Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Mensajes Selectos Tomo 1

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Esté en armonía con sus hermanos

    No piense que debe hacer resaltar cada idea que reciba su imaginación. Jesús dijo a sus discípulos: “Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podéis sobrellevar”. Juan 16:12. Nosotros, que estamos constantemente expuestos a errar, cuánto más debiéramos precavernos para no forzar a otros a que acepten lo que no están preparados para recibir. Mirando continuamente a Jesús, reprima sus expresiones violentas y extravagantes. Pero si bien es cierto que debe ser cuidadoso en cuanto a sus palabras e ideas, no es necesario que ponga fin enteramente a sus labores. Procure estar en armonía con sus hermanos, y habrá mucho que Ud. pueda hacer en la viña del Señor. Pero exalte a Cristo, no las ideas y conceptos de Ud. Revístase de la armadura, y manténgase lado a lado con los obreros del Señor, hombro a hombro; esfuércese en la batalla contra el enemigo. Ocúltese en Jesús. Ocúpese de las sencillas lecciones de Cristo, alimente el rebaño de Dios y Ud. llegará a estabilizarse, a fortalecerse, a establecerse. Trabajará para edificar a otros en la santísima fe.1MS 214.3

    Si Ud. difiere de sus hermanos en cuanto a la comprensión de la gracia de Cristo y la obra de su Espíritu, no haga resaltar esas diferencias. Ud. mira el asunto desde un punto de vista; otro, igualmente consagrado a Dios, ve la misma cuestión desde otro ángulo y habla de las cosas que hacen la impresión más profunda sobre su mente; otro, viéndola desde un ángulo aún diferente, presenta otro aspecto. Cuán necio es contender por estas cosas, cuando en realidad no hay motivo para ello. Permita que Dios obre en la mente e impresione el corazón.1MS 215.1

    El Señor trabaja constantemente para abrir el entendimiento, para vivificar las percepciones, para que el hombre pueda tener un sentido correcto del pecado y de las abarcantes demandas de la ley de Dios. El inconverso piensa que Dios no ama, que es severo y aun vengativo; piensa en su presencia como en una constante restricción, en su carácter como en una expresión de prohibiciones. Considera que el servicio de Dios está lleno de sombríos y duros requerimientos. Pero cuando se ve a Jesús en la cruz, como la dádiva que Dios dio por amor al hombre, se le abren los ojos para ver las cosas en una nueva luz. Dios, tal como es revelado en Cristo, no es un juez severo, un tirano vengativo, sino un Padre misericordioso y amante.1MS 215.2

    Cuando vemos a Jesús muriendo en la cruz para salvar al hombre perdido, el corazón se hace eco de las palabras de Juan: “Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque no le conoció a él”. 1 Juan 3:1. No hay nada que más decididamente distinga al cristiano del mundano que el concepto que tiene de Dios.1MS 215.3

    Algunos obreros de la causa de Dios han sido demasiado prontos para lanzar acusaciones contra los pecadores; han quedado en el fondo del cuadro la gracia y el amor del Padre al dar a su Hijo para que muriera por la raza pecaminosa. El maestro necesita la gracia de Cristo en su propia alma a fin de hacer saber a los pecadores lo que realmente es Dios: un Padre que espera con amor anhelante para recibir al pródigo que vuelve, no lanzando contra él acusaciones en su ira, sino preparando una fiesta de gozo para celebrar su regreso. Sofonías 3:14-17.1MS 215.4

    ¡Ojalá todos pudiéramos aprender el procedimiento del Señor al ganar almas para Cristo! Debiéramos aprender y enseñar las preciosas lecciones a la luz que brilla del sacrificio de la cruz del Calvario. No hay sino un camino que conduce desde la ruina y asciende continuamente: la fe que en todo momento se extiende más allá de las tinieblas a la luz, hasta que descansa en el trono de Dios. Todos los que han aprendido esta lección, han aceptado la luz que ha llegado a su entendimiento. Para ellos no es un oscuro e incierto pasaje ese camino ascendente; no es el camino de las mentes finitas, ni una senda abierta con recursos humanos, una senda en la que se demanda peaje de cada viajero.1MS 216.1

    Ud. no puede ganar la entrada mediante penitencias ni por las obras que haga. No, Dios mismo tiene el honor de haber abierto un camino, y éste es tan completo, tan perfecto, que el hombre no puede acrecentar esa perfección mediante ninguna obra que haga. Es lo suficientemente amplio para recibir al mayor pecador si se arrepiente, y es tan angosto, tan santo, tan excelso, que el pecado no puede ser admitido allí.1MS 216.2

    Cuando se ve a Dios como realmente es, brilla la bendita verdad con una luz nueva y más clara. Se esfuma con los brillantes rayos del Sol de Justicia lo que mantenía a la mente en perplejidad. Y, sin embargo, habrá muchas cosas que no comprenderemos; pero tenemos la bendita seguridad de que lo que no conocemos ahora, lo sabremos más allá.—Carta 15a, 1890.1MS 216.3

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents