Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Testimonios para la Iglesia, Tomo 4

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Trabajos en California

    Mi esposo trabajó poco en California. Parecía que su recuperación se demoraba. Nuestras oraciones ascendían al cielo un mínimo de tres o incluso cinco veces al día, y la paz de Dios descendía con frecuencia sobre nosotros. Yo no me desalenté en absoluto. Puesto que por las noches no podía dormir mucho, una gran parte del tiempo transcurría en oración y alabanza agradecida a Dios por su misericordia. Sentía que la paz de Dios inundaba mi corazón constantemente y podría decirse que mi paz era como un río. Me alcanzaron pruebas inesperadas e imprevistas que, junto con la enfermedad de mi esposo, estuvieron a punto de postrarme. Pero mi confianza en Dios no se conmovió. En verdad, era una ayuda presente en todos los momentos de necesidad.4TPI 279.3

    Visitamos Healdsburg, St. Helena, Vacaville y Pacheco. Mi esposo me acompañaba cuando el tiempo era favorable. El invierno era muy duro y cuando la salud de mi esposo mejoró y el tiempo en Míchigan se suavizó, regresó para ingresar en el sanatorio. Allí mejoró mucho y volvió a escribir para nuestras publicaciones con la fuerza y la claridad que le eran habituales.4TPI 280.1

    No me atreví a acompañar a mi esposo y cruzar las praderas. Las constantes preocupaciones y ansiedad, y la incapacidad de dormir, me causaron preocupantes problemas de corazón. A medida que se acercaba la hora de separarnos nuestra inquietud aumentaba. Nos era imposible contener las lágrimas; no sabíamos si volveríamos a encontrarnos en este mundo. Mi esposo regresaba a Míchigan y habíamos decidido que era aconsejable que yo visitara Oregon y diera mi testimonio a aquellos que nunca me habían oído.4TPI 280.2

    Salí de Healdsburg hacia Oakland el 7 de junio. Me reuní con las iglesias de San Francisco y Oakland en la gran tienda de San Francisco, en la cual había trabajado el hermano Healey. Sentí la carga del testimonio y la gran necesidad de esfuerzos personales perseverantes que esas iglesias tenían para atraer a otros al conocimiento de la verdad. Se me había mostrado que San Francisco y Oakland eran, y serían siempre, campos misioneros. Su crecimiento sería lento pero, si todos los que están en esas iglesias fueran miembros vivientes e hicieran lo que estuviera en su mano para llevar la luz a otros, muchos más serían atraídos a las filas de los que obedecen la verdad. Los creyentes en la verdad presente no estaban tan interesados en la salvación de los demás como debieran. La inactividad y la indolencia en la causa de Dios resultaría en que ellos mismos se apartarían de Dios y, con su ejemplo, impedirían que otros avanzaran. Las acciones abnegadas, perseverantes y activas darían el mejor resultado. Quise grabar en su mente que el Señor me ha revelado que los obreros sinceros y activos presentarán la verdad a otros, no los que sólo profesan creerla. No deben presentar la verdad únicamente con palabras, sino con una vida prudente, siendo representantes vivos de la verdad.4TPI 280.3

    Se me mostró que los miembros de esas iglesias debían ser alumnos de la Biblia. Estudiando la voluntad de Dios con sinceridad para aprender a ser obreros de la causa de Dios. Deben mostrar los frutos de la verdad dondequiera que estén: en el hogar, en el taller, en el mercado y también en la casa de reunión. Para familiarizarse con la Biblia deben leerla con atención y en oración. Para depositar su carga, y ellos mismos, en Cristo deben empezar de una vez a estudiar para entender el valor de la cruz de Cristo y aprender a llevarla. Si hubieran vivido vidas santificadas, ahora tendrían ante ellos el temor de Dios.4TPI 280.4

    Las pruebas nos hacen ver qué somos. Las tentaciones nos permiten atisbar nuestro carácter real y la necesidad de cultivar los buenos rasgos. Al confiar en la bendición de Dios el cristiano está a salvo de cualquier peligro. En la ciudad no será corrompido. En la tesorería será destacado por sus hábitos de estricta integridad. En el taller mecánico cada operación será llevada a cabo con fidelidad, con el ojo puesto en la gloria de Dios. Cuando los miembros de una iglesia siguen esa conducta, la iglesia tiene éxito. La prosperidad nunca alcanzará a las iglesias hasta que se unan estrechamente a Dios y tengan un interés abnegado por la salvación de los hombres. Los ministros pueden predicar sermones agradables y vigorosos y esforzarse mucho para construir la iglesia y hacer que prospere, pero si sus miembros no desempeñan su papel como siervos de Jesucristo, la iglesia siempre estará en tinieblas y sin fuerzas. Tan cierto como que el mundo es difícil y tenebroso, la influencia de un ejemplo realmente coherente será poder para el bien.4TPI 281.1

    No se puede esperar una cosecha allí donde no se ha sembrado, o conocimiento allí donde no se ha buscado, como la salvación cuando se ha sido indolente. El ocioso y perezoso nunca conseguirá derrotar el orgullo ni vencer el poder de la tentación que lo lleva a las pecaminosas complacencias que lo mantienen alejado de su Salvador. La luz de la verdad, cuando santifica la vida, descubrirá al que la recibe las pecaminosas pasiones de su corazón que luchan por el dominio y hacen necesario que para resistir a Satanás ponga en tensión todos los nervios y todas las fuerzas que ha conquistado por los méritos de Cristo. Cuando se encuentre rodeado por influencias premeditadas para apartarlo de Dios, debe pedir incesantemente ayuda y fuerza de Jesús para poder vencer los engaños de Satanás.4TPI 281.2

    Algunas de las iglesias de California se encuentran en constante peligro porque las preocupaciones de esta vida y los pensamientos mundanos ocupan tanto la mente que no piensan en Dios o el cielo y las necesidades de sus propias almas. Ocasionalmente salen de su estupor pero vuelven a caer en un sueño aún más profundo. A menos que salgan de su sueño, Dios retirará la luz y las bendiciones que les ha otorgado. Lleno de ira, retirará su candelabro. Dios ha hecho que esas iglesias sean depositarias de su ley. Si rechazan el pecado y, con piedad activa y sincera, demuestran firmeza y sumisión a los preceptos de la palabra de Dios, si son fieles en el desempeño de los deberes religiosos, conseguirán que el candelabro vuelva a su sitio. Así tendrán la prueba de que el Señor de los ejércitos está con ellas y el Dios de Jacob es su refugio.4TPI 282.1

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents