Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Testimonios para la Iglesia, Tomo 4

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Número 30—Testimonio para la iglesia

    Los siervos de Dios

    Dios eligió a Abraham como mensajero suyo para comunicar por su medio la luz al mundo. La palabra de Dios no llegó a él presentándole perspectivas halagüeñas de un salario elevado en esta vida, o un gran aprecio y honores mundanales. “Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré”, fue el mensaje divino enviado a Abraham. El patriarca obedeció, y “salió sin saber a dónde iba” (Hebreos 11:8) como portador de la luz de Dios, para mantener el nombre del Dios vivo en la tierra. Abandonó su país, su hogar, sus parientes y todas las gratas compañías de la primera parte de su vida, para hacerse peregrino y advenedizo en la tierra.4TPI 515.1

    Con frecuencia, es más esencial de lo que muchos creen que las relaciones sostenidas en la primera parte de la vida queden rotas, a fin de que aquellos que han de hablar “en nombre de Cristo” (2 Corintios 5:20) estén en situación de poder ser educados por Dios y de prepararse para su gran obra. A menudo los parientes y amigos tienen una influencia que, a la vista de Dios, estorbaría grandemente las instrucciones que él se propone dar a sus siervos. Los que no están en relación con el cielo harán sugestiones que si se escuchan apartarán de su obra santa a aquellos que debieran ser portadores de la luz divina.4TPI 515.2

    Antes que Dios pudiese usarlo, Abraham debía separarse de sus asociados anteriores, a fin de no ser dominado por la influencia humana, y dejar de fiar en la ayuda humana. Una vez que se hubo relacionado con Dios, este hombre debía morar entre extraños. Su carácter debía ser peculiar, diferente de todo el mundo. No podía siquiera explicar su conducta de manera comprensible para sus amigos, porque eran idólatras; las cosas espirituales deben discernirse espiritualmente; por lo tanto sus motivos y sus actos no podían ser comprendidos por sus deudos y amigos.4TPI 515.3

    La incondicional obediencia de Abraham fue uno de los casos más notables de fe y confianza en Dios que se encuentran en los anales sagrados. Con la sola promesa de que sus descendientes poseerían Canaán, sin la menor evidencia externa, siguió adonde Dios le llevaba, cumpliendo plena y sinceramente las condiciones de su parte y confiando en que el Señor cumpliría fielmente su palabra. El patriarca fue adonde Dios le indicó que era su deber ir; pasó por el desierto sin terror; vivió entre naciones idólatras, con el único pensamiento: “Dios habló; obedezco su voz; él me guiará y me protegerá”.4TPI 516.1

    Los mensajeros de Dios necesitan hoy una fe y una confianza como la que tuvo Abraham. Pero muchos de aquellos a quienes el Señor podría usar no quieren avanzar oyendo y obedeciendo su voz sobre todas las demás. La relación con sus deudos y amigos, las antiguas costumbres y compañías, tienen a menudo tanta influencia sobre los siervos de Dios que él sólo puede darles poca instrucción, comunicarles poco conocimiento de sus propósitos; y con frecuencia después de un tiempo los pone a un lado y llama en su lugar a otros, a quienes prueba de la misma manera. El Señor haría mucho por sus siervos si ellos estuviesen completamente consagrados a él, estimando sus servicios por encima de los vínculos de la parentela y toda otra asociación terrenal.4TPI 516.2

    Los ministros del evangelio tienen una obra sagrada. Tienen que dar al mundo un solemne mensaje de amonestación, un mensaje que será sabor de vida para vida, o de muerte para muerte. Son mensajeros de Dios al hombre, y nunca deben perder de vista su misión ni sus responsabilidades. No son como los mundanos; ni pueden ser como ellos. Si fuesen fieles a Dios, conservarían su carácter separado y santo. Si dejan de estar relacionados con el cielo, están en mayor peligro que otros, y pueden ejercer una intensa influencia en la mala dirección; porque Satanás tiene constantemente su ojo sobre ellos, esperando que manifiesten alguna debilidad, con la cual pueda hacer un ataque con éxito. ¡Cómo se regocija cuando tiene éxito! Porque cuando el que es embajador de Cristo no está en guardia, el gran adversario lo usa como medio para asegurarse muchas almas.4TPI 516.3

    Los que están íntimamente relacionados con Dios pueden no prosperar en las cosas de esta vida; con frecuencia son afligidos y probados. José fue vilipendiado y perseguido porque conservó su virtud e integridad. David, el mensajero elegido de Dios, fue acechado como una fiera por sus perversos enemigos. Daniel fue arrojado al foso de los leones, porque era firme e íntegro en su fidelidad a Dios. Job fue privado de sus posesiones mundanales, y tan afligido en su cuerpo que le aborrecían sus parientes y amigos; sin embargo, conservó su fidelidad e integridad a Dios. Jeremías habló las palabras que Dios había puesto en su boca, y su sencillo testimonio enfureció de tal manera al rey y a los príncipes que le arrojaron a una repugnante mazmorra. Esteban fue apedreado porque predicaba a Cristo, y Cristo crucificado. Pablo fue encarcelado, azotado, apedreado, y finalmente muerto, porque era fiel mensajero en llevar el evangelio a los gentiles. El amado Juan fue desterrado a la isla de Patmos, “por causa de la palabra de Dios y el testimonio de Jesucristo”. Apocalipsis 1:9.4TPI 517.1

    Estos ejemplos de firmeza humana, mediante la fuerza del poder divino, son para el mundo un testimonio de la fidelidad de las promesas de Dios, de su permanente presencia y de su gracia sostenedora. Cuando el mundo mira a estos hombres humildes, no puede discernir el valor moral que tienen para Dios. Es obra de fe reposar serenamente en Dios en la hora más sombría y sentir que nuestro Padre está al timón, por severamente probado y agitado por la tempestad que uno esté. Sólo el ojo de la fe puede ver más allá del tiempo y de los sentidos para estimar el valor de las riquezas eternas.4TPI 517.2

    Un gran jefe militar conquista naciones, sacude los ejércitos de medio mundo; pero muere vencido y en el destierro. El filósofo que recorre el universo encontrando por doquiera las manifestaciones del poder de Dios y deleitándose en su armonía, con frecuencia deja de contemplar en estas admirables maravillas la mano que las formó. “El hombre que está en honra y no entiende, semejante es a las bestias que perecen”. Salmos 49:20. Ninguna esperanza de inmortalidad gloriosa alumbra el futuro de los enemigos de Dios. Pero los héroes de la fe tienen la promesa de una herencia más valiosa que cualquier riqueza terrenal, una herencia que satisfará los anhelos del alma. Pueden ser desconocidos por el mundo, pero son anotados como ciudadanos en los libros de registro del cielo. Una grandeza exaltada, un eterno peso de gloria, será la recompensa final de aquellos a quienes Dios ha hecho herederos de todo.4TPI 517.3

    Los ministros del evangelio deben hacer de la verdad de Dios el tema de su estudio, meditación y conversación. La mente que se espacia mucho en la voluntad de Dios revelada al hombre, será fuerte en la verdad. Los que leen y estudian con el ferviente deseo de tener luz divina, sean ministros o no, no tardarán en descubrir en las Escrituras una belleza y armonía que cautivarán su atención, elevarán sus pensamientos y les darán una inspiración y una energía de argumentos que les harán poderosos para convencer y convertir las almas.4TPI 518.1

    Hay peligro de que los ministros que profesan creer la verdad presente se queden satisfechos con presentar la teoría solamente, mientras que sus propias almas no sienten su poder santificador. Algunos no tienen el amor de Dios en el corazón para suavizar, amoldar y ennoblecer su vida. El salmista declara del hombre bueno: “En la ley de Jehová está su delicia, y en su ley medita de día y de noche”. Salmos 1:2. Se refiere a su propia experiencia, y declara: “¡Cuánto amo yo tu ley! Todo el día es ella mi meditación”. Salmos 119:97. “Se anticiparon mis ojos a las vigilias de la noche, para meditar en tus mandatos”. Salmos 119:148.4TPI 518.2

    Ningún hombre está calificado para levantarse en el púlpito sagrado a menos que haya sentido la influencia transformadora de la verdad de Dios sobre su propia alma. Entonces, y no antes, puede, por precepto y ejemplo, representar debidamente la vida de Cristo. Pero muchos, en su trabajo, se ensalzan a sí mismos más bien que a su Maestro; y sus conversos se han convertido al ministro, en vez de a Cristo.4TPI 518.3

    Me duele saber que algunos de los que predican la verdad presente no son hombres verdaderamente convertidos. No están relacionados con Dios. Tienen una religión mental, pero ninguna conversión del corazón; y estos son los que mas confían en sí mismos y creen bastarse a sí mismos; y esta confianza propia les impedirá adquirir la experiencia esencial para ser obreros eficaces en la viña del Señor. ¡Ojalá pudiese despertar a los que aseveran ser atalayas en los muros de Sión, para que comprendiesen su responsabilidad! Se despertarían y asumirían una posición más elevada por Dios; porque hay almas que perecen por su negligencia. Deben tener una devoción sincera hacia Dios que los conducirá a ver como Dios ve, y a recibir de él las palabras de amonestación y hacer oír la alarma a los que están en peligro. El Señor no ocultará su verdad del centinela fiel. Los que hacen la voluntad de Dios conocerán de su doctrina. “Los impíos procederán impíamente, y ninguno de los impíos entenderá, pero los entendidos comprenderán”. Daniel 12:10.4TPI 518.4

    Jesús dijo a sus discípulos: “Aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón”. Mateo 11:29. Ruego a los que han aceptado la responsabilidad de ser maestros que primero aprendan humildemente, y permanezcan siempre como alumnos en la escuela de Cristo para recibir del Maestro lecciones de mansedumbre y humildad de corazón. La humildad de espíritu, combinada con la actividad ferviente, resultará en la salvación de las almas compradas a tan alto precio por la sangre de Cristo. El ministro puede comprender y creer la teoría de la verdad, y aun puede presentarla a otros; pero esto no es todo lo que se requiere de él. “La fe, si no tiene obras, es muerta”. Santiago 2:17. Él necesita aquella fe que obra por amor y purifica el alma. Una fe viva en Cristo pondrá toda acción de la vida y toda emoción del alma en armonía con la verdad y con la justicia de Dios.4TPI 519.1

    La inquietud, la exaltación propia, el orgullo, la pasión y cualquier otro rasgo de carácter que difiera de nuestro Dechado santo, debe ser vencido; y entonces la humildad, la mansedumbre y la sincera gratitud a Jesús por nuestra salvación, fluirán continuamente del manantial puro del corazón. La voz de Jesús debe oírse en el mensaje que cae de los labios de su embajador.4TPI 519.2

    Debemos tener un ministerio convertido. La eficiencia y el poder que acompañan a un ministro verdaderamente convertido harían temblar a los hipócritas de Sión y harían temer a los pecadores. El estandarte de la verdad y de la santidad está siendo arrastrado en el polvo. Si los que hacen oír las solemnes notas de amonestación para este tiempo pudiesen comprender cuán responsables son ante Dios, verían la necesidad que tienen de la oración ferviente. Cuando las ciudades eran acalladas en el sueño de la medianoche, cuando cada hombre había ido a su casa, Cristo, nuestro ejemplo, se dirigía al monte de los Olivos, y allí, en medio de los árboles que le ocultaban, pasaba toda la noche en oración. El que no tenía mancha de pecado, el que era alfolí de bendición; Aquel cuya voz oían a la cuarta vigilia de la noche, cual bendición celestial, los aterrorizados discípulos, en medio de un mar tormentoso, y cuya palabra levantaba a los muertos de sus sepulcros, era el que hacía súplicas con fuerte clamor y lágrimas. No oraba por sí mismo, sino por aquellos a quienes había venido a salvar. Al convertirse en suplicante, y buscar de la mano de su Padre nueva provisión de fuerza, salía refrigerado y vigorizado como substituto del hombre, identificándose con la humanidad doliente y dándole un ejemplo de la necesidad de la oración.4TPI 519.3

    Su naturaleza era sin mancha de pecado. Como Hijo del hombre, oró al Padre, mostrando que la naturaleza humana requiere todo el apoyo divino que el hombre puede obtener a fin de quedar fortalecido para su deber y preparado para la prueba. Como Príncipe de la vida, tenía poder con Dios y prevaleció por su pueblo. Este Salvador, que oró por los que no sentían la necesidad de la oración, y lloró por los que no sentían la necesidad de las lágrimas, está ahora delante del trono, para recibir y presentar ante su Padre las peticiones de aquellos por quienes oró en la tierra. Nos toca seguir el ejemplo de Cristo. La oración es una necesidad en nuestro trabajo por la salvación de las almas. Sólo Dios puede dar crecimiento a la semilla que sembramos.4TPI 520.1

