Ellen G. White Writings

<< Back Forward >>

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»

El Ministerio Médico, Page 334

almas serían llevadas a la luz...

El evangelio de Cristo debe estar atado con la obra médica misionera, y la obra médica misionera debe estar ligada al ministerio del evangelio. El mundo necesita los esfuerzos de médicos misioneros que estén vinculados con el mensaje del evangelio. Los ministros del evangelio no pueden gastar su tiempo y fortaleza en hacer la obra que necesita llevarse adelante en esta rama, pero por la influencia de la pluma y la voz ellos pueden reforzar esta obra. Deben considerarla como la mano ayudadora del evangelio, colocando en ella gran aprecio por ser el medio de preparar los corazones para la siembra de la semilla de la verdad, y para atraer muchos a Cristo.

Los ministros deben combatir la enfermedad

A menudo el ministro será llamado a desempeñar el papel de médico. Él debe tener una preparación que lo capacite para administrar los remedios más sencillos para el alivio del doliente. Los ministros y los obreros bíblicos debieran prepararse para esta línea de trabajo, pues al hacerlo están siguiendo el ejemplo de Cristo. Ellos también debieran estar preparados por instrucción y práctica para combatir la enfermedad del cuerpo, como lo están para sanar el alma enferma de pecado y guiarla al gran Médico. Cumplen la comisión que Cristo dio a los doce y luego a los setenta: “En cualquier ciudad donde entréis,... sanad a los enfermos que en ella haya, y decidles: Se ha acercado a vosotros el reino de Dios”. Cristo está al lado de ellos tan dispuesto a sanar a los enfermos como cuando estuvo en persona aquí en la tierra.—Manuscrito 88, 1902.

Cómo él es perfecto

Nuestra obra consiste en esforzarnos por alcanzar en nuestra esfera de acción la perfección que Cristo logró en

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»