Ellen G. White Writings

<< Back Forward >>

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»

El Ministerio Médico, Page 428

conocer a Dios y a Jesucristo, a quien él ha enviado. El Señor vive y reina. Jóvenes, salid a los lugares a donde seáis dirigidos por el Espíritu del Señor. Trabajad para ser obreros de sostén propio; y al tener oportunidad, proclamad el mensaje de amonestación.—Carta 60, 1901.

Misiones médicas en cada ciudad

La intemperancia ha llenado nuestro mundo, y se debieran establecer misiones médicas en cada ciudad. Con esto no quiero decir que se deben fundar instituciones costosas, que requieran gran desembolso de recursos. Estas misiones deben dirigirse en tal forma que no produzcan agotamiento en la causa; y la labor de ellas es preparar el camino para la verdad presente. La obra médica misionera debe tener su representación en todo lugar en conexión con el establecimiento de nuestras iglesias. El alivio del sufrimiento físico abre el camino para la curación del alma enferma de pecado.—Manuscrito 88, 1902.

Ventajas de las escuelas pequeñas

El Señor está abriendo ciertamente el camino para que, como pueblo, dividamos y subdividamos los grupos que han estado creciendo mucho para trabajar juntos y obtener mayores ventajas. Y esta división debe hacerse, no solamente para que los estudiantes tengan mayores ventajas, sino para que los maestros puedan beneficiarse, y conservar la vida y la salud. Establecer otra escuela sería mejor que agrandar aún más la escuela de _____. Que otra localidad reciba el beneficio de una de nuestras instituciones educativas. Conseguid para ella el mejor talento, y resguardadla contra los peligros de una escuela superpoblada.—Carta 253, 1908.

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»