Ellen G. White Writings

<< Back Forward >>

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»

El Ministerio Médico, Page 139

interés, se vuelve un mero trabajo pesado, y no se obtiene el beneficio que debiera resultar del ejercicio.—The Health Reformer, mayo de 1873.

El entusiasmo y la alegría

Una mente satisfecha y un espíritu gozoso, es salud para el cuerpo y fortaleza para el alma. Nada es causa tan fructífera de enfermedad como la depresión, el pesimismo y la tristeza. La depresión mental es terrible.—Testimonies for the Church 1:702.

Hay que alistar el poder de la voluntad

Al viajar he encontrado a muchos que sufren realmente sólo por su imaginación. Carecen del poder de voluntad para elevarse sobre esta situación y combatir la enfermedad del cuerpo y de la mente; debido a ello, están sometidos a una cadena de sufrimiento. Una gran cantidad de inválidos de esta clase se halla entre la juventud.

Algunas veces me encuentro con mujeres jóvenes que guardan cama. Se quejan de dolor de cabeza. Pueden tener el pulso firme y el cuerpo robusto; sin embargo, su piel cetrina indica que se sienten mal. Mis pensamientos han sido que, si yo estuviera en la condición de ellas, debería saber de inmediato qué hacer para obtener alivio. Aunque me pudiera sentir indispuesta, no esperaría a recuperarme sólo estando en cama. Recurriría a la ayuda del poder de la voluntad; dejaría la cama y me dedicaría a algún ejercicio físico activo. Observaría estrictamente hábitos regulares de levantarme temprano. Comería frugalmente, liberando así el organismo de una carga innecesaria; daría cabida al gozo, y me beneficiaría con el ejercicio adecuado al aire libre. Me bañaría frecuentemente y bebería en abundancia agua pura y blanda. Si esta conducta se siguiera perseverantemente, resistiendo a la inclinación de hacer lo contrario, obraría maravillas en la recuperación de la salud.

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»