Ellen G. White Writings

<< Back Forward >>

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»

El Ministerio Médico, Page 384

Todo alimento de origen animal debe descartarse, pero las verduras deben prepararse en forma agradable, con un poco de leche, con crema o con algún equivalente. Los pobres dicen, cuando se les presenta la reforma pro salud: “¿Qué comeremos? No tenemos recursos con que comprar nueces”. Al predicar el evangelio a los pobres, se me instruye a decirles que consuman los alimentos que son más nutritivos. No les puedo decir: “No debéis ingerir huevos, o leche, o crema. No podéis utilizar mantequilla en la preparación de vuestros alimentos”. El evangelio debe predicarse a los pobres, y no ha llegado aún el tiempo para ordenar la dieta más estricta.

Llegará el tiempo cuando tendremos que prescindir de algunos de los artículos de la dieta que utilizamos ahora, tales como leche, crema y huevos; pero mi mensaje es que usted no debe adelantar el tiempo de angustia para usted mismo, y así afligirse con la muerte. Espere hasta que el Señor prepare las cosas en su camino.—Carta 37, 1901.

Luz comunicada en amor y compasión

Nuestro misericordioso Padre celestial ve la deplorable condición de los hombres que, a sabiendas o por ignorancia, viven en violación de las leyes que él ha establecido. Y en amor y compasión a la raza humana, hace que la luz brille por medio de la reforma pro salud. Él publica su ley y la penalidad que acompañará su transgresión, para que todos entienden y cuiden vivir en armonía con las leyes naturales. Él proclama su ley en forma tan clara y la hace tan prominente que es como una ciudad fundada sobre un monte. Todos los seres racionales pueden comprenderla si lo desean. Los idiotas no serán responsables. El trabajo que acompaña al mensaje del tercer ángel, para preparar un pueblo de la venida del Señor, consiste en hacer clara la ley natural y exhortar a que se la obedezca.—Testimonies for the Church 3:161.

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»