    Fracasamos muchas veces porque no comprendemos que Cristo está con nosotros por medio de su Espíritu, tan ciertamente como cuando, en los días de su humillación, vivía en la tierra. El tiempo transcurrido no ha obrado cambio alguno en la promesa que hiciera a sus discípulos al separarse y ser alzado de ellos al cielo: “He aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo”. Mateo 28:20. Él ordenó que debía haber una sucesión de hombres herederos de la autoridad de los primeros maestros de la fe, para que continuasen predicando a Cristo y a Cristo crucificado. El gran Maestro ha delegado potestad en sus siervos que tienen “este tesoro en vasos de barro”. 2 Corintios 4:7. Cristo dirigirá la obra de su embajadores, si ellos aguardan sus instrucciones y su dirección.4TPI 520.2

    Los ministros que son verdaderamente representantes de Cristo serán hombres de oración. Con fervor y fe innegable, rogarán a Dios para que sean fortalecidos para el deber y la prueba, y para que sus labios sean santificados mediante el toque del carbón vivo del altar, a fin de que puedan pronunciar las palabras de Dios a la gente. “Jehová el Señor me dio lengua de sabios, para saber hablar palabras al cansado; despertará mañana tras mañana, despertará mi oído para que oiga como los sabios”. Isaías 50:4.4TPI 521.1

    Cristo dijo a Pedro: “Simón, Simón, he aquí Satanás os ha pedido para zarandearos como a trigo; pero yo he rogado por ti para que tu fe no falte”. Lucas 22:31, 32. ¿Quién puede calcular el resultado de las oraciones del Salvador del mundo? Cuando Jesús vea el fruto del trabajo de su alma y quede satisfecho, entonces comprenderá el valor de sus fervientes oraciones mientras su divinidad estaba velada con humanidad.4TPI 521.2

    Jesús oró no sólo por uno, sino por todos sus discípulos: “Padre, aquellos que me has dado, quiero que donde yo estoy, ellos estén también conmigo”. Juan 17:24. Su ojo atravesó el oscuro velo del futuro, y leyó la biografía de cada hijo e hija de Adán. Sintió las cargas y tristezas de toda alma agitada por la tempestad; y esta oración ferviente incluyó al mismo tiempo que a sus discípulos vivos, a todos los que le siguiesen hasta el fin del mundo. “Mas no ruego solamente por éstos, sino también por los que han de creer en mí por la palabra de ellos”. Juan 17:20. Sí; esa oración de Cristo nos abarca aún a nosotros. Debemos ser consolados por el pensamiento de que tenemos un gran Intercesor en el cielo, que presenta nuestras peticiones ante Dios.4TPI 521.3

    “Si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo”. 1 Juan 2:1. En la hora de mayor necesidad, cuando el desaliento quiera abrumar el alma, es cuando el vigilante ojo de Jesús verá que necesitamos su ayuda. La hora de la necesidad humana es la hora de la oportunidad de Dios. Cuando todo apoyo humano fracasa, entonces Jesús acude en nuestro auxilio, y su presencia despeja las tinieblas y disipa la nube de lobreguez.4TPI 521.4

    En su barquichuelo, sobre el mar de Galilea, en medio de la tempestad y las tinieblas, los discípulos luchaban para alcanzar la orilla, pero todos sus esfuerzos eran infructuosos. Cuando la desesperación se estaba apoderando de ellos, vieron a Jesús que andaba sobre las ondas espumosas. Pero al principio no reconocieron la presencia de Cristo, y su terror aumentó hasta que su voz diciendo: “Yo soy, no temáis” (Juan 6:29), disipó sus temores y les infundió esperanza y gozo. Entonces, ¡cuán voluntariamente los pobres y cansados discípulos cesaron en sus esfuerzos y lo confiaron todo al Maestro!4TPI 522.1

