Ellen G. White Writings

<< Back Forward >>

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»

El Ministerio Médico, Page 75

enfermos, para que se elimine la posibilidad de que cualquier médico sensato imagine que en nuestra facultad no damos la instrucción suficiente para calificar debidamente a nuestros jóvenes y señoritas como médicos bien preparados. Los estudiantes que se gradúan deben avanzar de continuo en conocimiento; pues la práctica hace la perfección.

La facultad de medicina de Loma Linda debe ser de la más alta calidad, porque los que están en esa escuela tienen el privilegio de mantener una conexión viva con el más sabio de todos los médicos, de quien se recibe el conocimiento de calidad superior. Y para la preparación especial de nuestros jóvenes que tienen claras convicciones de su deber de obtener una educación médica que los capacitará para pasar los exámenes requeridos por la ley, debemos suplir lo que se necesite para que no tengan que ir a facultades de medicina dirigidas por hombres que no son de nuestra fe. Así cerraremos una puerta que al enemigo le gustaría mantener abierta; y nuestros jóvenes y señoritas, cuyos intereses espirituales el Señor desea que salvaguardemos, no se sentirán obligados a unirse con incrédulos para obtener una preparación completa en las ramas médicas.—Pacific Union Recorder, 3 de febrero de 1910.

Necesidad de los mejores talentos

Se me ha especificado que Loma Linda es un lugar muy importante, que demanda el mejor profesor de Biblia que podamos ofrecer. Hay jóvenes promisorios aquí, que deben prepararse para ocupar cargos importantes en la obra. Ellos deben tener la mejor clase de instructores, los más capaces maestros de Biblia que entiendan las verdades de la Palabra. La verdad y la justicia, reveladas en la Palabra de Dios, deben ser la fortaleza de nuestros obreros.

Se me ha dado un bosquejo de la obra que debe realizarse en Loma Linda, y sé que debemos invertir nuestros

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»