto al mensaje que le dio a mi hermana y que tenga que confesar eso también”. Así justificaron la conducta de la pecadora. Sin embargo, desde entonces la hermana T ha reconocido el error por el cual fue reprendida. Los que iniciaron y esparcieron el informe han ejercido una influencia que anima a los pecadores a rechazar la reprensión, poniendo así a las almas en peligro. Cuídense los que han tomado parte en esta obra de que la sangre de estas almas no recaiga sobre ustedes en el gran día del juicio final.5TPI 649.4

    Los casos que he mencionado servirán para demostrar cuán poca confianza se puede tener en informes sobre lo que yo he hecho o enseñado. En mis labores dentro de la obra del Señor no ha sido mi costumbre vindicar mi propia causa o contradecir los informes que han circulado acerca de mí. El hacerlo tomaría mi tiempo y descuidaría la obra que Dios me ha asignado. Estos asuntos los he dejado en manos de Aquel que protege a sus siervos y a su causa.5TPI 650.1

    Sin embargo, debo decir a mis hermanos: Cuidaos de creer en esos informes. El Salvador pidió a sus discípulos: “Mirad, pues, cómo escucháis”. Lucas 8:18. Y se refiere a la clase de personas que escuchan pero no entienden, a menos que se conviertan y sean sanadas. Otra vez dijo él: “Mirad, pues, cómo oís”. Lucas 8:18. “El que es de Dios, escucha las palabras de Dios”. Juan 8:47.5TPI 650.2

    Los que oían las palabras de Cristo escuchaban y transmitían su enseñanza conforme al espíritu que habitaba en ellos. Así ha sido siempre con los que oyen la Palabra de Dios. La manera en que la comprenden y la reciben depende del espíritu que habita en sus corazones.5TPI 650.3

    Hay muchos que añaden su propia interpretación a lo que oyen, haciendo que el pensamiento aparezca totalmente diferente de lo que el orador procuraba expresar. Algunos, que escuchan mediante sus propios prejuicios o preferencias, comprenden el asunto como a ellos les gustaría que fuera, como mejor conviene a sus propósitos, y así lo transmiten. Siguiendo las impresiones de un corazón no consagrado, interpretan como malo lo que debidamente entendido, pudiera ser medio para lograr un gran bien.5TPI 650.4

    Repito, una declaración perfectamente verdadera y correcta en sí misma puede ser completamente distorsionada al transmitirse a través de una serie de mentes indiscretas, negligentes y capciosas. Personas de buenas intenciones a menudo se vuelven descuidadas y cometen graves errores, y por lo tanto no se puede esperar que otros rindan un informe más correcto. El que no ha captado bien el sentido de lo que dijo un orador, repite una declaración o aseveración, dándole su propia interpretación a lo que oyó. Crea una impresión en el oyente igual a sus prejuicios e imaginaciones. Lo informa a un tercero, quien a su vez le añade un poco más y lo pasa a otros; y antes de que ninguno de ellos se dé cuenta de lo que están haciendo, han cumplido el propósito de Satanás de implantar las semillas de la duda, el recelo y la sospecha en muchas otras mentes.5TPI 651.1

    Si escuchamos el mensaje de reprensión, amonestación o aliento que proviene de Dios, y nuestros corazones están llenos de prejuicio, no comprenderemos el verdadero significado de lo que nos fue enviado para que fuera un sabor de vida para vida. Satanás está listo para presentarnos todo bajo una luz falsa. Pero las almas que tienen hambre y sed del conocimiento divino oirán correctamente, y obtendrán las hermosas bendiciones que Dios se propone comunicarles. Sus mentes están bajo la influencia de su Santo Espíritu y perciben bien. Cuando los corazones se purifican del egoísmo, están en armonía con el mensaje que Dios les envía. Sus percepciones se avivan, sus sensibilidades se refinan. Aprecian aquello con lo cual se identifican. “El que es de Dios escucha las palabras de Dios; por esto no las escucháis vosotros, porque no sois de Dios”. Juan 8:47.5TPI 651.2

    Y ahora, a todos los que abrigan el deseo de recibir la verdad, os digo: No déis por ciertos los informes infundados respecto a lo que la hermana White ha hecho, dicho o escrito. Si deseáis saber lo que el Señor ha revelado por medio de ella, leed sus obras publicadas. Si hubiere algunos puntos de interés con relación a lo que ella no haya escrito, no os apresuréis a percibir e informar algo como si ella lo hubiese dicho. 5TPI 651.3

    *****

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents