Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Testimonios para la Iglesia, Tomo 4

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Los pobres del señor

    Se me mostró que los hermanos que viven fuera de Battle Creek no valoran las cargas y preocupaciones que reposan sobre los que se encuentran en el corazón mismo de la obra. Permiten que los miembros de sus iglesias que no son capaces de sostenerse por sí mismos vengan a Battle Creek con la esperanza de poder obtener empleo en nuestras instituciones. Vienen sin antes escribir y averiguar si hay algún empleo libre para ellos y, de ese modo, se amontonan en la iglesia y descubren por sí mismos que ya hay demasiados empleados, muchos de las cuales están tan necesitados como ellos mismos. Se les admitió por compasión y todavía permanecen en sus puestos, no porque presten un servicio a las instituciones, sino porque están muy necesitados.4TPI 500.1

    Hay familias que viven en Battle Creek que han visto crecer esas instituciones, por lo cual son merecedoras y necesitan de un puesto en ellas pero que, sin embargo, no pueden conseguirlo porque muchos que vienen de fuera sufrirían si no se los empleara. Esto es causa de que las instituciones y la iglesia estén desorientadas y no sepan cómo tratar todos esos casos con sabiduría, sin perjudicar a nadie y mostrando misericordia para todos. Nuestras instituciones han soportado pérdidas por querer ayudar en esos casos, porque la salud de los candidatos es muy frágil y, por consiguiente, no rinden lo que debieran. Si sus puestos pudiesen estar ocupados por personas capaces y eficientes, la causa de Dios se ahorraría una gran cantidad de dinero.4TPI 500.2

    Cada iglesia tiene el deber de interesarse por sus pobres. Sin embargo, muchos egoístas han obligado a los miembros pobres de su iglesia a que se mudaran a Battle Creek para que, de esa manera, no se les pida que los sostengan. La iglesia de Battle Creek gasta cada año entre cien y quinientos dólares para el sostenimiento de los pobres y los enfermos cuyas familias deberían pasar privaciones de no ser porque reciben caridad.4El lector deberá tener en cuenta que se trata de un escrito redactado en 1880 y que, por aquel entonces, un dólar era una suma importante de dinero. Baste con saber que dos pavos vivos podían valer esa cantidad.—N. del E. No es del agrado de Dios que esa iglesia permita que los pobres que se encuentran entre sus miembros sufran necesidades. Por lo tanto, los que se encuentran en el corazón de la obra soportan un sobrecosto continuo.4TPI 500.3

    Nuestros hermanos deberían mantener sus pobres en sus casas y hacerse cargo de aquellos que ya están en Battle Creek. Podrían hacer mucho más de lo que ahora hacen por los pobres si les proporcionaran empleo, ayudándolos a salir del atolladero por sus propios medios. Sería mucho mejor que esas personas fueran empleadas en asuntos temporales que enviarlas al gran corazón de la obra, cargando la causa de Dios con obreros ineficientes. En Battle Creek sólo son útiles los hombres y las mujeres con formación, que gozan de fuerza física y mental, responsables, acostumbrados a usar su propio cerebro antes que el de los demás. Hermanos, ¿consideraríais que es aconsejable confiar unos cargos de responsabilidad a personas que son incapaces de obtener sus propios medios de subsistencia en los asuntos comunes de la vida?4TPI 501.1

    Hay hombres y mujeres, y jóvenes, a los cuales es preciso enseñar a emplear sus capacidades allí donde se encuentren. No es tarea agradable, pero cada iglesia es responsable de sus miembros y no debería promover que las personas que no pueden ganarse la vida en su lugar de residencia se muden a Battle Creek. Los hermanos que viven en el campo tienen granjas y pueden conseguir sus propios aprovisionamientos. Por lo tanto, es mucho menos costoso sostener a los pobres en el campo, donde las provisiones son más baratas, que enviarlos a Battle Creek donde, en lugar de ayudar a la iglesia y sus instituciones, obligan constantemente a retirar recursos de la tesorería para ayudarlos. A quienes viven en la ciudad les es costoso comprar casi todas sus provisiones y también hacerse cargo de los pobres.4TPI 501.2

    Hermanos que asistís a iglesias pequeñas, si Dios os ha encomendado la tarea de cuidar a sus pobres, consolar a los desfallecidos, visitar a los enfermos y proveer a los necesitados, no seáis tan generosos e impedid que la iglesia de Battle Creek se quede con todas las bendiciones de esa tarea. La codicia de las bendiciones que Dios ha prometido a aquellos que se ocupen de los pobres y se compadezcan de los que sufren será vuestra justificación.4TPI 501.3

    Es preciso que se establezca un fondo de caridad para cubrir las necesidades de los pobres a los que se permite que acudan a Battle Creek. Cada año el sanatorio soporta una carga de miles de dólares por atender a los pacientes de beneficencia. ¿Y quién valora correctamente esta gran carga que soporta la institución? Nadie cuyo nombre se encuentre en los libros de la iglesia debería sufrir la enfermedad un año tras otro cuando unos pocos meses en el sanatorio le darían alivio y una valiosa experiencia de cómo cuidarse de sí mismo y de otros cuando estén enfermos. Todas las iglesias deberían sentir como un deber bíblico hacerse cargo de sus propios pobres y enfermos.4TPI 501.4

    Cuando un valioso hijo de Dios necesita los servicios del sanatorio y sólo puede hacerse cargo de una pequeña parte de los costos, la iglesia ha de jugar un noble papel al hacerse cargo del resto de la suma. Algunos serán incapaces de pagar ni siquiera una pequeña parte, pero no permitáis que continúen sufriendo a causa de vuestro egoísmo. Enviadlos al sanatorio, junto con sus peticiones y vuestro dinero para sufragar los gastos. Al hacer esto obtendréis preciosas bendiciones. Mantener en funcionamiento una institución de ese tipo tiene un costo y no se le debería pedir que trate a los enfermos a cambio de nada. Si fuese posible restituir a la institución la suma que ha gastado en pacientes de beneficencia, sería una gran ayuda para aliviar su situación actual.4TPI 502.1

    Hermanos, no depositéis la carga de vuestros pobres sobre las personas y las instituciones de Battle Creek, sino que haceos cargo de la tarea y cumplid con vuestro deber. Privaos de algunas cosas en vuestros vestidos o vuestros hogares y depositad en algún lugar seguro una suma destinada a los pobres y necesitados. No permitáis que vuestros diezmos y vuestras ofrendas de gratitud a Dios se reduzcan, sino que haced esto en añadidura. No es propósito de Dios que lluevan recursos del cielo para sostener a los pobres, sino que ha puesto sus bienes en manos de administradores. Deben reconocer a Cristo en la persona de sus santos. Todo aquello que hagan por sus hijos que sufren, por él lo hacen, porque identifica su interés con el de la humanidad sufriente.4TPI 502.2

    Dios pide a los jóvenes que se priven de ornamentos y artículos de vestimenta innecesarios, aun cuando cuesten muy poco, y depositen esa cantidad en el cesto de la caridad. También pide a los de edad madura que, cuando examinen un reloj o una cadena de oro, se detengan y se pregunten si sería correcto gastar una cantidad tan grande de dinero por algo que no necesitamos o si hay otro artículo más barato que pueda suplir las mismas necesidades. Al negarnos a nosotros mismos y cargar la cruz de Jesús, el cual se hizo pobre por nosotros, podemos hacer mucho para aliviar el sufrimiento de los pobres que se encuentran entre nosotros. Al imitar el ejemplo de nuestro Señor y Maestro recibiremos su aprobación y sus bendiciones.4TPI 502.3

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents