Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Testimonios para la Iglesia, Tomo 5

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    El deber de dar reprensión

    “Cuando el error es evidente entre los hijos de Dios y sus servidores los consideran con indiferencia, implícitamente están apoyando y justificando al pecador, y son igualmente culpables, y lo mismo que ellos serán objeto del desagrado divino; además serán considerados responsables de los pecados de los culpables. En visión se me han mostrado numerosos casos en que se había incurrido en el desagrado divino por descuido de parte de sus servidores en señalar los errores y pecados que existían entre ellos. Los que han excusado el error, los miembros los han considerado muy afables y de encantadora disposición, simplemente porque evitaron cumplir un claro deber bíblico. Como la tarea no era agradable para ellos, la evitaron”.5TPI 633.3

    El testimonio escrutador del Espíritu de Dios “separará a los de Israel que han combatido los medios que Dios ha establecido para mantener libre de corrupciones a la iglesia. Hay que llamar al error por su nombre. Los pecados graves tienen que ser censurados como corresponde. Todos los hijos de Dios debieran acercarse más a él... Entonces verán el pecado en la verdadera luz y comprenderán cuán ofensivo es para Dios”. “El testimonio claro y directo debe vivir en la iglesia, porque en caso contrario la maldición de Dios descansará sobre su pueblo con tanta seguridad como pesó sobre Israel debido a sus pecados”.5TPI 634.1

    “Nunca existió mayor necesidad de fieles amonestaciones y reproches... que en este mismo momento. Satanás ha descendido con gran poder, sabiendo que le queda poco tiempo. Está inundando el mundo con fábulas agradables y a los hijos de Dios les encanta que se les digan cosas placenteras... Se me mostró que el pueblo de Dios debe realizar esfuerzos más firmes y decididos para rechazar los asaltos de las tinieblas. La obra profunda del Espíritu Santo de Dios se necesita ahora como nunca antes”.5TPI 634.2

    Cuando en mi juventud acepté la obra que Dios me encomendaba, recibí con ella la promesa de que contaría con la ayuda especial del poderoso Ayudador. También se me encomendó la solemne responsabilidad de presentar fielmente el mensaje del Señor sin hacer distinción entre amigos o enemigos. Dios no hace acepción de personas. Ya sea que trate con ricos o pobres, con encumbrados o humildes, con sabios o ignorantes, el mensajero de Dios no debe traicionar su responsabilidad sagrada.5TPI 634.3

    “Que nadie piense que me retracto de algún claro testimonio que he dado individualmente o en conjunto a los hijos de Dios, o que lamento haberlo presentado. Si he cometido algún error, ha sido en no reprender el pecado con mayor decisión y firmeza. Algunos de los hermanos han tomado sobre sí la responsabilidad de criticar mi obra y de proponer un método más fácil para corregir el error. A ellos quiero decirles: “He adoptado los métodos de Dios y no los vuestros. Lo que he dicho o escrito en testimonio o como reprensión ha sido expresado con toda claridad...5TPI 634.4

    “Los que en cualquier forma aminoren el impacto de las penetrantes reprensiones que Dios me ha encomendado que presente, deberán hacer frente a su obra en el juicio... A quienes han tomado sobre sí la responsabilidad de censurarme, y que en su entendimiento limitado proponen un método que les parece más prudente, les repito: No acepto vuestros esfuerzos. Dejadme con Dios y permitid que él me enseñe. Recibiré las palabras del Señor y las transmitiré a sus hijos. No espero que todos acepten la reprensión y reformen sus vidas, pero de todos modos tengo que cumplir con mi deber. Andaré humildemente delante de Dios y realizaré mi trabajo para este tiempo y la eternidad.5TPI 635.1

    “Dios no ha dado a mis hermanos la obra que me ha encomendado. Se ha dicho que mi manera de presentar la reprensión en público ha inducido a otros a ser cortantes, criticones y severos. Si es así, ellos tendrán que dar cuenta a Dios de su actitud. Si otros asumen una responsabilidad que Dios no les ha encomendado, si desatienden las instrucciones dadas repetidamente por él mediante el humilde instrumento de su elección, en las que insta a ser bondadosos, pacientes y tolerantes, sólo ellos tendrán que dar cuenta de los resultados. He cumplido mi deber desagradable hacia mis amigos más queridos con mi corazón cargado de tristeza, no atreviéndome a agradarme a mí misma al ocultar la reprensión, ni siquiera de mi esposo; y no seré menos fiel en amonestar a otros, ya sea que aprueben o se opongan. Cuando hablo a los hijos de Dios, digo muchas cosas en las que no había pensado antes. El Espíritu del Señor desciende sobre mí con frecuencia. Tengo la impresión de salir de mí misma y de ser transportada; en esas ocasiones, la vida y el carácter de diferentes personas son presentados con claridad en mi mente. Veo sus errores y los peligros que corren, y me siento compelida a hablar acerca de lo que se me ha presentado. No me atrevo a ofrecer resistencia contra el Espíritu de Dios”.5TPI 635.2

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents