Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Testimonios para la Iglesia, Tomo 5

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Número 33—Testimonio para la iglesia

    La unidad y el amor en la iglesia

    Estimados hermanos y hermanas de Healdsburg,

    No olvidéis que una de las artimañas más peligrosas que Satanás haya preparado para la iglesia se manifestará a través de sus propios miembros que no aman a Dios por sobre todo, o a su prójimo como a sí mismos. Satanás se esfuerza continuamente para interponerse entre los hermanos. Procura ganar el control de los que dicen creer la verdad, pero que no están convertidos; y cuando puede influir sobre ellos, por vía de su naturaleza carnal, a que se unan a él en su intento de obstruir los propósitos de Dios, entonces se llena de júbilo.5TPI 451.1

    El Instituto de Salud, el colegio, el ministerio y las sociedades misioneras, son todos instrumentos que Dios usa para la realización de su obra Si Satanás puede en alguna forma inventar algo que logre apartar talentos y recursos de estas agencias y desviarlos por otro cauce, lo hará. Hay algunos que se han engañado a sí mismos. Mientras se jactan de estar haciendo la obra de Dios, están cayendo en manos del gran engañador y sirviéndole eficazmente. Cuidado con estos engaños. Recordad siempre lo que se espera de nuestra profesión como cristianos, como pueblo especial de Dios; y cuidaos que al ejercer la independencia personal, no vaya vuestra influencia a obrar contra los propósitos de Dios y que vosotros, por las tretas de Satanás, os convirtáis en piedras de tropiezo que directamente obstruyan el camino de los débiles y vacilantes. Existe el peligro de dar ocasión a nuestros enemigos a que blasfemen contra Dios y se burlen de los que creen la verdad.5TPI 451.2

    Guardaos especialmente de convertiros en herramienta en manos del enemigo para apartar la mente de algunos -hombres, mujeres o niños- para que no hagan entrega total de sí mismos a Dios y no lleven a cabo una mayor obra en este tiempo. Cuidado con lisonjear a los jóvenes presentando ante ellos la perspectiva del lucro financiero, maravillosas ventajas educacionales, o grandes logros personales. Las palabras halagadoras son dulces para el corazón no consagrado, y algunos de los que creen estar firmes, se ofuscan, se fascinan, se embriagan, con deseos que nunca se cumplen. Se ha hecho un gran mal de esta forma. Todos deben pensar y hablar modestamente acerca de sus habilidades personales, y deben tener cuidado de no alentar el orgullo y la estima propia en los demás. A no ser que se consagren a Dios, los hombres y las mujeres carecen de fuerza moral y pueden equivocarse completamente en su valoración de la capacidad humana y de lo que constituye la fidelidad cristiana. No presentéis incentivos que disminuyan el interés de nadie en enaltecer una institución que Dios ha dicho que debe ser enaltecida.5TPI 451.3

    El hermano A no exhibe buen criterio en toda ocasión ni en todo asunto. No es equilibrado, y a menos que camine en humildad ante Dios, cometerá graves errores. Le falta discernimiento y por lo tanto, malinterpreta los caracteres, empleando palabras de adulación tan exageradas en algunos casos que muy bien pudieran hacer daño a sus almas. Les hace pensar que pueden lograr algo muy grande, haciendo de esta manera que descuiden los pequeños deberes que tienen directamente por delante.5TPI 452.1

    No reclamo que haya inactividad, sino más bien ruego que se venza este espíritu egoísta y mundanal. Cualquier empresa que le brinde unidad y armonía de esfuerzo a la obra de Dios puede llevarse a cabo con confianza. Pero nunca, nunca olvidéis que sois, o siervos de Jesucristo que trabajáis con ardor en favor de la unidad de los creyentes por la cual Cristo oró, o trabajáis contra esta unidad y contra Cristo.5TPI 452.2

    Los que procuran disminuir el interés de alguno de la Escuela de Healdsburg, o cualquiera de sus ramos de la obra misionera, no están trabajando juntamente con Dios, pero sí están trabajando bajo el mando de otro capitán, cuyo propósito es debilitar y destruir. Vuestra utilidad, hermanos y hermanas de la iglesia de Healdsburg, requiere que seáis rectos en todos vuestros asuntos; que seáis humildes, santos y puros. Debiera haber menos egoísmo vanaglorioso, menos orgullo. Cuando los miembros de la iglesia se revistan de humildad, cuando abandonen la estima y la complacencia propia, cuando procuren constantemente hacer la voluntad de Dios, entonces obrarán en armonía. El Espíritu de Dios es uno solo...5TPI 452.3

    Es eminente la crisis en la que cada uno necesitará fuerza divina para poder hacer frente a las asechanzas de Satanás, ya que sus engaños se manifestarán de todas las maneras concebibles. Aquellos que se han permitido ser juguetes de las tentaciones de Satanás no estarán preparados entonces para ponerse del lado del bien. Su pensamiento estará de tal manera confundido que no podrán discernir entre lo divino y lo satánico.5TPI 453.1

    Vendrá una crisis sobre cada una de nuestras instituciones. Obrarán influencias contra ellas, tanto de creyentes como de no creyentes. No debe haber ahora traición de confianza o de cometido sagrado para beneficiar y exaltar el yo. Debemos cuidar nuestra vida con celoso cuidado, constantemente, para no dejar impresiones negativas en el mundo. Decidlo, vividlo: “Soy cristiano. No puedo dejarme llevar por las máximas del mundo. Debo amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a mí mismo. No puedo hacer ni tolerar ningún arreglo que vaya a estorbar en lo más mínimo mi utilidad, o que debilite mi influencia o destruya mi confianza en ninguno de los instrumentos de Dios”.5TPI 453.2

    Recordad que el pueblo de Dios no es más que una manada pequeña en comparación con el mundo profesamente cristiano y las miríadas de hombres y mujeres que le rinden culto al mundo. Los que integran el pueblo de Dios han de ser cristianos bíblicos, ejemplos de justicia y rectitud en todas las cosas para nuestros jóvenes. Toda influencia que rodee a nuestros jóvenes debe ser de carácter santo, y dicha influencia debe comenzar en el seno de nuestra propia familia. Lo santo y lo profano no deben entremezclarse.5TPI 453.3

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents