Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

El Ministerio Médico

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Enviados de dos en dos

    Se necesitan médicos misioneros en todo el campo. Los colportores deben aprovechar toda oportunidad que se les presente para aprender cómo tratar la enfermedad. Los médicos deben recordar que a menudo se requerirá de ellos que cumplan las funciones de un ministro. Los médicos misioneros figuran como evangelistas. Los obreros deben salir de dos en dos, para que oren y se asesoren mutuamente. Nunca se los debe enviar solos. El Señor Jesucristo envió a sus discípulos a las ciudades de Israel de dos en dos. Él les dio la comisión: “Sanad a los enfermos que en ella haya, y decidles: Se ha acercado a vosotros el reino de Dios”.MM 329.2

    En la Palabra de Dios se nos enseña que un evangelista es un maestro. Debe ser también un médico misionero. Pero no todos deben cumplir la misma tarea. “Él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo”.MM 330.1

    Los que ocupan el cargo de ministros en nuestras asociaciones deben familiarizarse con la obra de ministrar a los enfermos. Ningún ministro debe enorgullecerse de ser ignorante donde debiera ser entendido. La obra médica misionera relaciona al hombre con su prójimo y con Dios. Ni el tiempo ni el espacio deben limitar la manifestación de simpatía y confianza.—Manuscrito 33, 1901.MM 330.2

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents