Ellen G. White Writings

<< Back Forward >>

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»

El Ministerio Médico, Page 301

varios lugares es difundir la luz sobre este tema y que se practiquen los tratamientos higiénicos.

Me ha dolido cuando se alentó a muchos estudiantes a ir donde recibirían una instrucción en el uso de drogas. La luz que he recibido sobre el tema de las drogas es completamente diferente del uso que se hace de ellas en estas escuelas o en los sanatorios. Debemos estar bien informados en estos temas.

Los nombres complicados que se da a las medicinas sirven para cubrir el asunto, para que nadie sepa qué se les está mandando como remedio a menos que consulten un diccionario...

Debe proveerse a los pacientes una alimentación buena y saludable; debe observarse una abstinencia total de toda bebida embriagadora; las drogas deben descartarse, y seguirse los métodos racionales de tratamiento. No se debe dar a los pacientes alcohol, te, café ni drogas; pues esto siempre deja secuelas de perjuicio. Al observar estas reglas, muchos que han sido desahuciados por los médicos, pueden ser restaurados a la salud.

En esta obra los instrumentos humanos y divinos pueden cooperar en salvar la vida, y Dios añadirá su bendición. Muchos enfermos que no son de nuestra fe vendrán a nuestras instituciones para recibir tratamiento. Algunos que se arruinaron la salud por la complacencia pecaminosa, y que han recibido tratamiento de médicos hasta que la droga no ha surtido efecto, vendrán; y recibirán beneficio.

El Señor bendecirá las instituciones dirigidas de acuerdo con sus planes. Él cooperará con todo médico que se comprometa en forma fiel y consciente en su obra. El entrará al cuarto del enfermo. Él dará sabiduría a los enfermeros.—Manuscrito 162, 1897.

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»