    Este sorprendente incidente ilustra la experiencia de los que siguen a Cristo. ¡Con cuánta frecuencia nos aferramos a los remos, como si nuestra propia fuerza y sabiduría bastaran, hasta que encontramos inútiles nuestros esfuerzos. Entonces, con manos temblorosas y fuerza desfalleciente, entregamos el trabajo a Jesús y confesamos que no podemos cumplirlo. Nuestro misericordioso Redentor se compadece de nuestra debilidad; y cuando, en respuesta al clamor de la fe, él asume la obra que le pedimos que haga, ¡cuán fácilmente realiza lo que nos parecía tan difícil!4TPI 522.2

    La historia del antiguo pueblo de Dios nos proporciona muchos ejemplos en los que prevaleció la oración. Cuando los amalecitas atacaron el campamento de Israel en el desierto, Moisés sabía que su pueblo no estaba preparado para el encuentro. Mandó a Josué con un puñado de soldados para hacer frente al enemigo, mientras él mismo, con Aarón y Hur, se situaron en una colina que dominaba el campo de batalla. Allí, el hombre de Dios presentó el caso al Único que podía darles la victoria. Con manos extendidas hacia el cielo, Moisés oró fervientemente por el éxito de los ejércitos de Israel. Se observó que mientras sus manos permanecían elevadas, Israel prevalecía contra el enemigo; pero cuando por el cansancio las dejaba caer, Amalec prevalecía. Aarón y Hur sostuvieron las manos de Moisés, hasta que la victoria, plena y completa, fue de Israel, y sus enemigos fueron ahuyentados del campo.4TPI 522.3

    Este ejemplo había de ser hasta el fin del tiempo una lección para todo Israel, de que Dios es la fortaleza de su pueblo. Cuando Israel triunfaba, era porque Moisés alzaba las manos hacia el cielo, e intercedía en su favor; de manera que cuando todo el Israel de Dios prevalece, es porque el Poderoso asume su caso y pelea sus batallas por ellos. Moisés no pidió ni creyó que Dios vencería a sus enemigos mientras Israel permanecía inactivo. Ordenó todas sus fuerzas y las mandó tan bien preparadas como se lo permitían sus medios, y luego llevó todo el asunto a Dios en oración. Moisés, en el monte, rogaba al Señor, mientras que Josué, con sus valientes soldados, estaba abajo haciendo cuanto podía para rechazar a los enemigos de Israel y de Dios. La oración que proviene de un corazón sincero y creyente es la oración eficaz y fervorosa que puede mucho. Dios no contesta siempre nuestras oraciones como nosotros lo esperamos, porque tal vez no pedimos lo que será para nuestro mayor beneficio. Pero en su sabiduría y amor infinitos, él nos dará las cosas que más necesitamos. Feliz el ministro que tenga un Aarón y Hur que fielmente fortalezcan sus manos cuando se cansan, y le sostengan por la fe y la oración. Un apoyo tal es una ayuda poderosa para el siervo de Dios en su obra, y con frecuencia hará triunfar gloriosamente la causa de la verdad.4TPI 522.4

    Después de la transgresión de Israel, cuando éste se hizo el becerro de oro, Moisés volvió a interceder ante Dios en favor de su pueblo. Él tenía cierto conocimiento de aquellos que habían sido confiados a su cuidado; conocía la perversidad del corazón humano, y comprendía las dificultades con que debía contender. Pero había aprendido por experiencia que a fin de tener influencia sobre el pueblo, debía tener primero poder con Dios. El Señor leyó la sinceridad y el propósito abnegado del corazón de su siervo, y condescendió en comunicarse con este débil mortal cara a cara, como un hombre habla con un amigo. Moisés se confió a Dios a sí mismo junto con todas sus cuitas, y abrió libremente su alma delante de él. El Señor no reprendió a su siervo, sino que condescendió en escuchar sus súplicas.4TPI 523.1

    Moisés tenía un profundo sentimiento de su indignidad y de su falta de capacidad para la gran obra a la cual Dios le había llamado. Suplicó con intenso fervor que el Señor fuese con él. La respuesta que recibió fue: “Mi presencia irá contigo, y te daré descanso” Éxodo 33:14. Pero Moisés no creía que podía conformarse con esto. Había ganado mucho, pero anhelaba acercarse más a Dios, y obtener mayor seguridad de su permanente presencia. Había llevado la carga de Israel; había soportado un peso abrumador de responsabilidad; cuando el pueblo pecaba, él sufría intenso remordimiento, como si él mismo fuese culpable; y ahora oprimía su alma un sentimiento de los terribles resultados que se producirían si Dios abandonaba a los hijos de Israel a la dureza e impenitencia de su corazón. No vacilarían en matar a Moisés, y por su propia temeridad y perversidad, no tardarían en caer presa de sus enemigos, y así deshonrarían el nombre de Dios ante los paganos. Moisés insistía en su petición con tanto fervor y sinceridad, que le llegó la respuesta: “También haré esto que has dicho, por cuanto has hallado gracia en mis ojos, y te he conocido por tu nombre”. Éxodo 33:17.4TPI 523.2

    Al llegar a este punto esperaríamos que el profeta dejase de interceder; pero no, envalentonado por su éxito, se atrevió a acercarse más a Dios, con una santa familiaridad que casi supera nuestra comprensión. Hizo luego una petición que ningún ser humano hizo antes: “Te ruego que me muestres tu gloria”. Éxodo 33:18. ¡Qué petición de parte de un ser mortal finito! Pero, ¿es rechazado? ¿Lo reprende Dios por su pretensión? No; oímos las misericordiosas palabras: “Yo haré pasar todo mi bien delante de tu rostro”. Éxodo 33:19.4TPI 524.1

    Ningún hombre podía ver la gloria revelada de Dios y sobrevivir; pero a Moisés se le asegura que él contemplará tanto de la gloria divina como puede soportar su estado mortal actual. Esa Mano que hizo el mundo, que sostiene las montañas en sus lugares toma a este hombre del polvo, este hombre de poderosa fe; y, misericordiosa, lo oculta en la hendidura de la peña, mientras la gloria de Dios y toda su benignidad pasan delante de él. ¿Podemos asombrarnos de que “la magnífica gloria” (2 Pedro 1:17) resplandeciera en el rostro de Moisés con tanto brillo que la gente no lo pudiera mirar? La marca de Dios estaba sobre él, haciéndolo aparecer como uno de los resplandecientes ángeles del trono.4TPI 524.2

    Este incidente, y sobre todo la seguridad de que Dios oiría su oración, y de que la presencia divina le acompañaría, eran de más valor para Moisés como caudillo, que el saber de Egipto, o todo lo que alcanzara en la ciencia militar. Ningún poder, habilidad o saber terrenales pueden reemplazar la inmediata presencia de Dios. En la historia de Moisés podemos ver cuán íntima comunión con Dios puede gozar el hombre. Para el transgresor es algo terrible caer en las manos del Dios viviente. Pero Moisés no tenía miedo de estar a solas con el Autor de aquella ley que había sido pronunciada con tan pavorosa sublimidad desde el monte Sinaí; porque su alma estaba en armonía con la voluntad de su Hacedor.4TPI 524.3

    Orar es el acto de abrir el corazón a Dios como a un amigo. El ojo de la fe discernirá a Dios muy cerca, y el suplicante puede obtener preciosa evidencia del amor y del cuidado que Dios manifiesta por él. Pero, ¿por qué sucede que tantas oraciones no son nunca contestadas? Dice David: “A él clamé con mi boca, Y fue exaltado con mi lengua. Si en mi corazón hubiese yo mirado a la iniquidad, el Señor no me habría escuchado” Salmos 66:17. Por otro profeta, el Señor nos ha dado la promesa: “Y me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón”. Jeremías 29:13. Y en otro lugar habla de algunos que “no clamaron a mí con su corazón”. Oseas 7:14. Esas peticiones son oraciones de forma, servicio de labios solamente, que el Señor no acepta.4TPI 525.1

    La oración que Natanael ofreció mientras estaba debajo de la higuera, provenía de un corazón sincero, y fue oída y contestada por el Maestro. Cristo dijo de él: “He aquí un verdadero israelita, en quien no hay engaño”. Juan 1:47. El Señor lee el corazón de cada uno y comprende sus motivos y propósitos. “La oración de los rectos es su gozo”. Proverbios 15:8. El no será tardo en oír a aquellos que le abren su corazón, sin exaltarse a sí mismos, sino sintiendo sinceramente su gran debilidad e indignidad.4TPI 525.2

