Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Testimonios para la Iglesia, Tomo 5

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    La presencia de Dios es real

    Estimado hermano Q,

    Me es grato que esté hoy en _____, y si usted cumple con su cometido, será en verdad el hombre que se necesita allí. Mantenga el yo escondido; no lo deje manifestarse para echar a perder la obra, aunque eso sería natural. Ande humildemente con Dios. Trabajemos por el Maestro con energía desinteresada, manteniendo delante de nosotros un sentido de la constante presencia de Dios. Pensemos en Moisés, en la paciencia y longanimidad que caracterizaban su vida. Pablo, en su epístola a los hebreos, dice: “Porque se sostuvo como viendo al Invisible”. Hebreos 11:27. El carácter que Pablo atribuía así a Moisés no significa ofrecer simplemente una resistencia pasiva al mal, sino perseverar en lo bueno. El tuvo al Señor siempre en su pensamiento, y el Señor estaba siempre a su diestra para ayudarle.5TPI 611.4

    Moisés tenía un profundo sentido de la presencia personal de Dios. No miraba solamente al futuro lejano esperando que Cristo se manifestase en la carne, sino que veía a Cristo acompañando de una manera especial a los hijos de Israel en todos sus viajes. Dios era real para él, siempre presente en sus pensamientos. Cuando se le interpretaba erróneamente, cuando estaba llamado a arrostrar peligros y soportar insultos por amor de Cristo, los sufría sin represalias. Moisés creía en Dios, como en Aquel a quien necesitaba, y quien le ayudaría por causa de su necesidad. Dios era para él un auxilio presente.5TPI 612.1

    Mucha de la fe que vemos es meramente nominal; escasea la fe verdadera, confiada y perseverante. Moisés confirmó en su propia experiencia la promesa de que Dios será galardonador de aquellos que le buscan diligentemente. Tenía respeto por la recompensa del galardón. En esto hay otro punto de la fe que deseamos estudiar: Dios recompensará al hombre de fe y obediencia. Si esta fe penetra en la experiencia de la vida, habilitará a cada uno de los que temen y aman a Dios para soportar pruebas. Moisés estaba lleno de confianza en Dios, porque tenía una fe que se apropiaba de sus promesas. Necesitaba ayuda, oraba por ella, se aferraba a ella por la fe, y entretejía en su experiencia la creencia de que Dios le cuidaba. Creía que Dios regía su vida en particular. Veía y reconocía a Dios en todo detalle de su vida, y sentía que estaba bajo el ojo del que lo ve todo, que pesa los motivos y prueba el corazón. Miraba a Dios, y confiaba en que él le daría fuerza para vencer toda tentación. Sabía que le había sido asignada una obra especial, y deseaba, en cuanto fuese posible, cumplir cabalmente esa obra. Pero sabía que no podía hacerlo sin ayuda divina; porque tenía que tratar con un pueblo perverso. La presencia de Dios bastaba para hacerle atravesar las situaciones más penosas en las cuales un hombre pudiera ser colocado.5TPI 612.2

    Moisés no pensaba simplemente en Dios; le veía. Dios era la constante visión que había delante de él; nunca perdía de vista su rostro. Veía a Jesús como su Salvador, y creía que los méritos del Salvador le serían imputados. Esta fe no era para Moisés una suposición; era una realidad. Esa es la clase de fe que necesitamos: la fe que soportará la prueba. ¡Oh, cuántas veces cedemos a la tentación porque no mantenemos nuestros ojos puestos en Jesús! Nuestra fe no es continua, porque, por la complacencia propia pecamos, y luego no podemos mantenernos “como viendo al Invisible”. Hebreos 11:27.5TPI 613.1

    Hermano mío, haga de Cristo su compañero de todos los días, de cada hora, y no se quejará de no tener fe. Contemple a Cristo. Mire su carácter. Hable de él. Cuanto menos ensalce el yo, tanto más encontrará algo que ensalzar en Jesús. Dios tiene una obra para usted. Tenga al Señor siempre presente en su recuerdo. Hermano y hermana Q., elevaos siempre más para tener visiones más claras del carácter de Cristo. Cuando Moisés oró: “Ruégote que me muestres tu gloria”, el Señor no lo reprendió, sino que le concedió lo que le pedía. Dios declaró a su siervo: “Yo haré pasar todo mi bien delante de tu rostro, y proclamaré el nombre de Jehová delante de ti”. Éxodo 33:18, 19. Nos mantenemos separados de Dios, y ésta es la razón por la cual no vemos la revelación de su poder.5TPI 613.2

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents