Ellen G. White Writings

<< Back Forward >>

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»

El Ministerio Médico, Page 33

Ni siquiera estas palabras son capaces de alcanzar la grandeza y la gloria del propósito de Dios que su pueblo debe cumplir.—Manuscrito 166, 1899.

El más alto objetivo

Se necesitan sanatorios en los cuales se realice una obra médica y quirúrgica de éxito. Esas instituciones, conducidas de acuerdo con la voluntad de Dios, quitarán el prejuicio y expondrán nuestra obra a una notoriedad favorable. El más alto objetivo de los obreros de estas instituciones debe ser la salud espiritual de los pacientes. Puede hacerse una obra evangelística exitosa en conexión con la obra médica misionera. Es en la unión de estas líneas de trabajo donde podemos esperar reunir el más precioso fruto para el Señor.—Carta 202, 1903.

Monumentos recordativos para Dios

Nuestros sanatorios en todos sus departamentos deben ser monumentos para Dios, sus instrumentos para sembrar las semillas de la verdad en los corazones humanos. Esto serán si se los dirige adecuadamente.—Testimonies for the Church 6:225.

Para reformar las prácticas médicas

El uso de las drogas en nuestras instituciones es contrario a la luz que al Señor le ha placido darme. El negocio de la droga ha hecho más daño a nuestro mundo y ha matado a más personas de las que ha ayudado o curado. Según la luz que se me dio al principio en cuanto a por qué debían establecerse estas instituciones, esto es, los sanatorios, era para reformar las prácticas médicas de los facultativos.—Carta 69, 1898.

Un honor para Dios

El Dios del cielo es honrado por una institución

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»