    Hay necesidad de oración, de oración muy ferviente, sincera, como en agonía, de oración como la que ofreció David cuando exclamó: “Como el ciervo brama por las corrientes de las aguas, así clama por ti, oh Dios, el alma mía”. Salmos 42:1. “Yo he anhelado tus mandamientos” (Salmos 119:40); “he deseado tu salvación” Salmos 119:174. “Anhela mi alma y aun ardientemente desea los atrios de Jehová; mi corazón y mi carne cantan al Dios vivo”. Salmos 84:2. “Quebrantada está mi alma de desear tus juicios en todo tiempo”. Salmos 119:20. Tal es el espíritu de la oración que lucha, como el que poseía el real salmista.4TPI 525.3

    Daniel oró a Dios, sin ensalzarse a sí mismo ni pretender bondad alguna: “Oye, Señor; oh Señor, perdona; presta oído, Señor, y hazlo; no tardes, por amor de ti mismo, Dios mío”. Daniel 9:19. Esto es lo que Santiago llama la oración eficaz y ferviente. De Cristo se dice: “Estando en agonía oraba más intensamente”. Lucas 22:44. ¡Qué contraste presentan con esta intercesión de la Majestad celestial las débiles y tibias oraciones que se ofrecen a Dios! Muchos se conforman con el servicio de los labios, y pocos tienen un anhelo sincero, ferviente y afectuoso por Dios.4TPI 526.1

    La comunión con Dios imparte al alma un íntimo conocimiento de su voluntad. Pero muchos de los que profesan la fe, no saben lo que es la verdadera conversión. No han experimentado la comunión con el Padre por medio de Jesucristo y no han sentido el poder de la gracia divina para santificar el corazón. Orando y pecando, pecando y orando, viven llenos de malicia, engaño, envidia, celos y amor propio. Las oraciones de esta clase son abominación delante de Dios. La verdadera oración requiere las energías del alma y afecta la vida. El que presenta así sus necesidades delante de Dios, siente el vacío de todo lo demás bajo el cielo. “Delante de ti están todos mis deseos”, dijo David, “y mi suspiro no te es oculto”. Salmos 38:9. “Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo: ¿Cuándo vendré, y me presentaré delante de Dios?” Salmos 42:2. “Me acuerdo de estas cosas, y derramo mi alma dentro de mí”. Salmos 42:4.4TPI 526.2

    A medida que nuestro número aumenta, deben hacerse planes más amplios para satisfacer las demandas de los tiempos; pero no vemos aumento especial de la ferviente piedad, de la sencillez cristiana y de la devoción sincera. La iglesia parece conformarse con dar tan sólo los primeros pasos en la conversión. Sus miembros están más listos para la labor activa que para la devoción humilde, más listos para dedicarse al servicio religioso externo que a la obra interna del corazón. La meditación y la oración son descuidadas por el bullicio y la ostentación. La religión debe empezar vaciando y purificando el corazón, y debe ser nutrida por la oración diaria.4TPI 526.3

    El progreso constante de nuestra obra y el aumento de las instalaciones llenan el corazón y la mente de muchos de nuestros hermanos con satisfacción y orgullo que tememos hayan de reemplazar el amor de Dios en el alma. La actividad intensa en la parte mecánica de la obra de Dios puede ocupar de tal manera la mente, que la oración sea descuidada, y la importancia y suficiencia propia, tan dispuestas a abrirse paso, reemplacen la verdadera bondad, mansedumbre y humildad de corazón. Puede oírse el clamor: “Templo de Jehová, templo de Jehová, templo de Jehová es éste”. Jeremías 7:4. “Ven conmigo, y verás mi celo por Jehová”. 2 Reyes 10:16. Pero, ¿dónde están los que llevan las cargas? ¿Dónde están los padres y las madres de Israel? ¿Dónde están los que llevan en el corazón la preocupación por las almas, y se acercan con íntima simpatía a sus semejantes, listos a colocarse en cualquier posición para salvarlos de la ruina eterna?4TPI 526.4

    “No con ejército, ni con fuerza, sino con mi Espíritu, ha dicho Jehová de los ejércitos”. Zacarías 4:6. “Vosotros sois”, dijo Cristo, “la luz del mundo”. Mateo 5:14. ¡Qué responsabilidad! Hay necesidad de ayuno, humillación y oración sobre nuestro decadente celo y espiritualidad lánguida. El amor de muchos se está enfriando. Los esfuerzos de muchos de nuestros predicadores no son lo que debieran ser. Cuando algunos de los que carecen del Espíritu y del poder de Dios entran en un nuevo campo, empiezan denunciando a las demás denominaciones, pensando que pueden convencer a la gente de la verdad presentando las inconsistencias de las iglesias populares. En algunas ocasiones, puede parecer necesario hablar de estas cosas, pero en general ello no hace sino crear prejuicios contra nuestra obra, y cierra los oídos de muchos que de otra manera podrían haber escuchado la verdad. Si estos maestros estuviesen íntimamente relacionados con Cristo, tendrían sabiduría divina para saber cómo acercarse a la gente. No se olvidarían tan pronto de las tinieblas y del error, la pasión y el prejuicio que los separaban a ellos mismos de la verdad.4TPI 527.1

    Si estos maestros trabajasen con el espíritu del Maestro, obtendrían resultados muy diferentes. Con mansedumbre y longanimidad, gentileza y amor, aunque con fervor decidido, tratarían de conducir a estas almas errantes a un Salvador crucificado y resucitado. Cuando hagan esto, veremos a Dios obrar en los corazones de los hombres. Dice el gran apóstol: “Nosotros somos colaboradores de Dios”. 1 Corintios 3:9. ¡Qué obra para los pobres mortales! Se nos suministran las armas espirituales para pelear la “buena batalla de la fe” (1 Timoteo 6:12); pero algunos parecen haber sacado de la panoplia del cielo solamente los rayos y los truenos. ¿Hasta cuándo persistirán estos defectos?4TPI 527.2

    En medio del interés religioso, algunos descuidan la parte más importante de la obra. Dejan de visitar a aquellos que han mostrado interés al presentarse noche tras noche para escuchar la explicación de las Escrituras y no llegan a familiarizarse con ellos. La conversación sobres temas religiosos, y la oración ferviente con los tales al debido tiempo, podría encaminar a muchas almas en la debida dirección. Los ministros que descuidan su deber al respecto no son verdaderos pastores del rebaño. Mientras debieran ser más activos en conversar y orar con los interesados, algunos se dedicarán a escribir cartas innecesariamente largas a personas lejanas. ¡Oh!, ¿qué estamos haciendo por el Maestro? Cuando termine el tiempo de gracia, ¡cuántos verán las oportunidades que descuidaron en cuanto a prestar servicio para su amado Señor que murió por ellos! Y aun los que son tenidos como más fieles, verán que podrían haber hecho mucho más si sus mentes no hubiesen sido distraídas por el ambiente mundano.4TPI 528.1

    Suplicamos a los heraldos del evangelio de Cristo, que nunca se desalienten en la obra y nunca consideren ni aun al pecador más empedernido fuera del alcance de la gracia de Dios. Los tales pueden aceptar la verdad con amor, y llegar a ser la sal de la tierra. El que desvía los corazones de los hombres como se desvían los ríos de agua, puede hacer que el alma más egoísta y endurecida por el pecado se entregue a Cristo. ¿Hay algo demasiado difícil para Dios? “Así será mi palabra”, dice él, “que sale de mi boca; no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero, y será prosperada en aquello para que la envié” Isaías 55:11.4TPI 528.2

    Dios no pondrá su bendición sobre los que son negligentes, egoístas y amantes de la comodidad; los que no quieren llevar cargas en su causa. El “Bien, buen siervo” (Mateo 25:21) será pronunciado solamente sobre aquellos que hayan hecho bien. Cada hombre ha de ser recompensado “según sea su obra” Apocalipsis 22:12. Queremos un ministerio activo, hombres de oración que luchen con Dios como lo hiciera Jacob, y digan: “No te dejaré, si no me bendices”. Génesis 32:26. Si queremos obtener la corona del vencedor, debemos ejercitar todo nervio y toda facultad. Nunca podremos ser salvos en la inactividad. El ser ocioso en la viña del Señor es renunciar a todo derecho a la recompensa de los justos.4TPI 528.3

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents