Ellen G. White Writings

<< Back Forward >>

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»

El Ministerio Médico, Page 129

Ni uno de nosotros está seguro, ni siquiera con la experiencia pasada en la obra, y ciertamente está menos seguro si no la ha tenido, a menos que viva como viendo al Invisible. Debemos actuar diariamente y hora tras hora guiados por los principios de la verdad bíblica: justicia, misericordia y el amor de Dios. El que desee tener poder moral e intelectual debe obtenerlo de la Fuente divina. Debe inquirir en todo punto, antes de tomar cada decisión: ¿es éste el camino del Señor?

Consultad a la razón santificada y a una buena conciencia con la Biblia abierta ante vosotros. Vuestro corazón debe ser movido, vuestra alma tocada y vuestra razón e intelecto despertados por el Espíritu de Dios; entonces los santos principios expuestos en su Palabra otorgarán luz a vuestra alma. Os lo digo, mis hermanos: nuestra verdadera fuente de sabiduría, virtud y poder está en la cruz del Calvario. Cristo es el Autor y Consumador de nuestra fe. Él dice: ‘Separados de mí nada podéis hacer”. Jesús es el único garante seguro para el avance y el éxito intelectual.—Manuscrito 16, 1890.

Especulación acerca de la vida futura

Hay quienes expresan su creencia de que habrá matrimonios y nacimientos en la tierra nueva, pero los que creen en la Escritura no pueden aceptar tales doctrinas. La creencia de que nacerán niños en la tierra nueva no es parte de la “segura palabra profética”. Las palabras de Cristo son demasiado claras para ser mal interpretadas. Ellas deben resolver para siempre la cuestión de los matrimonios y nacimientos en la tierra nueva. Ni los que sean levantados de la tumba, ni los que sean trasladados sin ver la muerte, se casarán ni se darán en matrimonio. Serán como los ángeles de Dios, miembros de la familia real.

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»