Ellen G. White Writings

<< Back Forward >>

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»

El Ministerio Médico, Page 356

El propósito del Señor es que mejoremos constantemente los talentos que nos ha otorgado. No podemos hacer esto a menos que los utilicemos. La esperanza de la pronta venida de Cristo no debe inducirnos a la inactividad. En lugar de esto, debe guiarnos a hacer todo lo que nos sea posible para bendecir y beneficiar a la humanidad. Ningún ocioso está sin culpa a la vista del Señor.

La religión de la Biblia nunca hace holgazanes. Creemos que la venida de Cristo está cerca. Por lo tanto, que cada uno haga el máximo con el tiempo que Dios le ha dado para prepararse a sí mismo y a otros para este gran evento. Enseñad la importancia de los deberes de la vida a los que desperdician sus oportunidades.

Trabajad en favor del intemperante y del que usa tabaco, diciéndoles que ningún borracho heredará el reino de Dios y que “No entrará en ella ninguna cosa inmunda, o que hace abominación”. Mostradles el bien que pueden hacer con el dinero que ahora gastan y el bien que podrían hacer con el dinero que ahora emplean en lo que sólo les acarrea daño.—Carta 25, 1902.

Tolerancia con las opiniones ajenas

Debemos recordar que hay una inmensa diversidad de mentes en el mundo, y no podemos esperar que todos consideren exactamente el tema de la alimentación como nosotros lo hacemos. No toda mente corre exactamente por el mismo canal. Yo no como mantequilla, pero hay miembros de mi familia que lo hacen. Ésta no se coloca en mi mesa; pero no me disgusto si algunos miembros de mi familia eligen consumirla ocasionalmente. Muchos de nuestros hermanos entendidos tienen mantequilla sobre sus mesas, y no me siento obligada a tratar de forzarlos a tomar una conducta contraria. Nunca debe permitirse que estas cosas hagan separación entre los hermanos. No

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»