Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

El Ministerio Médico

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    La obediencia a las leyes de la naturaleza

    A los débiles y dolientes hay que educar línea sobre línea, precepto tras precepto, un poquito aquí y un poquito allá, hasta que respeten y obedezcan la ley que Dios ha dado para controlar el organismo humano. Los que pecan contra el conocimiento y la luz, y se vuelven a la habilidad de un médico que les administre medicamentos estarán perdiendo constantemente su asidero a la vida. Cuanto menos dosificación de fármacos haya, más favorable será la recuperación de la salud. El medicamento, en lugar de ayudar a la naturaleza, está entorpeciendo continuamente sus esfuerzos...MM 295.1

    Ellos no investigan acerca de sus antiguos hábitos de comer y beber, ni toman nota especial de sus hábitos errados que por muchos años han estado cimentando la enfermedad. El médico consciente debiera estar preparado para iluminar a los que están en la ignorancia, y recetarles con sabiduría excluyendo de su alimentación las cosas que él sabe que son erróneas.MM 295.2

    Él debe enseñar con claridad las cosas que considera perjudiciales para las leyes de la salud, y dejar que estos enfermos obren a conciencia haciendo personalmente lo que puedan, y así ponerse en relación correcta con las leyes de la vida y la salud. Cuando hagan lo mejor que sepan para preservar la salud, basados en una conciencia iluminada, entonces pueden mirar con fe al gran Médico, quien es el sanador tanto del cuerpo como del alma.MM 295.3

    Somos reformadores de la salud. Los médicos deben tener sabiduría y experiencia, y ser reformadores detallados de la salud. Entonces educarán en forma constante a sus pacientes por precepto y ejemplo para que no usen fármacos. Porque ellos saben muy bien que el uso de medicamentos puede producir por un tiempo resultados favorables, pero implantará en el organismo algo que les causará grandes dificultades ulteriores, de las cuales pueden no recuperarse jamás. La naturaleza debe tener la oportunidad de hacer su propio trabajo. Se le deben quitar las obstrucciones y dársele una oportunidad para que ejerza sus fuerzas restauradoras, lo cual hará con certeza, si se le quita todo abuso y se le brinda una oportunidad justa.MM 296.1

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents