Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

El Ministerio Médico

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    En lugar de un padre

    Todas nuestras instituciones deben ser agencias misioneras en todo el sentido de la palabra. No debe permitirse ninguna actividad que obstaculice la obra de salvar almas. Se debe realizar obra misionera en toda institución. Desde el administrador hasta el trabajador más humilde, todos deben sentir una responsabilidad por quien no se haya convertido entres sus colaboradores. Deben hacer serios esfuerzos para ganarlos a Cristo. Como resultado de tal esfuerzo, ganarán a muchos para el Salvador y llegarán a ser fieles y veraces en el servicio a Dios. La vida religiosa consecuente, la conversación santa, la integridad insobornable, el ejemplo piadoso: éstos son los medios que Dios utiliza para traer convicción al corazón y a la conciencia de los incrédulos.MM 238.3

    Mis hermanos, en su providencia Dios ha colocado a hombres jóvenes que no han aceptado a Cristo como su Salvador en asociación con vosotros en líneas comerciales. Habéis tenido años de experiencia en la verdad y tenéis vuestros propios hijos. Debéis saber cómo tratar con estos jóvenes de una forma que los atraigáis más cerca de Salvador. Sin embargo, como el Señor me ha presentado el asunto, habéis hecho poco por ganarlos, poco esfuerzo por mostrarles amor y respeto. Si se convirtieran, estos jóvenes podrían ser utilizados por el Señor en su obra. Pero, ¿quién de entre vosotros, de más edad, y más amplia experiencia, ha llevado en el corazón la carga de la salvación de ellos? Cristo murió para salvarlos. ¿Habéis revelado ante ellos una ternura como la de Cristo? ¿Habláis con ellos como si los considerarais dignos de la salvación, o los rechazáis? ¿Les habéis dado evidencia de que tenéis un interés amante y tierno por ellos, o por vuestra actitud les habéis mostrado que los consideráis indignos de vuestra atención?MM 238.4

    Dios hace responsable a los administradores de sus instituciones de tratar a los jóvenes empleados en ellas con cortesía, respeto y afabilidad paternal. Deben tratarlos como desearían ser tratados por Cristo. Nuestra primera labor, como el Señor me lo ha presentado, es ser tan amables con los jóvenes, tan preocupados de sus intereses, que ellos se sientan cómodos cuando están en nuestra presencia.MM 239.1

    ¿Habéis tratado de ser generosos y amables, de hacer que vuestras palabras y acciones sean como una fragancia? ¿Pueden consideraros como verdaderos cristianos los que están bajo vuestro cargo? Sois padres. ¿Os preguntaréis si estaríais dispuestos a permitir que vuestros hijos fueran tratados de la forma como habéis tratado a algunos de los jóvenes que están a vuestro cuidado? Por la luz que se me ha dado, sé que hay algunos que llevan responsabilidades aquí, que a menos que se conviertan, nunca verán el reino de los cielos. Me duele saber que en la vida práctica no revelan sabiduría, fe y amor por las almas que perecen. El tratamiento que algunos jóvenes han recibido difícilmente les ha dado un rayo de amistad cálida y cordial. Ellos necesitan una experiencia completamente distinta de la que están recibiendo en su asociación con hombres y mujeres que deben conocer a Dios.MM 239.2

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents