Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Testimonios para la Iglesia, Tomo 5

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    La selección de dirigentes

    El apóstol Pablo escribió a Tito: “Por esta causa te dejé en Creta, para que corrigieses lo que falta, y pusieses ancianos por las villas, así como yo te mandé: el que fuere sin crimen, marido de una mujer, que tenga hijos fieles que no estén acusados de disolución, o contumaces. Porque es menester que el obispo sea sin crimen, como dispensador de Dios” Tito 1:5-7. Sería bueno que todos nuestros ministros prestasen atención a estas palabras, y no designasen apresuradamente a quienes han de desempeñar los cargos pues no deben hacerlo sin la debida consideración y mucha oración para que Dios por su Espíritu Santo les indique a quién aceptará.5TPI 581.2

    Dijo el apóstol inspirado: “No impongas de ligero las manos a ninguno”. 1 Timoteo 5:22. En algunas de nuestras iglesias la obra de organizar y ordenar a los ancianos ha sido prematura; se ha pasado por alto la regla bíblica y por consiguiente la iglesia ha sufrido dificultades graves. No debe haber tanto apresuramiento en elegir a los dirigentes, como para ordenar a quienes no están en manera alguna preparados para la obra de responsabilidad, a saber, hombres que necesitan ser convertidos, elevados, ennoblecidos y refinados antes que puedan servir a la causa de Dios en cargo alguno.5TPI 581.3

    La red del Evangelio prende a buenos y malos. Se requiere tiempo para que se desarrolle el carácter; se necesita tiempo para aprender lo que son realmente los hombres. Debe considerarse la familia de la persona sugerida para un cargo. ¿Le están sujetos sus miembros? ¿Puede regir su casa con honra? ¿Qué carácter tienen sus hijos? ¿Harán honor a la influencia del padre? Si él no ejerce tacto, prudencia ni piedad eficaz en casa, en el manejo de su propia familia, no es arriesgado concluir que los mismos defectos se manifestarán en la iglesia, que se verá en ella la misma administración no santificada. Será mucho mejor criticar al hombre antes que se le dé el cargo más bien que después; será mejor orar y consultar antes de dar el paso decisivo, que trabajar para corregir las consecuencias de un paso erróneo.5TPI 581.4

    En algunas iglesias, el director no tiene las cualidades apropiadas para enseñar a los miembros de la iglesia a trabajar. No se ha manifestado tacto y juicio para sostener un interés vivo en la obra de Dios. El director es tardo y tedioso; habla demasiado y hace las oraciones en público demasiado largas; no sostiene una relación viva con Dios que renovaría su experiencia.5TPI 582.1

    Los dirigentes de las iglesias de todo lugar debieran ser fervientes, llenos de celo y desinterés; hombres de Dios, que puedan dar el molde debido a la obra. Deben elevar con fe sus peticiones a Dios. Pueden dedicar todo el tiempo que deseen a la oración secreta, pero sus oraciones y testimonios en público deben ser cortos y directos. Deben evitarse las oraciones largas y áridas, y las largas exhortaciones. Si los hermanos y las hermanas quieren decir algo que refresque y edifique a los demás, deben primero tenerlo en su corazón. Deben relacionarse diariamente con Dios, recibiendo sus provisiones del alfolí inagotable, y sacando de allí cosas nuevas y viejas. Si su propia alma ha sido vivificada por el Espíritu de Dios, alentarán, fortalecerán y estimularán a otros; pero si no han bebido ellos mismos de la fuente de la salvación, no sabrán cómo conducir a otros allí.5TPI 582.2

    A los que aceptan la teoría de la verdad debe instárseles a ver la necesidad de la religión experimental. Los ministros deben mantener su propia alma en el amor de Dios, y luego, inculcar a la gente la necesidad de una consagración individual, una conversión personal. Todos deben obtener una experiencia viva para sí mismos; deben tener a Cristo entronizado en el corazón, su Espíritu debe controlar los afectos, o la profesión de fe no tendrá valor y la condición de las personas será aún peor que si nunca hubiesen oído la verdad.5TPI 582.3

    Deben hacerse para los pequeños grupos que aceptan la verdad arreglos tales que aseguren la prosperidad de la iglesia. Puede designarse a un hombre para que dirija durante una semana o un mes, luego a otro dirigente durante algunas semanas; y así diferentes personas serán alistadas en la obra, y después de una prueba apropiada, alguien debe ser elegido por acuerdo de la iglesia, para que sea el dirigente reconocido, aunque nunca habrá de ser elegido por más de un año. Luego se puede elegir a otro, o él mismo puede ser reelegido, si su servicio ha resultado en bendición para la iglesia. El mismo principio ha de seguirse al elegir a otros hombres para diferentes puestos de responsabilidad, como los cargos de la Asociación. No deben elegirse como presidentes de las asociaciones hombres que no han sido probados. Muchos no ejercen el debido discernimiento en estos asuntos importantes, que entrañan intereses eternos.5TPI 583.1

    Profesamos ser depositarios de la ley de Dios; aseveramos tener mayor luz, y procuramos una norma más alta que la de cualquiera de los otros pueblos de esta tierra; por lo tanto debemos manifestar mayor perfección de carácter y más fervorosa devoción. Un mensaje muy solemne ha sido confiado a los que han recibido la luz de la verdad presente. Nuestra luz debe resplandecer para iluminar la senda de los que están en tinieblas. Como miembros de la iglesia visible y obreros en la viña del Señor, todos los que profesan el cristianismo deben hacer cuanto pueden para conservar la paz, la armonía y el amor en la iglesia. Tomemos nota de la oración de Cristo: “Para que todos sean una cosa; como tú, oh Padre en mí, y yo en ti, que también ellos sean en nosotros una cosa; para que el mundo crea que tú me enviaste”. Juan 17:21. La unidad de la iglesia es la evidencia convincente de que Dios ha enviado al mundo a Jesús como su Redentor. Este es un argumento que los mundanos no pueden controvertir. Por lo tanto, Satanás está obrando constantemente para impedir esta unión y armonía, a fin de que los incrédulos, al presenciar la apostasía, la disensión y la contienda entre los que profesan ser cristianos, se disgusten con la religión y sean confirmados en su impenitencia. Dios queda deshonrado por aquellos que profesan la verdad, mientras están en divergencia y enemistad unos con otros. Satanás es el gran acusador de los hermanos y todos los que participan de esta obra se hallan alistados en su servicio.5TPI 583.2

    Profesamos tener más verdad que las otras denominaciones; pero si esto no nos lleva a una mayor consagración, a una vida más pura y santa, ¿de qué beneficio nos resulta? Sería mejor para nosotros no haber visto nunca la luz de la verdad que profesar aceptarla y no ser santificados por ella.5TPI 584.1

    A fin de determinar cuán importantes son los intereses que entraña la conversión del alma del error a la verdad, debemos apreciar el valor de la inmortalidad; debemos comprender cuán terribles son los dolores de la segunda muerte; debemos apreciar el honor y la gloria que aguardan a los redimidos, y entender lo que es vivir en la presencia de Aquel que murió para que pudiese elevar y ennoblecer a los hombres, y dar al vencedor una diadema real.5TPI 584.2

    Las mentes finitas no pueden estimar plenamente el valor de un alma. ¿Con cuánta gratitud recordarán los rescatados y glorificados a los que hayan sido instrumentos de su salvación! Nadie lamentará entonces sus esfuerzos abnegados y labores perseverantes, su paciencia, longanimidad y fervientes anhelos por las almas que podrían haberse perdido si hubiese descuidado su deber o se hubiese cansado de hacer el bien.5TPI 584.3

    Entonces los que sean dignos de ir vestidos de blanco se hallarán reunidos en el redil del gran Pastor. Desde su trono, el Cordero saludará al obrero fiel y al alma salvada por su labor y los conducirá al árbol de la vida y a la fuente de aguas vivas. ¡Con qué gozo contemplará el siervo de Cristo a esos redimidos, que podrán compartir la gloria de su Redentor! ¡Cuánto más precioso será el cielo para los que hayan sido fieles en la obra de salvar almas! “Y los entendidos resplandecerán como el resplandor del firmamento; y los que enseñan la justicia a la multitud, como las estrellas a perpetua eternidad”. Daniel 12:3.5TPI 584.4

    *****

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents