Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

El Ministerio Médico

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Evite el primer paso errado

    Usted no ve cuán cerca puede andar de la orilla del precipicio y estar seguro. Evite el primer acercamiento al peligro. No se puede jugar con los intereses del alma. Su capital es su carácter. Ámelo como lo haría con una reserva de oro. Se debe desear en forma firme y constante la pureza moral, el respeto propio y un gran poder de resistencia. No debe haber ni un alejamiento de la reserva; un acto de familiaridad o una indiscreción pueden poner en peligro el alma, al abrir la puerta a la tentación y debilitar el poder de resistencia.MM 187.4

    El salmista, al considerar las muchas trampas y tentaciones hacia el vicio, pregunta: “¿Con qué limpiará el joven su camino?” Esta pregunta es apropiada para todo el que está relacionado con nuestras misiones y para todo instrumento de Dios. En este estado de nuestra obra, la respuesta viene: “con guardar tu Palabra”. Hay que mantener una conexión viva con el cielo, buscando tan a menudo como lo hacía Daniel—tres veces al día—la gracia divina para resistir al apetito y la pasión. Luchar contra el apetito y la pasión sin la ayuda del poder divino será un fracaso; pero haga de Cristo su fortaleza y el lenguaje de su alma será: “En todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó’. Dijo el apóstol Pablo: “Golpeo mi cuerpo, y lo pongo en servidumbre, no sea que habiendo sido heraldo para otros, yo mismo venga a ser eliminado”.MM 188.1

    Que ninguno crea que puede vencer sin la ayuda de Dios. Usted debe tener la energía, la fortaleza y el poder de una vida desarrollada en su interior. Entonces llevará fruto para santidad y aborrecerá el vicio intensamente. Usted necesita ejercer un constante esfuerzo para separarse de la mundanalidad, de la conversación barata, de todo lo sensual y elevarse a la nobleza del alma y a un carácter puro y sin mancha. Su nombre puede guardarse tan puro que llegue a estar desligado de cualquier cosa deshonesta o injusta, que se le respete por todo lo bueno y lo puro, de tal forma que pueda estar inscrito en el libro de la vida del Cordero, para ser inmortalizado entre los santos ángeles.—Manuscrito 4a, 1885.MM 188.2

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents